#TEMP
sábado. 25.06.2022
29 FESTIVAL INTERNACIONAL DE MAR DEL PLATA

La España de hoy ya estaba anunciada en “La escopeta nacional”

Por Walter C. Medina | Presente en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Nacho Vigalondo dialogó con nuevatribuna.es momentos antes de su participación en Charlas con Maestros, sección especial del certamen en la que compartió protagonismo junto Carlos Vermut.

vigalondo
Foto: Federico Cobreros

Presente en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Nacho Vigalondo -figura ya esencial del nuevo cine español- dialogó con Nuevatribuna momentos antes de su participación en Charlas con Maestros, sección especial del certamen en la que compartió protagonismo junto Carlos Vermut, ganador de la Concha de Oro del Zinemaldia por “Magical Girl”.  

El motivo que trae a Vigalondo a esta 29 edición de la muestra marplatense, es la presentación de su singular antología de cortometrajes titulada  “Confetti of the minds”, pero también la proyección de “Open Windows”, su último trabajo que tiene como protagonista a la ex estrella del porno Sasha Gray, y a Elijah Wood.

Elegiste a Sasha Gray, ex diva del porno, para interpretar el personaje de Jill Goddard en tu nuevo largometraje. ¿Conocías ya su trabajo en anteriores películas?

Pues sí; sí que lo conocía.

¿Por qué Sasha Gray y no Rebecca Linares?

Pues porque la película se plantea en inglés, con esta escala internacional, o sea que la idea es que la protagonista tenga este alcance. Pero ya que lo mencionas a mi me flipa Rebeca Linares y ojalá me especialice en ese tipo de castings y siempre tenga alguna actriz del porno en mis películas. Y Rebeca Linares sería la siguiente. Y si está leyendo ella esta entrevista, pues que sepa que la quiero para mi próxima película.

¿Cómo ves a Sasha -ya fuera del porno- en el cine convencional?

Fantástica, vamos; su implicación con la película fue total y me sentí muy cómodo con ella. Sobre todo porque se ha enfrentado en esta película a situaciones de rodaje muy complicadas para cualquier actor o actriz. Por ejemplo, el noventa por ciento de su interpretación es de cara a la cámara, o sea que ella no habla con un actor, sino que habla a la cámara. Y eso para los actores es un esfuerzo real porque no tienes control sobre el ángulo, sino que debes mirar siempre de frente y eso se logra siendo un gran profesional.

Tus películas inquietan al espectador al igual que lo hacen grandes obras maestras de directores como David Lynch. ¿Están presentes tus referentes cinematográficos a la hora de rodar? 

Yo creo que uno vuelca en sus creaciones todo lo que ha visto, pero también lo que ha leído o escuchado. A mí me molan desde la novela negra, hasta el animé. Por ejemplo me gusta mucho la novela negra en la que el protagonista tiene una parte o toda la culpa en la trama. Sacando “Open Windows”, me gusta que los protagonistas sean a la vez los buenos y los malos. Eso siempre me ha atraído mucho y me interesa trabajar sobre los laberintos en los que se meten los personajes, pero también porque son responsables de ello.

En este mismo festival Carlos Vermut está presentando “Magical Girl”, película que de un modo muy particular y oscuro retrata la crisis económica española. ¿Cómo crees que esta crisis ha afectado al cine español?

Yo creo la crisis está presente desde hace tiempo sin que la veamos. En mi segunda película, “Extraterrestres” ya está presente. Y yo creo que de alguna manera esta película marca la transición a esta crisis. De repente un día no hay nadie en la calle, la ciudad está colapsada, no hay actividad de ningún tipo y la gente tiene que convivir en contra de su voluntad. Evidentemente no es voluntario, pero sí que de alguna manera estaba narrando algo que ya estaba pasando. Supongo que las películas que hacemos dicen más cosas de nuestro tiempo de lo que pretendemos, y eso porque las películas son más valiosas que los directores.

¿Qué diferencias encuentras entre la España que retrataba Berlanga y la España de 2014?

El cine de Berlanga nos ayuda a entender que no estamos viviendo nada nuevo, sino las consecuencias de algo que ya conocíamos perfectamente. La relación que hay entre poderes en España pues es una cosa que está anunciada; es decir que esta España ya estaba anunciada de algún modo en “La Escopeta Nacional”; donde  los poderes económicos, los políticos y el poder judicial se van juntos a cazar un fin de semana. Yo creo que esto es el pecado que cometemos como españoles. Cuando descubrimos estos casos de corrupción ponemos caras de sorprendidos y en el fondo deberíamos reconocer que era un ecosistema que dábamos por hecho que existía pero al que no nos enfrentábamos.

¿Te interesa lo que está sucediendo con la aparición de Podemos y Pablo Iglesias en el plano político actual? 

Pues sí, claro, yo creo que a veces uno se olvida que lo que ha pasado con Podemos es algo que dábamos por hecho que no iba a suceder jamás. Lo comentaba justamente con Carlos (Vermut) hace unos días. Hay un valor que ya es inevitable y es que creíamos que íbamos a vivir toda nuestra vida soportando el régimen anterior, o la estructura monolítica del régimen anterior; y aunque algunos quizás no estén interesados por este tema, el hecho de que ya se pueda hacer una lectura crítica de la transición es algo que pensábamos que no iba a suceder. Que por ejemplo mi madre en un momento dado ya vea con claroscuros esa transición, aparentemente modélica, es algo que no creíamos que iba a pasar. Las cosas están cambiando, está cambiando el modo del discurso, la dialéctica, cierto léxico….vamos, que ya iba siendo hora.

¿Y qué pasará en las generales de 2015?

Me excita mucho y me divierte mucho la idea de que alguien la pueda cagar de una manera diferente que a la de siempre. Porque en el peor de los casos, si alguien se equivoca o alguien comete un error, quiero que sea un error diferente al error que llevamos arrastrando desde tanto tiempo.   

¿Será Rebeca Linares la protagonista de tu próxima peli?

Ojalá.

La España de hoy ya estaba anunciada en “La escopeta nacional”