sábado. 22.06.2024
combate_siglo_jack_london

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Francisco Nieto |

La Gran Pelea Johnson-Jeffries fue un combate de boxeo entre el primer campeón mundial afroamericano de peso pesado de boxeo, Jack Johnson, y el previamente invicto campeón mundial de peso pesado, James J. Jeffries, que tuvo lugar el 4 de julio de 1910, Día de la Independencia de Estados Unidos. Fue muy significativo en la historia de las relaciones raciales en Estados Unidos y condujo a los conocidos como “disturbios de Johnson-Jeffries” en los que murieron más de veinte personas.

Fue uno de los combates de boxeo más esperados de todos los tiempos, con las probabilidades de apuestas favoreciendo significativamente al boxeador blanco, quien había regresado de su retiro para la pelea. El período previo a la pelea estuvo salpicado de prensa racista contra Johnson; y quizás la muestra más significativa se mostró en el pequeño libro que ahora nos ocupa. Y es que Jack London describió a Jeffries dos días antes de la pelea como "el representante elegido de la raza blanca, y esta vez el más grande de ellos", mientras que un editorial del New York Times escribió: "Si el hombre negro gana, miles y miles de sus ignorantes Los hermanos malinterpretarán su victoria como una justificación de reclamos de mucho más que la mera igualdad física con sus vecinos blancos.

Johnson venció a Jeffries en el decimoquinto asalto, aproximadamente una hora después de que comenzara la pelea sobre la una y media de la tarde. Jeffries, que se jactaba de que nunca había sido derribado en una pelea, cayó tres veces por los golpes de Johnson y estaba siendo descontado cuando su manager convocó la pelea. Durante la semana siguiente estallaron disturbios raciales en todo el país: los primeros disturbios raciales verdaderamente a nivel nacional en los Estados Unidos.

Una multitud de más de dieciocho mil personas asistió a un estadio construido para la pelea y los informes telegrafiados fueron seguidos en todo el país. Johnson y Jeffries ganaron más de 100.000 dólares gracias a la bolsa, las bonificaciones y la venta de derechos cinematográficos. Existe una película, o mejor dicho un cortometraje, The Johnson-Jeffries Fight, recibió más atención pública en los Estados Unidos que cualquier otra película hasta la fecha y durante los siguientes cinco años, hasta el estreno de El nacimiento de una nación, y posteriormente fue censurada en muchos estados y ciudades; podemos decir que fue el primer movimiento de censura cinematográfica racista de la historia.

La búsqueda y conquista de Jack Johnson del título de boxeo de peso pesado en 1908 estimuló la búsqueda de una "Gran Esperanza Blanca", término escrito nada menos que por Jack London en 'El combate del siglo'. Las teorías raciales de la época, que incluían los "cráneos pequeños" y el "desarrollo cognitivo detenido" con respecto a los negros, fueron reforzadas aún más por la novela racista de Tom Dixon The Clansman y más tarde por la película de Griffith anteriormente citada. Sin embargo, Johnson no se dejó intimidar y vivió según su propio código dentro y fuera del ring. Sonrió a los enemigos vencidos, retozó con prostitutas, condujo autos veloces y se casó con una mujer blanca en una época de linchamientos brutales y cuando muchos estados prohibían los matrimonios interraciales.

La derrota de Johnson sobre dos campeones blancos asustó a un público que veía a Johnson como un símbolo peligroso y un desafío a la autoridad política y social blanca.

Johnson se enfrentó no sólo a los blancos sino también a muchos intelectuales negros que pensaban que la personalidad pública de Johnson y su estilo de vida sin remordimientos tendían a reforzar los peores estereotipos blancos sobre los negros.

combate_siglo_jack_london_portada

En sus once breves artículos, London analiza a los dos púgiles, su carácter ―la fría distancia del esquivo Jeffries, a quien no le gustaban las muchedumbres y mucho menos los elogios, y la cercanía, el humor y la verborrea de Johnson, a quien le encantaba conceder entrevistas y el contacto con el público―, sus puntos fuertes, sus debilidades y su estilo de lucha.

También describe brevemente el tenso ambiente que se respiraba en Reno, hace pronósticos sobre el resultado de la pelea y se hace eco de las apuestas. Como datos curiosos y sorprendentes para el aficionado de hoy en día, cabe señalar que el contrato firmado por los boxeadores estipulaba que “el combate constará de cuarenta y cinco asaltos o más” (curiosa manera de decir que no habría límite de asaltos) y que “se desarrollará siguiendo estrictamente las reglas del Marqués de Queensbery y con guantes de cinco libras”.

Una pequeña gran obra que destila puro ingenio, agudeza y jocosidad. 

El combate del siglo, de Jack London