sábado. 18.05.2024
lo que mas me gusta son los monstruos

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Mónica Grau Setó | @monmislilith

Aún recuerdo la sensación que tuve la primera vez que sostuve en mis manos la primera parte de esta novela gráfica, empezando por su tamaño ya que se trataba de un volumen realmente grueso, era 2018 y la editorial Reservoir Books lo publicó en España. En la vida sólo he tenido la sensación de estar ante una obra excepcional en dos ocasiones, cuando descubrí el mundo de Sandman, de mano de Neil Gaiman, y años después me sucedió lo mismo con Lo que más me gustan son los monstruos, con una historia que parecía salir de los sueños más oscuros y con muchos toques autobiográficos de su autora Emil Ferris. En ella realiza un retrato de una infancia oscura que impacta por su originalidad, la forma de narrar las historias de todos los personajes que se entrecruzan, pero sobre todo por las ilustraciones realizadas con simples bolígrafos, con esos dibujos, garabatos y anotaciones que aparecen en una libreta simulada de una niña, que poco a poco va perdiendo su inocencia, pero a pesar de vivir en un mundo sucio y duro, sigue viendo belleza y cree en la bondad.

Por la gran extensión de la obra, la propia autora decidió dividirla en dos libros, y después de una larga espera por fin este 2024 se publica la segunda parte de la historia, cerrando esta impresionante novela gráfica.

Considerada como una de las mejores novelas gráficas de la historia, según numerosas listas de crítica tanto en EE. UU. como en el resto del mundo. Estamos ante una narración desde el punto de vista de una niña de 10 años llamada Karen Reyes, ella vive en Chicago en los años 60, dotada de una gran imaginación y  admiradora del cine de terror de serie B y las revistas Pulp de monstruos, influenciada se ve a sí misma como un monstruo bueno, debido a tener un físico particular por el cual recibe burlas crueles en la escuela, vive con mucho rechazo por parte de otros niños.  A través de una especie de libreta-diario dibuja con bolígrafos historietas y anotaciones, mezclando monstruos mitológicos y de la cultura pulp con monstruos diarios en la sociedad y se retrata a sí misma como una niña-lobo perseguida por la masa ignorante.

El día de San Valentín, su vecina Anka, superviviente en su juventud del Holocausto nazi, es asesinada de un disparo al corazón, ella decidirá investigar quien ha matado a una persona que, si era amable con ella, realizando observación y teorías de todos los vecinos del bloque o personas cercanas en el barrio. Alrededor de la imaginación de la niña, de su día a día, iremos viendo la relación con su madre Marcela y su hermano mayor Deeze, y descubriendo otros personajes curiosos del entorno.

En este esperadísimo segundo libro vamos viendo como el personaje de Karen va perdiendo la inocencia inicial, entrando en la pubertad y explorando su identidad sexual, ante la falta de su madre ahora su custodia depende de su hermano mayor, el cual sabe escuchar y comparte con ella la pasión por el dibujo para expresarse. Sin la censura ni reproches de su madre, ella descubrirá la belleza en amar a otras mujeres, con la aparición de Shelley, otra muchacha que en su imaginario es una vampira, con Deeze y Shelley descubrirá que no es la única persona que no encaja y con gran imaginación.

Seguirá fascinada por la observación de los extraños miembros de su comunidad, en un barrio marginal y peligroso, sólo ella es capaz de ver la dualidad en los personajes, ver el bien y el mal, sus estados de ánimo.  con la misma estructura de diario personal dibujado, con anotaciones de ideas y teorías, copias de portadas de revistas de terror o representaciones de sueños, a la vez que la autora sigue con el mismo recurso de contar una historia dentro de otra, desarrollando toda una amalgama de vidas alrededor de Karen.

Las mujeres de la calle son vistas por ella como hermosas vampiras, también va descubriendo a los monstruos reales como el predicador que juzga a las prostitutas, pero a la vez que maltrata a sus fieles. El racismo también sigue presente en la obra con ejemplos del agente de la ley abusando de su autoridad.

En sus fantasías sigue notando la presencia de la difunta Anka con mensajes secretos desde bajo tierra, y a través de unas viejas cintas de cassette, iremos descubriendo la vida de Anka en Alemania, un pasado muy duro, tratando aspectos como la prostitución y el sufrimiento con el nazismo, conociendo así a los monstruos que conoció en su juventud.

Pero para entender esta obra hay que conocer a su autora Emil Ferris y su pasado, lo más sorprendente fue que esta es su  primera novela gráfica que publicó, ganando cantidad de galardones como dos premios Ignatz, tres premios Eisner, el premio literario Lambda, el Lynd Ward Graphic Novel Prize, el Fauve d’ Or en el Festival de Angulema, el premio al mejor Cómic Internacional del Salón Internacional de Cómic en Barcelona.

Hija de artistas y con descendencia india, la autora se licenció en Bellas Artes por el Art Institut de Chicago, y además trabajó como ilustradora médica y hasta diseñó juguetes (para empresas como Mc Donalds). El personaje de la pequeña Karen no deja de ser una proyección de la propia infancia de Emil, viviendo ambas en Chicago, sufriendo de escoliosis y por ello siendo víctima de bullying en el colegio, y además con pocos recursos económicos por lo que los medios para expresar su creatividad se reflejaban en sencillas libretas y con bolígrafos. Un hecho marcó su trayectoria, en 2001 contrajo una extraña infección (virus del Nilo Occidental) y tuvo que ser hospitalizada con una parálisis de cintura para abajo y también de su mano derecha, allí empezó a trabajar en su primera novela gráfica.

Con silla de ruedas se matriculó en el Art Institut de Chicago, y el libro se fue gestando y tardó años en publicarse, sufrió la negativa de 48 editoriales y finalmente encontró una editorial The Other Press, pero viendo el tamaño de la obra, cinco años después no se publicó, pasando a otra editorial Fantagraphic y encargando unos 10.000 ejemplares a una compañía china para su impresión, pero la mala suerte perseguía a la autora, la empresa quebró quedando las novelas atrapadas en un barco en el Canal de Panamá, finalmente la obra vio la Luz , y con 55 años Emil Ferris se convirtió en un nombre reconocido igual que su primera gran obra.

Su bagaje autobiográfico se funde con la historia de los Monstruos, la infancia es un momento clave para formarse, y la infancia de la autora era ver películas de Bela Lugosi y otros grandes. Toda su influencia viene de las películas y revistas de terror, y también  gracias a la pasión  que su padre sentía por la pintura, en especial por la obra de Goya, ella recuerda ser muy pequeña cuando su padre le mostro un libro con los cuadros del pintor español, teniendo en cuenta que muchos historiadores de arte lo ven como el precursor del comic con la obra de Goya, el mismo utilizaba recursos como la antropomorfización, lo grotesco y la narración secuencial.

Ella habla también del odio y el racismo, igual que los pueblerinos que querían quemar a los monstruos como Frankenstein, actualmente seguimos con la xenofobia. Ella creció en un barrio con muchos supervivientes del Holocausto, la curiosidad le hizo preguntar e investigar en la biblioteca en muchas ocasiones todo lo que sucedió durante el nazismo, y viendo como las generaciones actuales no muestran interés por hechos terribles del pasado, por ello decidió incluir este tema en esta historia a través del personaje de Anka.

En su libro todos los personajes son una amalgama de personas reales que ha conocido, por ejemplo, el personaje de Deeze en parte es un recuerdo de su propio padre.

Por lo que estamos ante todo una obra única, profunda, ambiciosa y con una historia compleja que atrapa, con una frase que resumiría la idea de la historia “Quizá la mayor diferencia entre los dos tipos de monstruos (aparte de que los malos no molan nada), es que ¡los buenos si saben que son monstruos! En cambio, los malos no, no se permiten saberlo...”.


lo que mas me gusta son los monstruos 2 cartel

Descripción:

LOS AÑOS DE APRENDIZAJE DE KAREN REYES LLEGAN A SU FIN

Karen Reyes está creciendo. Y ahora, bajo la tutela de su hermano Deeze, mucho más relajada que la que imponía su madre, empieza a descubrir quién es en realidad. ¿No es ese el mayor misterio de nuestras vidas?

Para llegar al fondo de su propia identidad, Karen tiene que seguir investigando las extrañas circunstancias que rodearon la muerte de su vecina Anka, empezando por los secretos que alberga el edificio mismo donde vive. Además, deberá comprender el frágil equilibrio sobre el que se sustenta su comunidad, un pequeño panteón compuesto por mafiosos, prostitutas, pandilleros, seres fantasmagóricos, yippies y buscavidas.

Sin embargo, incluso en este caos de monstruos buenos y malos, Karen también comprobará que puede haber un lugar para el amor.

«Emil Ferris es una de las autoras de cómic más importantes de nuestra época».
Art Spiegelman

Ficha:

Autora: Emil Ferris.
Traducción: Montserrat Meneses Vilar
Editorial: Reservoir Books.
Edición: 2024
Encuadernación: Rústica
Medidas: 203 x 266 cm
Páginas: 420
Género: novela gráfica.

Lo que más me gusta son los monstruos