domingo. 21.07.2024

Ah, mi dolor, amigos, ya no es dolor de humano. / Ah, mi dolor, amigos, ya no cabe en mi vida. / Y en él cimbro las hondas que van volteando estrellas! / Y en él suben mis piedras en la noche enemiga! / Quiero abrir en los muros una puerta. Eso quiero. (Pablo Neruda, El hondero entusiasta, 1923-1924)

Y la nave va…

El buque escuela Fragata Libertad arribará el 9 de enero, después de haber permanecido retenido desde el 2 de octubre en la capital de Ghana por un pedido de embargo del fondo buitre NML Capital. Después de infructuosos intentos para resolver el conflicto por vía diplomática, el gobierno argentino presentó el caso ante el Tribunal Internacional del Derecho del Mar, con sede en Hamburgo, que dictaminó el sábado pasado su liberación “inmediatamente y sin condiciones”. La sentencia fue por unanimidad, incluido el juez ad hoc designado por Ghana.

En el fallo se subraya que “la Fragata Libertad fue autorizada a navegar en aguas territoriales de Ghana” y que al impedirle luego su libre circulación “se privó al buque de sus derechos reconocidos en la Convención del Mar y el derecho internacional”.

En el equipo argentino que litigó para obtener la liberación de la nave no se descartaba hasta último momento que el fondo buitre NML Elliot intentara alguna maniobra, ya que desde la firma se descalificó el fallo por considerar que “sólo los tribunales ghaneses tienen jurisdicción sobre esta disputa”. El abogado Eugenio Bruno, del Estudio Garrido, explicó que “los laudos del Tribunal del Derecho del Mar no son ejecutables por un órgano ejecutor internacional y por lo tanto requieren del cumplimiento del Estado perdedor, en este caso Ghana. Pero si no cumple, no puede ser obligado a hacerlo”.

No obstante, el viceministro de Relaciones Exteriores ghanés, Chris Kpodo, afirmó haber tomado “cuidadosa nota del fallo del tribunal” y remarcó que la detención del buque argentino se debió a una disputa entre Argentina y una empresa privada extranjera, disputa de la que el gobierno de ese país no formaba parte. El gobierno ghanés consideró “lamentable” que el caso haya llegado a un organismo internacional y subrayó que, no obstante, sigue manteniendo “fuertes vínculos con Argentina”. Finalmente, la nave zarpó.

En un acto con las Fuerzas Armadas, la presidenta Cristina Fernández destacó la decisión de defender “la soberanía nacional y no arrodillarse ante nadie”, de acuerdo con la Constitución, las leyes y los tratados internacionales. “Sabía, teníamos la convicción de que finalmente, como sucedió, el derecho internacional, los tratados que hemos firmado, las Naciones Unidas nos iban a dar la razón”, añadió.

Dispuso que la Fragata Libertad atraque, el 9 de enero, en el puerto de Mar del Plata, ciudad atlántica y destino turístico. “Ese día estaré allí como Presidenta de la Nación y seguramente estarán nuestros 69 guardiamarinas que tuvieron que venir desde la República de Ghana, pero con mucho orgullo, porque tuvimos razón y, finalmente, se hizo lo que se debía hacer: restituir las cosas a la situación de la que nunca debieron haberse salido”, afirmó

Hondazo de la Corte Suprema de Bélgica

Casi en simultáneo con el fallo del Tribunal Internacional de Derecho Marítimo, la Corte Suprema de Bélgica resolvió levantar un embargo sobre las cuentas diplomáticas de Argentina interpuesto por el mismo fondo buitre, NML Capital, en agosto de 2009.

La Corte basó su decisión en los argumentos planteados por la defensa argentina, señalando que la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 dispones que los locales y bienes de una misión diplomática no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución. Consideró así mismo que el régimen de la inmunidad de ejecución de los Estados es de aplicación a las cuentas bancarias de sus misiones diplomáticas cuando los fondos depositados en ellas están destinados a una actividad soberana del Estado. Y condenó al fondo a pagar las costas de todas las instancias del pleito

En un comunicado, la Cancillería argentina expresó que “de esta forma, el máximo tribunal belga y el Tribunal Internacional del Derecho del Mar de la ONU en Hamburgo asestaron estos días duros golpes a la estrategia del financista Paul Singer, dueño del fondo buitre NML con sede en la guarida fiscal caribeña de Islas Cayman, que compró deuda argentina en default y se negó luego a acogerse a las reestructuraciones de 2005 y 2010”.

Los buitres planean sobre la City neoyorquina

Desde el fallo del juez Thomas Griesa a favor de los fondos buitre y la decisión de la Corte de Apelación del distrito de Nueva York de reactivar la medida de no innovar solicitada por Argentina (vincular a Un suspenso para el juez Griesa y los ‘fondos buitre’y Los 'fondos buitre' quieren imponer sus reglas con la ayuda del juez Griesa), superados todos los vaticinios apocalípticos sobre un nuevo default técnico del país, el gobierno argentino pagó el último vencimiento de deuda del año, el Cupón PIB, por un importe de 3520 millones de dólares.

Sin embargo, este capítulo judicial continúa según el cronograma establecido por ese Tribunal, que finaliza el 27 de febrero de 2013, fecha a partir de la cual los jueces deberán emitir su fallo.

Argentina, que debe presentar su descargo el próximo 28 de diciembre, ha ido ganado apoyos para su posición, tanto en ámbitos judiciales como en el escenario de la política internacional: el Bank of New York Mellon (agente de pago de la deuda), preocupado por preservar su rol como intermediario y el grupo de grandes acreedores europeos, Euro Bondholders, que reúnen unos 1200 millones de dólares en bonos argentinos, pidieron ser escuchados por el Tribunal.

El gobierno de los Estados Unidos, a través del Departamento de Estado y del Tesoro solicitaron poder presentar un informe amicus curiae (“amigo del tribunal”), avalando la posición de Argentina de solicitar una nueva audiencia con todos los jueces de la Corte de Apelaciones. La Reserva Federal ya había advertido sobre “severas consecuencias” operativas en el mecanismo de pagos de Nueva York que podría generar la aplicación de lo decidido por Griesa.

Ya se habían sumado con anterioridad el Grupo de Tenedores de Bonos (Exchange Bonholder Group) liderado por el Gramercy Funds Managements, el fondo estadounidense Fintech, la Compañía Depositaria Fiduciaria y las casas de clearing Clearstream BanKing, Euroclear Bank y el Sistema Euroclear.

La UNASUR, en la Declaración de la VI Reunión de Presidentes (Lima, 30/1/2012), manifestó el acompañamiento regional para limitar la capacidad de daño de los fondos buitres que buscan impedir los acuerdos voluntarios entre deudores y acreedores y dificultar todo lo posible su cumplimiento posterior.

También desde el Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM) se apoyó la decisión soberana de Argentina de no pagar el reclamo de los fondos buitres. Del mismo modo, el relator especial de las Naciones Unidas sobre Deuda Externa y Derechos Humanos, Cephas Lumina, solicitó que no se permita a los fondos buitre comprar bonos de deuda soberana en situaciones problemáticas, ya que añaden dificultades a su solución.

Contrariamente, la Corte de Apelaciones de Nueva York rechazó la moción de un Amicus Curiae, la Washington Legal Foundation, a favor del fondo buitre NML, que buscaba extender el cronograma del juicio. El Tribunal reafirmó la fecha del 4 de enero para la presentación de informes de “amicus”. En principio, los apoyos de Argentina son más numerosos pero no se puede descartar que aparezcan más a último momento, tanto para una como para la otra parte.

En la mayoría de los casos de apoyo, por decirlo borgeanamente, no los mueve el amor por Argentina sino el espanto frente a las consecuencias del accionar de los fondos buitres: la imposibilidad futura de reestructuraciones de deuda soberana, por un lado; la pérdida de reputación de la plaza financiera de Nueva York frente a la seguridad jurídica de los acreedores para cobrar en tiempo y forma, por otra.

No obstante –y en su línea- el diario Clarín, el 7 de diciembre, se hacía eco de un comunicado de la agencia Moody’s, una “calificadora de riesgos”, que minimizaba el impacto del fallo Griesa a favor de los fondos buitres, sosteniendo que tendría un impacto “limitado” en futuras reestructuraciones: “El fallo puede tener repercusiones significativas (…) porque reduce los incentivos para que los acreedores participen en futuras operaciones e incrementa las amenazas de litigios, pero en la práctica tendrá un impacto limitado”.

Por suarte, el analista político de Página12, Mario Wainfeld señaló, en un artículo de opinión del 16 de diciembre, el comportamiento de diversos personajes del establishment: “Gurúes económicos y vacas sagradas de la prensa leyeron el embargo como la enésima prueba de verdades irrefutables: la Argentina está ‘fuera del mundo’, sus políticas son demenciales. La coincidencia temporal con lo decidido en Nueva York por el juez Thomas Griesa estimuló esa línea de pensamiento frívolo, inmune a toda refutación empírica”. Y destacó la propuesta desde las filas opositoras al gobierno de bajar la cabeza y pagar una fianza millonaria en dólares, intentando algunos particulares una colecta para ese fin, que no se concretó.

El camino por recorrer es largo. Argentina lleva soportados ya 28 intentos de embargos sobre sus activos. Pero, parafraseando a Chicho Sánchez Ferlosio, los fondos buitres son grandes y traicioneros pero los honderos son valientes y no se rinden.

El hondero y los ‘fondos buitre’