#TEMP
sábado. 25.06.2022
PERSPECTIVAS LATINOAMERICANAS | ANA INéS LóPEZ

Otros jugadores de la timba financiera

Además de los ‘fondos buitre’ y los paraísos fiscales, otros jugadores juegan con las crisis que afecta, en primer lugar, a los pueblos: las calificadoras de riesgo y las aseguradoras contra riesgo de default. En realidad, son parte de lo mismo.
El ministro argentino de Economía, Hernán Lorenzino.

De momento, los timberos de CDS contra Argentina no cobrarán. Pero, si no se los detiene, harán todo lo que esté en sus manos (que no es poco) para conseguirlo en el futuro

Al día siguiente del fallo del juez Griesa, los bonos argentinos en dólares con legislación de Nueva York se desplomaron, como consecuencia de la preocupación de que pudieran existir trabas para su pago el 15 de diciembre.

Apostando a que la Cámara de Apelaciones de Nueva York fuera adversa a los planteos de Argentina y el país cayera en default técnico, un día antes del fallo la agencia de riesgo Fitch se apuró a rebajar la nota de los títulos públicos argentinos desde la “B” a “CC” (bonos basura). Y ya que estaba, se dedicó también a cuestionar los pilares de la política macroeconómica del gobierno, las decisiones estratégicas como la renacionalización de YPF y resaltó “la importancia” de la reciente movilización del 8 de noviembre (8N). En un comunicado, Fitch afirmaba que “creció la probabilidad de que Argentina no pueda cumplir en tiempo y forma con sus vencimientos de deuda emitidos bajo la legislación de Nueva York”. En la misma línea, Moody’s colocó su evaluación de la deuda en “perspectiva negativa” y J.P. Morgan le propinó un aumento al índice de Riesgo País del 14, 5%. Buscaban cumplir su propia profecía.

Después del fallo de la Cámara de Apelaciones, los bonos volvieron a subir y el banco JP Morgan volvió a bajar el Riesgo País, en un porcentaje algo mayor de lo que lo había subido apenas unos días antes.

SEGUROS CONTRA RIESGO DE DEFAULT

¿Habrán aprovechado los 'fondos buitre' para comprar los nuevos bonos de deuda a precio de saldo a pequeños inversores temerosos de perderlo todo? Puede ser. Pero también se dedicaron a otra timba: la de los seguros de riesgo por default.

Nucleados en la International Swap and Derivaties Association (ISD), integrada por los principales holdings financieros de Estados Unidos, Europa y Japón, con presencia de fondos especulativos como BlueMountain Capital, Citadel, Shaw Group, Elliot Management y Pacific Investment Management, estos buenos muchachos han desarrollado nuevas herramientas que ofrecen seguros frente a eventualidades políticas y económicas.

Entre ellas están los Credit Default Swaps (CDS), que son seguros contra riesgo de default, para protegerse frente al incumplimiento del pago de la deuda. Lo curioso es que no hace falta ser propietario de deuda para contratarlo; otra diferencia con un seguro normal es que no existe ninguna regulación, es un arreglo entre privados. Se trata, básicamente, de una apuesta fuerte a que todo le vaya mal a otros (países, bonistas) porque entonces se cobra.

El parlamento europeo prohibió su uso en diciembre de 2011 porque incidió en el desenlace de la deuda pública de Grecia, en 2010; y tuvieron también un importante papel en el estallido de la crisis por las hipotecas de alto riesgo, entre otros.

El ministro de economía de Argentina, Hernán Lorenzino, entre el fallo Griesa y el reciente fallo de la Cámara de Apelaciones, señaló: “están apostando mucha plata (dinero) a que alguna calificadora diga que Argentina incumplió sus obligaciones, independientemente de si eso sucede o no y que eso gatille el pago de un seguro –estimado en alrededor de 2000 millones de dólares- comprado en el mercado y les terminen pagando mucha plata”. (Cash, 25/11/2012).

De momento, los timberos de CDS contra Argentina no cobrarán. Pero, si no se los detiene, harán todo lo que esté en sus manos (que no es poco) para conseguirlo en el futuro. Y después guardarán todo en los países fiscales, donde no tienen que pagar impuestos y nadie los controla.

Otros jugadores de la timba financiera