lunes 27/9/21
SINIESTRALIDAD LABORAL

Un repartidor (con una mochila de Glovo) fallece al chocar frontalmente con un camión

La muerte de un repartidor evidencia la tendencia alcista de la siniestralidad mortal en el sector Servicios.
comida

La siniestralidad laboral vuelve a mostrar su lado más oscuro. Este domingo, sobre las 23,30 horas, un trabajador de 48 años, que llevaba una mochila de la empresa de reparto de comida Glovo perdió la vida al colisionar frontalmente contra un camión de la basura en un cruce donde no había semáforos. Este accidente vuelve a poner de manifiesto la tendencia alcista de los accidentes laborales mortales en el sector Servicios.

Por su parte, la empresa Glovo ha comunicado que el trabajador no estaba inscrito en su plataforma, lo que puede hacer suponer que usaba la cuenta de otra persona. Esta cuestión también vuelve a recordar y poner en evidencia la extrema precariedad con la que este colectivo realiza su trabajo y la externalización del servicio a través de la figura de los falsos autónomos.

Desgraciadamente no es un hecho aislado. Hablar de reparto a domicilio es sinónimo de precariedad y de unas condiciones de seguridad y salud pésimas e inaceptables, caracterizadas por contratos precarios, motocicletas muchas veces antiguas y sin mantenimiento adecuado, EPI´s insuficientes, ausencia de formación en materia de seguridad y salud, y una organización del trabajo que exige más cantidad de trabajo de la que se puede asumir en el tiempo disponible para hacerlo, con jornadas dispares, irregulares turnos de trabajo, sin horario fijo, y con sueldos de miseria, y donde lo importante es hacer el mayor número de repartos y rápidos, da igual que haga calor, lluvia o nieve. Igualmente se les exige llegar a tiempo.

En esta realidad, la precariedad y la presión son una combinación que puede resultar mortal, como desgraciadamente sucedió ayer.

Por ello, desde la federación madrileña del sindicato Comisiones Obreras denuncian las condiciones de precariedad en las que, tanto los “riders” como los repartidores y repartidoras en general, se ven obligados a trabajar, y exige que este accidente sea considerado como accidente laboral.

“Tenemos que seguir luchando para que la seguridad y la salud de las personas trabajadoras sea un prioridad en todas las empresas, poniendo el énfasis en el sector servicios y más concretamente en este tipo de empresas que pueden suponer un mayor riesgo para las personas que prestan sus servicios en ellas”, señala la secretaria de Salud Laboral del sindicato, Carmen Mancheño, y añade “no tenemos que seguir siendo testigos de muertes que pueden y deben evitarse”.

Un repartidor (con una mochila de Glovo) fallece al chocar frontalmente con un camión