sábado 14.12.2019

Las primarias del PSOE y “el día después”

El pasado 9 de Mayo ha finalizado el plazo de recogida de avales para las candidaturas a la Secretaria General del PSOE en el que, como era de esperar, se han situado tres candidatos: Susana Díaz (con 59.390 avales), Pedro Sánchez (53.117) y Patxi Lopez (10.886). Ahora, además de reflexionar acerca del posible candidato/a ganador/a el próximo 21 de Mayo, muchos/as socialistas se preguntan por “el día después”.  

En efecto, la gran movilización de avales (quedan unos 50.000 afiliados/as que no han avalado, frente a 123.393 que lo han hecho) no tiene precedentes, a pesar de una campaña excesivamente prolongada. Este proceso ha puesto en valor la salud democrática del PSOE, así como el impacto político del proceso en la sociedad. Ha supuesto un empoderamiento de la militancia política tan importante para  fortalecer y renovar al PSOE, decisivo en la historia pasada y, sobre todo, futura de nuestro país. De ahí, cierto nerviosismo tanto en la derecha política y económica (“Si gana Pedro Sánchez el  PSOE se rompe…”), como en PODEMOS, temeroso de perder espacio político.

Pero, precisamente por ello y por la polarización de avales entre Susana Díaz y Pedro Sánchez, así como por el papel de “arbitro” que Patxi López trata de atribuirse, lo relevante durante estos días será como construir “un relato” que cohesione políticamente a los/las militantes en torno al Proyecto de un candidato/a, pero, al tiempo, como garantizar la “unidad” a partir del 21M.

Tanto Pedro Sánchez como Susana Díaz hablan de ella, aunque ésta venga siendo defendida con más fuerza por parte de Patxi López (“garantía de integración, frente a la división del PSOE en dos bloques”). Sin embargo, paradójicamente, esta actitud de Patxi López podría contribuir a consolidar tres bloques en el PSOE de no focalizar la mirada en los elementos comunes entre cada candidatura respecto al Proyecto Socialista y al modelo de Partido. Veamos.

Analizando el proceso desde el fatídico Comité Federal del PSOE del 1 de Octubre (“Los IDUS de Octubre”, titula Josep Borrell su último libro), la Comisión Gestora elegida en el mismo diseñó una “agenda para enfriar” la tensión allí desatada. Un proceso de Primarias y Congreso excesivamente retrasado que ha producido un efecto no previsto para resolver el debate y clarificación sobre las causas profundas de la crisis del PSOE (y de la Socialdemocracia europea).

La alternativa a las politicas neoliberales; la posición ante un Gobierno de derechas (más necesaria que nunca por la “corrupción institucional” en la que está inmerso el PP) y como generar una alternativa de cambio y progreso; las propuestas ante el modelo territorial y la salida a la situación en Catalunya en particular, así como el modelo de Partido, están cobrando en este proceso una dimensión política no deseada por los “diseñadores” de aquella estrategia previa al citado Comité Federal.

En este contexto, podríamos decir que tanto la Ponencia Base al 39 Congreso del PSOE coordinada por la Gestora (se entiende que asumida por Susana Díaz como propia al no haber explicitado ninguna otra propuesta) como los Documentos de Pedro Sánchez (“Por una nueva Socialdemocracia”) y Patxi López (“100 Razones para unir”), entre los que hay muchos puntos en común, han desembocado en una situación en la que, al no producirse una segunda vuelta, existan “tres candidatos” pero “dos Proyectos”.

Pero es un debate todavía abierto: Resulta previsible el “movimiento de votos” entre los avalistas de las tres candidaturas, además de los 50.000 afiliados/as que no avalaron a ningún candidato/a. Desde nuestra opinión, influirá el “debate a tres” el próximo 15 de mayo. Pero, sobre todo, la madurez ideológico-organizativa que se está construyendo desde la militancia socialista en torno al “relato” de un nuevo Proyecto Socialista (crítica del neoliberalismo, fracaso de la “tercera vía”… como viene ocurriendo en Grecia, Holanda…) y al “modelo de Partido” (transparencia, equilibrio entre democracia representativa y participativa, papel de las Agrupaciones…), incluida la lealtad, unidad y respeto a la pluralidad interna tan arraigadas en la historia del PSOE. En el caso del PSF, no es la candidatura del “izquierdista” Benôit Hamon quien lo ha hundido electoralmente, sino la política económica y social neoliberal practicada por Holland y Valls.

Este debate deja poco margen a que Susana Díaz mejore posiciones: tiene un “relato continuista” que busca el centro político y un “modelo de Partido” muy centrado en la cooptación de cargos institucionales y responsables orgánicos. La alternativa en torno al “otro relato” de un PSOE autónomo, más a la izquierda, y a “otro modelo de Partido”, más democrático, que convergen en el caso de Pedro Sánchez y Patxi López, tiene mayores novedades y coincidencias.

 El caso de Pedro Sánchez, mejor situado, tanto por la mayor movilización de los/las militantes como por los avales recibidos, tiene margen de ampliar adhesiones. Pero, se trata de una condición necesaria pero no suficiente para avanzar hacia un Proyecto alternativo. Para ello, la candidatura de Pedro Sánchez necesitaría:

  • Converger con el Proyecto de Patxi López de forma más seria y “trabajada” que lo ha hecho recientemente con su precipitada propuesta pública
  • Visibilizar que su Proyecto es colectivo e integrador, más que personal, explicitando un Equipo de personas comprometido en llevarlo adelante, incluido Patxi López y.
  • Rechazar las negativas medidas organizativas adoptadas en Febrero de 2015 con el PSOE de Madrid, contrarias al “modelo de Partido” que ahora defiende su candidatura.

Con todo, el reto estará en que, sea quien sea el/la candidata/a que gane las Primarias el próximo 21 de Mayo, debería hacer posible que el 39 Congreso del PSOE, respetando al máximo la pluralidad interna, sea un Congreso de amplio debate y consenso sobre las orientaciones básicas de una política económica y social capaz de recuperar la confianza de la ciudadanía, así como la más amplia integración en los órganos que se elijan en el citado 39 Congreso (como ha sucedido recientemente en el PSC).

De esta manera, el “interesado argumento” de ruptura del PSOE  podría quedar neutralizado.

Las primarias del PSOE y “el día después”