lunes 01.06.2020

Después del 27S Factor (K)

“Siempre he pensado que la causa de Cataluña- la causa de Cataluña como nacionalidad europea –exige una búsqueda constante de apoyos. Siempre sumar, nunca restar. Tejer alianzas, buscar complicidades, también en el interior de España...”

“ESPAÑA EN EL DIVÁN”.

Enric Juliana


Tras escribir la serie “Cretinismo demoscópico (I,II,III y Post Scryptum), lo más reconfortante ha sido, quizás, verificar que las Encuestas (y sondeos) claro que son de utilidad, incluso a menudo (aunque no siempre) sirven para anticipar no solo escenarios, sino incluso resultados muy próximos a los “reales”, como ha ocurrido en esta ocasión.

Eso sí, nuevo aviso a los “cocineros”, y de modo muy especial a los sufragados con dinero público y, por consiguiente, pagados por [casi] todos: pongamos que hablo del CIS, para no ir más lejos.

En esta ocasión, menos que nunca, no se trataba tan solo de aplicar un modelo de proyección (matemática) de tendencias y de extrapolación de resultados, ya que ese relativamente reducido pero crucial estrato de los “indecisos” (entre los que había en realidad mucho abstencionista profesional camuflado) podía ser especialmente sensible al factor [K].

La cosa tenía su miga por el volumen de verdaderos ” indecisos” –los que lo eran en la fecha de la Encuesta-, que finalmente decidieron acercarse a las urnas (620.000 mil electores para ser casi exactos), gracias a una cifra record de participación (casi 78%).

Seguramente ha sido en ese grupo (salvo cambios de última hora en los ya previamente decididos, que también los habrá habido) donde han hecho mella algunas de las modalidades de este factor K, cuya denominación en modo un tanto abusivo tomo aquí en préstamo de Enric Juliana.

La vigorosa acción de factores [K], ahora, en la [K]atalonien de Juliana, se ha manifestado de nuevo en algunas de sus múltiples variedades, para desconcierto de los habituales analistas.

Ya anteriormente, en las municipales 24M se había podido comprobar, sobre todo en algunos lugares muy simbólicos, las consecuencias de ese factor.

Factor K de [K]armena. Realmente llamativo: la lista que encabeza Manuela Carmena consigue en la ciudad de Madrid 519.210 votos frente a los 287.604 que reúne en esa ciudad la candidatura de Podemos para la Comunidad de Madrid.

Es decir el factor [K] en esa ocasión actuó con un valor medio de 1,87, presentando valores muy superiores (hasta 2,35) en los distritos más “hostiles” a ese tipo de lista.

Factor K de [K]armona o de su inverso homotético [G]abilondo Similar aunque algo más moderado fue el efecto de Gabilondo (asociado en este caso al contra-efecto Antonio Miguel), con valor medio de [K] de 1,67 (en términos de [K]oeficiente reductor [K]armona de 0,60), con pautas espaciales muy similares al del caso anterior.

Factor K de [K]ichi en el lejano Sur donde Podemos, en las municipales, consiguió erigir su más exitosa atalaya (gádir..) sobre el tómbolo gaditano.

Factor K de [K]olau : 176.337 votos para ‘Barcelona en Comú’ en la capital (municipales), justo el doble de los que ‘Catalunya Sí que es Pot (CSQEP)’ ha cosechado ahora en estas “autonómicas” con una participación muy superior (30% más).

MÁS FACTORES “K”

K de [K]ampaña

Las mayores desviaciones del 27-S respecto a las estimaciones y pronósticos a partir de las encuestas (y más en concreto la del CIS) parece que han tenido mucho que ver, en esta ocasión, con la calidad y eficacia de las campañas y mensajes de cada lista. Un juicio apretado sobre la campaña podría ser:

  1. C’s : La más refinadamente elaborada. Muy inteligente desde el punto de vista estratégico. Resultado: alrededor de 200 mil votos más ganados gracias a la sola campaña.

Pese a algunas apariencias, se ha comprobado que el verdadero interés de C’s no está en Cataluña sino –de momento- en las Elecciones Generales. Su campaña ha valido como primer acto o tramo de ventaja para éstas y además posiblemente ha servido para fidelizar con éxito a los votantes allí conseguidos.

  1. CSQEP : Justamente lo inverso .Gran equivocación tanto en el terreno táctico como en el estratégico. Resultado: como mínimo 130 mil votos perdidos gracias a la campaña y al cabeza de lista elegido .O sea del orden de 300 mil votos de ahondamiento de la ventaja de C’s (por aquello del “de dame un duro a toma un duro hay dos duros de diferencia”).
  2. PSC : Campaña más que correcta , sobre todo en el terreno de lo táctico , centrando sus esfuerzos donde es más fuerte: cinturón de Barcelona y sobre todo en enclaves industriales de Tarragona; ganándole además la batalla a ICV EUiA, al aprovechar la “contra sinergia” producida por el mal acompañante de estos últimos.
  3. Junts pel Sí: Campaña casi correcta. Estando en el medio del fuego cruzado de todos los ataques ha resistido  (¡que ya es!), y eso a pocos días de la pasada escisión de UDC. Salvo esta merma , resultados coincidentes básicamente con los predecibles.
  4. CUP : Apenas si he seguido su campaña , pero a juzgar por los resultados ha tenido que ser buena . Ver más abajo factor [K]andidato.
  5. PP: Mal, pero previsible. Siguen fallando en todo. En Cataluña ese partido está prácticamente amortizado y sus jefes lo saben, por eso los concretos resultados de allí se la traen al pairo.
  6. Unión ¿¿¿mande???.

K de [K]andidatos o de [K]abezas de lista

Es este un factor que -más allá de la mercadotecnia- aunque parte integrante o derivado del anterior –[K]ampaña-, ha influido con relativa autonomía, catalizando para bien o para mal la acción del factor o agente principal.

  1. Ines Arrimadas . Puro producto de laboratorio mercadotécnico de altísima calidad. Muy pero que muy eficaz.
  2. Lluis Rabell:. Persona muy respetable pero….. persona no indicada en el lugar y en el tiempo menos indicado y con estrategia descaminada pergeñada por otros.
  3. Iceta : Buen artífice de la operación ‘salvamento de mobiliario’. Relajado (¡con la que estaba cayendo…!). Muy atentos en el próximo futuro a Meritxell Batet, toda una revelación para quienes no vivimos en Cataluña. Parece que ya obtenido premio.
  4. Romeva: A tono con la campaña. Mal que bien, ha ido aguantado bien los envites ( fortísimos por los 4 costados). Lo de ponerlo el 1º de la lista, pese a ciertas utilidades, habrá que ver en qué acaba: en política las criadas casi siempre salen respondonas.
  5. Antonio Baños. Lo que se dice un crack. Sin palabras. Excelente en la campaña. En mi opinión debería pronto regresar a su pluma - a esa que cautiva a Zarzalejos-  más necesaria aún que su figura.
  6. Albiol : ¡hostia! qué miedo ¿lleva todavía el bate?.
  7. Espalader ¿¿??

K de [K]ocina

Y llegamos finalmente al principio.

Ante todo se ha puesto de manifiesto la inaplazable exigencia a ese Instituto Oficial (CIS) para que en adelante haga públicas las hipótesis y metodología adoptadas en sus “estimaciones” de voto.

Principalmente en dos aspectos claves:

1º el concreto supuesto adoptado en cada elección en cuanto a abstención/participación prevista.

2º las hipótesis sobre las que se basa el reparto de votos correspondientes a quienes no habiéndolo expresado en la Encuesta (“indecisos”), finalmente acudirían a votar, conforme al anterior supuesto sobre participación.

Los resultados finales desvelan algunos hechos de alto significado:

Las conclusivas cifras alcanzadas han puesto de manifiesto la desviación de las estimaciones del CIS- tanto en su agregación como en su desagregación- más alejadas de la realidad que las de otros analistas.

Al menos 90.000 iniciales electores de la fórmula CSQEP (el 20% de quienes en la encuesta dijeron preferirla) dieron marcha atrás en su decisión.

Otro tanto ocurrió con 100.000 aparentes seguidores de Junts pel Sí(el 6% del total) que con bastante probabilidad terminaron decantándose por las posiciones más tibias de Unión ( singularmente en Gerona).

La gran revelación seguramente ha sido el comportamiento del grupo de indecisos “efectivos”, más de medio millón si contamos entre ellos a los que como se acaba de ver optaron por cambiar su voto inicial.

En abrumadora proporción -43%, que en Girona alcanzó la apabullante proporción del 73%- se han visto atraídos irresistiblemente por C’s, en contraste con la relativamente modesta proporción que representan los finalmente votantes a esta lista (18%) respecto al total de los participantes en estas elecciones.

Y para terminar, un asunto minúsculo: los votos conseguidos tanto por las otras tres listas “menores” (englobadas en ”otros”) como por quienes metieron su papeleta en blanco (ambos grupos asimilados un tanto abusivamente a los no partidarios de la independencia) ha resultado ser en realidad muy inferiores a lo que indicaban las estimaciones del CIS.

Al hilo de ello vendría a colación un argumento escasamente puesto de relieve: Si alguien- también con desmedida- contabilizase tales votos (válidos) como un ingrediente más de los partidarios de la independencia, estos quedarían colocados mucho más próximos (49,4%) al codiciado guarismo del 50% que tanto embelesa a quienes son víctimas de espejismos demoscópicos.

Después del 27S Factor (K)