jueves. 23.05.2024
Ser un padre reflexivo, es decir, ser consciente de lo que hay en tu propia mente y ser empático y curioso sobre la mente adolescente, es difícil. Crédito: Noticias de Neurociencia
Imagen: Noticias de Neurociencia

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Ayudar a los adolescentes a comprender lo que está sucediendo dentro de sus propias mentes es la clave para ayudarlos a madurar y convertirse en adultos resilientes e independientes. Esto sugiere la investigación de Sheila Redfern, psicóloga clínica consultora de niños y adolescentes, que propone, en lugar de centrarse en erradicar los comportamientos difíciles, que los padres deberían enseñar a los adolescentes a manejar sus sentimientos y relaciones de manera segura. La Dra. Redfern dice que, aunque criar adolescentes es un desafío único, con preocupaciones sobre el uso de las redes sociales, las autolesiones, la toma de riesgos y otros comportamientos difíciles, esta etapa puede estar llena de disfrute y conexión. 

  1. ¿Qué está pasando en el cerebro de un adolescente?
  2. ¿Cómo criar a los hijos de una manera reflexiva?
  3. Guiar a los adolescentes a través de sentimientos difíciles

En su nuevo libro, “¿Cómo abrazas a un cactus? Padres reflexivos para comprender las mentes de sus hijos adolescentes”, aboga la Dra. Redfern por la crianza reflexiva, que implica tratar de comprender lo que sucede en la mente del adolescente, como algo esencial para desarrollar la resiliencia y la seguridad en los jóvenes, para navegar a través de la tormenta y el estrés de la adolescencia.

¿Qué está pasando en el cerebro de un adolescente?

Comprender la neurociencia de los cambios en el cerebro adolescente realmente puede ayudar a los padres a empatizar y conectarse con sus hijos adolescentes. Este no es sólo un momento de cambios físicos y neurológicos, sino también de gran vulnerabilidad. Es durante este período de desarrollo que los adolescentes tienen muchas más probabilidades de adoptar conductas riesgosas y desarrollar un trastorno emocional.

Louis Pasteur dijo: “no le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas”

Las estadísticas de la investigación del NHS del Reino Unido sobre la salud mental de niños y adolescentes muestran que, entre los jóvenes de 17 a 19 años, la tasa de problemas de salud mental aumentó de 1 de cada 10 en 2017 a 1 de cada 4 en 2022, el mayor desafío para la salud mental. siendo ansiedad y depresión los trastornos más frecuentes.

"El enfoque de la crianza reflexiva es mantener una conexión con el adolescente y ayudarlo a manejar sentimientos, a veces abrumadores y no deseados". "Esta es una de las habilidades más importantes para la vida que puede enseñarle a su adolescente", explica la Dra. Redfern

Si bien solíamos pensar que la mayor parte del desarrollo emocional ocurría en la niñez y estaba completamente formado alrededor de los 7 años, ahora sabemos que esto continúa hasta la edad adulta temprana.

Hay tres sistemas bioconductuales básicos que permiten a los humanos adaptarse a nuestro complejo entorno social: el sistema de recompensa; el sistema de mentalización o "cognición social", que es nuestra capacidad de comprendernos a nosotros mismos y a los demás en términos de nuestros sentimientos, deseos y valores; y finalmente el sistema de estrés y amenazas.

Durante la adolescencia, estos tres sistemas bioconductuales se están reorganizando en el cerebro y, en pocas palabras, esta reorganización de los sistemas conduce a patrones de pensamiento, comportamiento y respuestas a los demás, incluidos los padres, que pueden ser difíciles de entender, parecer ilógicos, altamente reactivos o autodestructivos.

Mientras que los adultos piensan con la corteza prefrontal, la parte racional del cerebro, los adolescentes procesan la información con la amígdala, esta es la parte emocional. Esto lleva a los adolescentes a estar preocupados por sus propias emociones, especialmente cuando tienen una emoción. abrumadora, y menos capaz de sintonizar con otras personas.

Cuando observamos el desarrollo del cerebro, es objetivamente inexacto describir a un joven de 18 años como un adulto. Nuestros cerebros no se han desarrollado completamente hasta que tenemos veintitantos años, desde los 18 años hasta alrededor de los 25 años, a veces incluso más tarde, nuestros cerebros aún se están desarrollando.

¿Cómo criar a los hijos de una manera reflexiva?

La Dra. Redfern señala investigaciones que sugieren que la mejor manera de ayudar a un adolescente es criar a los hijos de una manera reflexiva, lo que significa no solo enfocarse en el comportamiento, sino también en lo que está sucediendo en su mente.

Ser un padre/madre reflexivo, es decir, ser consciente de lo que hay en tu propia mente y ser empático y curioso sobre la mente adolescente, es difícil

La crianza reflexiva permite a los padres apoyar a los adolescentes para que presenten sus propias ideas sobre cómo van a enfrentar los desafíos cuando surjan: "Al extraer del hijo cómo adolescente como planea resolver las dificultades, sin señalar fallas, sino simplemente ofreciendo otra perspectiva de cualquier desventaja potencial, aprenderá a mentalizarse a sí mismo y también al hijo adolescente de una manera que lo ayude a prosperar. Ganar independencia y desarrolla habilidades para la vida, mientras le mantienes conectado contigo, es la clave.

La Dra. Redfern advierte que los padres que se concentran únicamente en corregir el comportamiento harán que su hijo adolescente no se sienta comprendido o sea incapaz de manejar los sentimientos que hay debajo.

A medida que los adolescentes pierden su capacidad de ser reflexivos debido a cambios en su cerebro, lo que resulta en estados frecuentes de alta excitación emocional, los padres pueden intervenir y ayudar a guiar el proceso.

El objetivo de ayudar a los adolescentes a practicar esto es restaurar su capacidad para comprender lo que está sucediendo en la mente de los demás y apreciar diferentes perspectivas, así como comprender lo que está sucediendo en sus propias mentes.

El Dr. Redfern señala que, si bien la crianza reflexiva puede generar una mayor conexión entre usted y su hijo adolescente y, con suerte, incluso una mayor calma y una mejor comprensión de su relación, es importante mantener límites sólidos. Reflexionar solo sobre los pensamientos y sentimientos no es el tipo de crianza que se defiende aquí. Los límites siguen contando, al igual que la autoridad paterna", explica. "No existe un manual de crianza único para todos, pero todos los padres pueden usar el marco de la crianza reflexiva para ayudar a los adolescentes a navegar a través de los años de la adolescencia".

Guiar a los adolescentes a través de sentimientos difíciles

Un concepto clave de la crianza reflexiva es que los padres también se consultan a sí mismos, preguntándose si están experimentando emociones fuertes y necesitan regularse antes de abordar una conversación. Luego, los padres pueden abordar la angustia emocional de un adolescente utilizando la validación y la empatía, describiendo cómo se sienten y evitando expresar su propia opinión.

"Primero das este paso autorreflexivo, luego puedes prestar toda tu atención y curiosidad a la perspectiva de tu hijo adolescente, y te experimentará como alguien estable, consistente y digno de confianza", explica. "Esto puede ser extremadamente difícil para los padres, ya que nos preocupamos mucho por nuestros hijos adolescentes ya veces es difícil regular las emociones", refiere esta investigadora.

La Dra. Redfern reconoce que ser un padre reflexivo, es decir, ser consciente de lo que hay en tu propia mente y ser empático y curioso sobre la mente adolescente, es difícil. "Ninguno de nosotros puede ser un padre reflexivo todo el tiempo, porque nuestras emociones suben y bajan junto con los eventos que suceden en nuestras vidas y como resultado del apoyo (o la falta de) que recibimos de otras personas", explica. "Si estamos haciendo esto razonablemente bien, entonces esperaríamos estar mentalizando alrededor del 30% del tiempo".

Por último, compartir esta reflexión de Louis Pasteur: “no le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas”.

Crianza reflexiva o cómo ayudar a los adolescentes a caminar hacia la resiliencia