jueves 09.04.2020

Deslealtad sin límites…

Foto: La Moncloa
Foto: La Moncloa

¿Con qué cara Pablo Casado manda a sus “huestes” a no acudir a un acto digno y justo?

El día 1 de octubre se realizó un acto de justicia, se reconoció el importante trabajo de colaboración policial, judicial y político entre España y Francia, para acabar con el terrorismo de ETA. En el acto, se produjo la entrega de material “desclasificado” en Francia, que puede servir para esclarecer crímenes cometidos en España por la banda terrorista y la entrega de medallas a dos juezas del lado francés, que hicieron de cabeza muy visible en la lucha contra ETA, Hèléne Davo y Laurence Le Vert.

Junto a 16 asociaciones de víctimas del terrorismo, el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, el primer ministro francés Édouard Philippe, los ex Presidentes Felipe González y José Luis Rodriguez Zapatero, el Lehendakari Iñigo Urkullu, el Presidente del Tribunal Supremo y el ex Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, fueron partícipes de un acto sobrio, justo como decía antes.

Pero este acto, algo incomprensible, fue boicoteado por el PP de una manera no sólo grosera, sino que evidencia su ser…el ser de un partido que ha sido desleal al Estado en la lucha contra el terrorismo, que siempre ha mirado la “tajada” política en la utilización de las víctimas del terrorismo y que se ha retratado para muchos años.

El PP y el PSOE, como partidos políticos, fueron duramente atacados por el terrorismo, sufriendo asesinatos sobre sus cargos públicos y orgánicos y ataques constantes a sus sedes. Durante muchísimos años fueron –fuimos- dos partidos humillados por la barbarie.

Habiendo sufrido todo esto, ¿con qué cara Pablo Casado manda a sus “huestes” a no acudir a un acto digno y justo? Ana Pastor –La Presidenta del Congreso- el tercer cargo en importancia del Estado que no haya asistido, es demoledor. Aznar, quien incluso sufrió un atentado, tampoco. La corneta del PP funciona más y mejor que cualquier sentido de Estado. Aun haciendo un esfuerzo, no puedo llegar a comprender tal despropósito.

El primer ministro francés, para la cita, recordó el libro “Patria” –de Fernando Aramburu- (si hay alguien en España que aún no lo haya leído le aconsejo encarecidamente su lectura), y me parece que estuvo muy bien recordarnos su lectura, sobre todo, porque si hay algo que nos enseña el libro, es que actitudes de revanchismo ideológico y de una aparente superioridad moral, no conducen a ninguna parte…o peor aún, perpetúan el odio hacia los otros.

Deslealtad sin límites…