jueves 28/1/21
La opinión de
Iñaki Chaves
Iñaki Chaves Sociólogo / Comunicador

Marcelino

Portada Gaceta Sindical en homenaje a Marcelino Cumpliría cien años el 21 de enero de 2018....

30 años no son nada

El clásico de la comunicación en lengua castellana cumple tres décadas. De los medios a las mediaciones de...

Me duele Cataluña

Y también Catalunya y España. Apesadumbra ver a un país enfrentando a sus territorios y a sus gentes a elegir entre...

Nada que celebrar

Abya Yala sigue reclamando su identidad robada. “¿Dónde están mis ancestros? ¿A quiénes he...

La democrática España

Han bastado unos actos de expresión ciudadana, independientemente de que la convocatoria de referéndum haya seguido o no...

La situación catalana

Cataluña, España, Europa y el mundo son territorios resultados de mezclas de muchas culturas, no existe el hecho...

Resistencias

Una vez más Primero de mayo. El día en que se conmemora internacionalmente la lucha de la ciudadanía trabajadora por sus derechos.

La tragedia y el espectáculo

Es curioso cómo funciona el ser humano en cuanto a su afectación por los sucesos. O tal vez habría que decir cómo se informa sobre los hechos. O cómo nos informan desde los púlpitos de los grandes medios de información de masas. Curioso (que excita la curiosidad) mundo el nuestro.

La violencia de los indignados

Vaya por delante mi oposición a cualquier tipo de violencia. Dicho esto, qué distinto fue el tratamiento dado en algunos medios al comportamiento de unos “indignados” violentos, que no representan a nadie más que a ellos mismos, frente al que se dio, en esos mismos medios, a la violencia de los mossos en la plaza de Catalunya hace unos días.

15-M, una llama olímpica

El movimiento de indignados, sus propuestas y sus lemas son como el fuego simbólico de los juegos y no debiera apagarse. El espíritu que promueve el movimiento 15-M es respaldado por personalidades como Stephane Hessel, José Luis Sampedro, Federico Mayor Zaragoza, Eduard Punset, Vicenç Navarro, Carlos Taibo y un montón de gente crítica, intelectuales, artistas, escritores e, incluso, políticos descontentos.

15-M, la acampada honesta

Respeto, calma y no violencia. La ciudadanía que se asienta en la puerta del Sol es un ejemplo de coherencia y dignidad. Y sus lemas, una muestra clara y contundente de lo que demandan: participación. No es una sentada ni es un botellón. La acampada de la puerta del Sol de Madrid, al igual que las que se están dando en otros lugares de España, y prendiendo ya por Europa,  es una manifestación pacífica del descontento.