domingo 27/9/20
¿ME ACOMPAÑAN A CONOCERLA?

Dresde, un gran descubrimiento

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

La Iglesia de Nuestra Señora es una de las iglesias más destacadas de Europa y una significativa muestra de los edificios sagrados del luteranismo. Es un edificio de piedra arenisca más altos del mundo y tiene la mayor cúpula de piedra del norte de Europa.

Fue construida entre los años 1726 y 1743. Durante la II Guerra Mundial fue totalmente destruida a causa del bombardeo de Dresde del año 1945. La República Democrática de Alemania mantuvo sus ruinas como un monumento que recordara la destrucción de la guerra. Después de la caída del Muro de Berlín, se comenzó en el año 1994 su reconstrucción, finalizando esta en el año 2005.

Había una pequeña iglesia románica en el siglo X en este lugar, posiblemente la más antigua de Dresde. Durante la Edad Media fue modificada varias veces. Con la reforma protestante el edificio se encontró en la zona luterana de la ciudad. A comienzos del siglo XVIII, el edificio se hallaba en pésimo estado y era insuficiente para el creciente número de fieles que allí acudían.

f17

El Ayuntamiento de Dresde decidió construir una nueva iglesia en el año 1722. Se culminó finalmente la construcción con la colocación de una cruz sobre la cúpula en el año 1743. A partir de entonces pasó a ser la única iglesia protestante del Barroco alemán con importancia a nivel europeo.

La parte central de la construcción sostenía una cúpula toda ella de piedra. Lo más fascinante de esta cúpula era su forma exterior, que en la parte inferior se hacía cóncava, de modo que recordaba en su forma a una campana. Esta forma, única en el mundo, hizo que el edificio se conociera como la campana de piedra. La cúpula descansaba en ocho pilares, los cuales se encontraban más juntos en las diagonales que en los ejes centrales, simbolizando de este modo la forma de una cruz.

La planta de los muros exteriores tenía forma de un cuadrado, forma interrumpida por el coro semicircular que sobresalía en uno de los lados. Se situaban torreones en las esquinas con escaleras, que actuaban como contrafuerte de la cúpula, escaleras que servían para acceder a las tribunas que se asomaban entre los ocho pilares. Justo delante del coro había una escalinata curvada en cuyo centro se situaba un atril, detrás un altar barroco monumental al que coronaba un órgano.

El púlpito estaba suspendido en uno de los pilares de la izquierda, encima de la escalinata. Los bancos que se encontraban debajo de la cúpula se sitúan concéntricos y dirigidos hacia un punto situado entre el atril y el altar.

Los bancos situados entre los pilares y detrás de estos miraban al centro de la iglesia. Esto acentuaba la existencia simultánea de dos centros de atención en el edificio: por un lado, el centro y, por otro, el coro. Sus proporciones, dada la gran altura de los pilares, así como las ventanas estrechas y alargadas recordaban a las iglesias góticas.

16

Sobre el edificio cuadrado y su bóveda interior se coloca la bóveda exterior o campana de piedra, la cual puede ser vista por dentro a través del óculo. Finalmente la campana de piedra es rematada con la linterna. En este caso la bóveda exterior actúa como una inmensa caja de resonancia, parecida a la de un violín, de ahí que la proverbial acústica.

La iglesia tiene una altura total de 91,23 m, una anchura de 41,96 m y una longitud de 50,02 m. La cúpula comenzaba a una altura de 40 m, y la linterna comienza a una altura de 62 m, todo ello sobre la plaza del Mercado Nuevo.

La cúpula, realizada toda ella con piedra arenisca de Sajonia, tiene en la parte baja un diámetro exterior de 26,15 m y en la parte superior del orden de 10 m, con un peso de 12 000 toneladas.

Después del ataque aéreo de Dresde, realizado por los británicos y americanos la noche del trece de febrero de 1945, la iglesia ardió completamente. No fue alcanzada por ninguna bomba explosiva, pero se encontraba justo en el centro de la ciudad, donde el fuego fue más intenso e hizo los mayores estragos.

El quince de febrero los pilares interiores no pudieron soportar más el peso de la construcción y se desmoronó la totalidad del edificio. Entre estos restos sobrevivió el muro exterior del coro hasta la altura de las molduras y parte de una de las esquinas de la zona noroeste.

También se conservó parte del altar, salpicado por las gotas de estaño provenientes del órgano al derretirse por el calor. Estos restos permanecieron relativamente indemnes bajo la protección de la montaña de escombros y han podido ser reutilizados durante la actual reconstrucción, reintegrándolos en el nuevo altar. De este modo, las huellas de la destrucción se han dejado allí conscientemente como muestra de aquel desastre.

f15

Antes de empezar con la reedificación, tuvo que habilitarse la cripta, o sótano, de la iglesia, con el fin de utilizarla para servicios religiosos. Situada exactamente en el vértice de la cruz que forman las bóvedas de cañón existentes se encuentra un altar de piedra caliza, oscuro e iridiscente.

Durante la reconstrucción se volvió a emplear parte de las piedras catalogadas, el 43% de la construcción original. Incluso se llegaron a usar grandes bloques enteros, colocándolos donde estuvieron originalmente. Los restos de una de las torres de la esquina y del coro se reintegraron igualmente en la construcción. Estos dos restos suponían el 34% del material reutilizado.

Al construir la cúpula no se empleó material procedente de los escombros por motivos puramente físicos, sino siempre piedra arenisca nueva. Las piedras de la cúpula se sometieron a pruebas especiales para observar si soportarían el esfuerzo que iban a sufrir.

El edificio actualmente tiene por fuera el aspecto de un puzle, debido al color que dan las piedras antiguas oscuras y las nuevas claras. La capa de color negro de las piedras antiguas se debe a la contaminación. Las piedras nuevas se irán oscureciendo con el tiempo hasta que al final serán indistinguibles.

Dos anillos de acero ocultos, así como un armazón de acero igualmente oculto, sostienen la estructura de la iglesia, a diferencia de la antigua construcción. Estos elementos de acero pueden ser retirados en caso de necesidad, haciendo la construcción más practicable.

El Zwinger

Es un palacio barroco situado en el casco antiguo de la ciudad, entre el edificio de la ópera Semperoper y Postplatz. El palacio fue edificado en el lugar que antiguamente ocupó una fortaleza.

Construido inicialmente como invernáculo de naranjos, la construcción sola sirvió a las representativas pretensiones del príncipe elector Augusto el Fuerte y fue lugar de grandes fiestas. En la actualidad se destaca por las colecciones de arte y ciencia que se encuentran en su interior.

Sus principales espacios son la puerta de la corona, que es el elemento más conocido y fotografiado del conjunto arquitectónico. La parte superior de la puerta está adornada con una reproducción de la corona real polaca. La puerta que se encuentra frente al lado oeste tiene un portal con vista a la estatua ecuestre de la Theaterplatz

f14

El baño de las ninfas es una fuente que se halla en la muralla detrás del pabellón francés y pertenece al estilo barroco.

Otro elemento importante es el reloj con carrillón, realizado en porcelana de Meiben. El reloj hubo de ser restaurado varias veces, la primera entre los años 1849 y 1856. También se vio afectado por el bombardeo del año 1945. Su restauración duró hasta el año 1964 y se aumentó el número de campanas de porcelana, de las 24 originales a 40.

El edificio barroco Zwinger fue erigido entre los años 1711 y 1728, sobre los restos de un bastión. Entre los años 1847 y 1854 se completó la parte que da al río Elba. En la II Guerra Mundial, durante el bombardeo del año 1945, el edificio fue destruido. Pero ya en los años 1945-46 se comenzó a reconstruir.

El patio interior de la perrera tiene una base casi cuadrada, a la que se agregan extensiones simétricas en forma de arco en el noroeste y el sureste. El pabellón de la pared completa esta expansión en el noroeste y el pabellón del carillón en el sureste. 

Por otro lado, la Langgalerie con la puerta de la corona se conecta directamente al lado suroeste de la plaza, al igual que la Sempergalerie en el lado opuesto. En las cuatro esquinas de la plaza hay cuatro pabellones de esquina de dos pisos que se enfrentan a las extensiones arqueadas, el pabellón de porcelana, el pabellón alemán, el pabellón francés y el salón físico-matemático. Están conectados al glockenspiel y al pabellón de la pared mediante galerías de arco de un piso.

La puerta de la corona es un pabellón portal. Con las largas galerías contiguas a ambos lados, su frente se alza sobre la antigua muralla de la fortaleza. Sin embargo, la puerta y las galerías forman un pequeño ángulo hacia ella. La puerta de la corona originalmente permitía el acceso desde fuera de la ciudad a través del muro de la fortaleza. 

f13

Ningún puente de piedra correspondiente a la importancia de la construcción condujo sobre el Zwingergraben al Kronenor, sino solo una estrecha pasarela de madera que podría haberse desmantelado rápidamente en caso de un ataque. Fue reconstruido de esta forma cuando la trinchera Zwinger fue descubierta y ampliada en el siglo XX.

La arquitectura de la puerta de la corona se basa en el alto barroco italiano, pero también recuerda a los antiguos arcos triunfales. Se encuentra en medio de las dos largas galerías; Un pequeño risalit lo hace emerger un poco de su escape. El plano de planta octogonal está delimitado por cuatro zócalos altos. Luego el arco se eleva con posiciones de doble columna. Hay otra columna en el costado y un nicho en forma de concha en la transición de la puerta de la corona a la larga galería. 

El cetro real está estampado sobre las posiciones de una sola columna y las espadas cruzadas sobre las posiciones de la doble columna. Las dos piedras angulares de los arcos adornan una cabeza de Hércules con piel de león en el exterior y la cabeza de una mujer en el lado del patio.

El pasillo en el piso superior está abierto por los cuatro lados, a través del cual corre la interacción de conexión de las largas galerías. Los cuatro pilares de las esquinas continúan desde abajo y se repiten las simples posiciones de la columna lateral. En lugar de las posiciones de doble columna, las pilastras agrupadas aflojan los pilares, lo que le da al piso superior un aspecto algo empotrado. 

En la parte superior, vigas acodadas, aguilones rotos y piedras angulares con figuras cierran el piso superior y conducen a un ático encima. En él hay algunos jarrones y doce figuras que representan temas relacionados con las estaciones y Hércules. Forran la cúpula en forma de cebolla hecha de una lámina de cobre parcialmente dorada, un símbolo del esplendor sajón en su época de construcción. 

f12

Cuatro águilas polacas tienen una réplica de la corona real polaca en la parte superior. Originalmente, se suponía que Hércules coronaba la Puerta de la Corona con el globo, al igual que la Puerta de la Corona como Puerta de Hércules fue planeado. 

Con la concepción del pabellón de la pared, se cambió la planificación y esta figura se pensó como el final del pabellón de la pared. Sin embargo, las órdenes para la decoración de la figura de la puerta de la corona ya se habían otorgado o llevado a cabo y se coordinaron temáticamente con la coronación originalmente prevista. Esto explica la elección de figuras, particularmente en el área del ático.

Salón de Matemáticas y Física 

Este Salón fue construido entre los años 1710 y 1714, es uno de los cuatro pabellones de esquina y se encuentra entre el pabellón de la pared y la larga galería. Alberga una colección de instrumentos matemáticos y físicos de tiempos pasados.

El salón con paneles de mármol sajón en el piso superior se utilizó originalmente como comedor, teatro o salón de baile, pero ya se utilizó como museo desde el año 1729.

La sala de la gruta con rompecabezas y fuentes en el sótano, sin embargo, mantuvo su función original por más tiempo. Finos chorros de agua rodearon y golpearon a las personas que ingresaron. Las dos estatuas de mármol, Apolo y Minerva, se encontraban en dos de los cinco nichos traseros de la gruta.

Como resultado de la guerra del año 1813, el techo de la sala de la gruta se derrumbó. La sala de la gruta no fue restaurada después, sino que fue abovedada en el año 1815 y utilizada como museo. 

Común a todos los pabellones de esquina es una terraza aguas arriba, desde la cual una escalera con dos columpios conduce al patio interior. Otra característica común de todos los pabellones de esquina es la continuación ininterrumpida de la galería en la planta baja, aquí desde la larga galería hasta la galería de arco contigua.

Pabellón de la pared

Este pabellón se considera el clímax del edificio. Además de las lujosas joyas escultóricas, la peculiar conexión de la escalera y el pabellón lo convierten en uno de los edificios europeos más importantes del período barroco. 

El sótano consta de una serie de escaleras que conducen a la muralla de la ciudad y son la única conexión directa entre el Zwingerhof y el Muro. Dos pasos conducen desde el Zwingerhof a través de cinco puertas hacia el pabellón. Desde allí, una escalera flanqueada por dos fuentes corre hacia una plataforma, donde la escalera se divide en dos brazos en ángulo recto. 

Los dos tramos de escaleras encierran una fuente dentro del pabellón y conducen a la muralla de la ciudad, contra la cual se basa la parte posterior del edificio. En el piso superior del edificio hay un salón de baile con ventanas redondas. Los paquetes de pilastra se interrumpen. Un puente con un pequeño hall de entrada se abre desde la muralla de la ciudad.

Numerosas esculturas pueblan el exterior del pabellón de la pared. Se pueden identificar dos capas iconográficas.

Se supone que la primera capa representa la abrumadora vida natural, encarnada por numerosos rebaños en la planta baja del pabellón. En la zona de la planta baja, los baños de sátiro adornan los seis pilares de las entradas al Zwingerhof; de lado a centro hay primero uno, luego dos y finalmente tres figuras. 

 Se supone que la segunda capa representa la fusión de los mundos de la mitología griega y la pretensión de poder político de Augusto el Fuerte. Así que Permoser Hércules Saxonicus es el representante portador de Augusto el Fuerte, el mundo, el centro iconográfico del escudo de armas sajón-polaco.

f11

Flanqueado por el frontón ciego de un lado, está París con corona de laurel en la forma del juvenil Augusto, que sostiene la corona real polaca en su mano en lugar de una manzana; a su lado está Venus

París simboliza a Augusto el fuerte en su juventud y lleva la corona de Polonia en sus manos. En las cuatro esquinas del pabellón de la pared, grupos de figuras de los cuatro vientos coronan los pilares del edificio barroco. 

Pabellón francés 

El Pabellón francés, junto con una galería de arco, conecta el Pabellón de la pared y la Galería Semper en el conjunto del Zwinger. Su nombre proviene de pinturas francesas que se exhibieron allí hasta 1945. Las paredes y los pisos del piso superior estaban cubiertos con mármol sajón. La sala que llena el piso se llama sala de mármol. 

Los objetos del Museo de Ciencia Animal de Dresde se mostraron en esta área durante mucho tiempo. Desde el año 2007, las piezas de la colección de esculturas se han exhibido en el sótano del pabellón francés y en la galería adyacente. La sala de mármol se utiliza actualmente para conciertos de música clásica.

El pabellón francés es el único pabellón de esquina con una parte posterior de dos pisos. Cierra el lado estrecho del baño de ninfas y sus joyas están temáticamente coordinadas con el baño de ninfas: adornos de caña y concha llegan a los capiteles y los querubines llevan peces y delfines.

Pabellón alemán 

El pabellón alemán fue completado para las celebraciones de la boda en el año 1719, se encuentra entre el pabellón de la ciudad y la Galería Semper. En él hay talleres de restauración de las Colecciones de Arte Estatales de Dresde. Al igual que en el pabellón de porcelana, también hay una extensión de una planta con claraboya en el lado alemán del pabellón. Fue agregado por Haenel durante la restauración de 1854. 

f10

Ciudad o Glockenspielpavillon 

La antigua ciudad y el pabellón del carillón de hoy se completaron en el año 1728, excepto por el trabajo de escultura. Las obras más pequeñas en el pabellón continuaron hasta 1732. El pabellón fue dañado varias veces. La primera vez que fue destruido en el año 1849 fue un incendio en la antigua ópera inmediatamente adyacente, cuyas llamas se extendieron a la parte oriental y también destruyeron una biblioteca científica ubicada allí. El pabellón fue destruido nuevamente en el ataque aéreo en 1945.

Su especialidad es el reloj con un carillón de porcelana Meissen en la fachada del Zwingerhof. Reloj y carillón se instalaron en 1933. Todas las campanas de porcelana fueron originalmente doradas y provistas de un borde blanco inferior. Mientras el reloj sobrevivió a la II Guerra Mundial casi ileso, muchas de las campanas de porcelana dorada fueron destruidas y solo unas pocas fueron preservadas.

Incluso antes de la II Guerra Mundial, el carillón tenía originalmente 24 a 40 campanas de porcelana dorada expandido. Cuando se reconstruyó el pabellón, el carillón recibió nuevamente 40 campanas de porcelana en color blanco. 

Similar a su contraparte, el pabellón de la pared, la planta baja del pabellón del carillón también sirve como pasaje, solo la altura de la pared no tiene que ser superada. Originalmente, era el acceso principal de la ciudad a la perrera. En el interior, dos brazos de escalera en semicírculo conducían a las entradas ubicadas en la base de las galerías de arco posteriores. 

Las estatuas y decoraciones del pabellón del carillón son muy similares a las del pabellón de la pared. Sin embargo, las figuras representan más a menudo héroes de la saga griega y, más raramente, dioses.

Pabellón de porcelana 

Se encuentra entre la larga galería y el pabellón del carillón y alberga la colección de porcelana de Dresde. En el año 1939, la porcelana se exhibió por primera vez en este pabellón. Desde 1962, el pabellón de porcelana alberga las exhibiciones que se subcontrataron al comienzo de la guerra.

A todos estos pabellones existen tres galerías: galerías arqueadas, galerías largas y galerías Samper.

Jardinería y sistemas de agua 

Los jardines del Zwinger nunca alcanzaron el tamaño y la variedad de diseño previstos. En el lado noreste del Zwinger, que se mantuvo abierto hasta el siglo XIX.

 El nuevo palacio residencial, que también estaba preparado para la planificación, habría tenido un jardín de placer en su lado noroeste que podría haberse medido con los grandes modelos europeos. 

En el medio del Zwingerhof hay una pequeña plaza rodeada por cuatro piscinas poco profundas. Los caminos entre ellos enfatizan los ejes desde la puerta de la corona hasta el paso a través de la Sempergalerie y desde la pared hasta el pabellón del carillón. Detrás de las cuencas hay áreas cubiertas de hierba, justo en frente de la Galería Semper, las Galerías Largas.

f9

El diseño actual del patio interior corresponde a los planes de Pöppelmann, quien había planeado un broderie parterre en lugar del césped detrás de las cuencas. El concepto de Pöppelmann no entró en juego a principios del siglo XVIII porque el espacio era necesario para las celebraciones cortesanas.

En el siglo XIX, se prestó más atención al diseño del Zwingerhof y se crearon nuevos jardines. Se crearon pequeños estanques redondos con fuentes bajas, rodeados de naranjos en tinas. Las consolas de fauno en las galerías del arco también se usaron nuevamente de acuerdo con la intención original y se les colocaron pequeños naranjos. 

El director del jardín de la corte, Gustav Friedrich Krause, creó el jardín nuevamente en el año 1876 y plantó el borde del césped con rosas y clemátides. Durante los trabajos de restauración de 1924 a 1936, el Zwingerhof recibió esencialmente su cara actual.

Después de que las fortificaciones de Dresde fueron abandonadas y el foso se rellenó en 1812, surgieron nuevas opciones de diseño. Las paredes de la fortaleza del bastión de Luna y detrás del pabellón de la pared se lijaron parcialmente y el estanque en forma de riñón se construyó al oeste del bastión.

El puente

El puente original de Wallgraben conectaba el suburbio de Dresde fuera del muro de fortificación con el Zwinger del año 1718. Fue construido como una estrecha pasarela de madera que podría haberse desmantelado rápidamente en caso de un ataque. Debido a la ruina o conflictos armados, el puente tuvo que ser reconstruido en los años 1770, 1780, 1930 y 1951.

La Semperoper

Es el edificio de la ópera y fue construido entre los años 1838 y 1841. Considerado una de las joyas de la arquitectura teatral del mundo fue diseñada por al arquitecto Gottfried Semper y fue parcialmente destruido en el bombardeo del año 1945. En este teatro se estrenaron algunas de las mejores óperas alemanas, tres de Richard Wagner y la mayoría de las de Richard Strauss.

Tan pronto como Gottfried Semper hubo diseñado el segundo edificio, se edificó éste en entre los años 1871 y 1878 bajo la dirección de su hijo mayor, Manfred Semper.

f8

De estilo neobarroco decimonónico, el teatro contaba con un interior espléndido. Sobre el pórtico se alzaba una estatua de bronce, que representaba a Dionisio y Ariadna sobre una cuadriga de panteras. 

La fachada oeste del escenario posterior estaba adornada con el escudo sajón, las imágenes del Amor y la Justicia, así como la cabeza de Gottfried Semper. Junto a la entrada, se hallan las esculturas de Johann Wilfgang, Goethe y Friedrich Schiller y en la fachada principal la de Willian Shakespeare, Sófocles y Eurípides.

Este segundo edificio fue destruido durante el masivo bombardeo del año 1945.

En junio del año 1977 se inicio la construcción del tercer edificio que fue inaugurado en febrero de 1985. El desbordamiento del río Elba provocó daños en el edificio en el año 2002.

Detrás del edificio histórico se construyó un moderno anexo, que comprende oficinas, salas de ensayo y un nuevo espacio escénico, conocido como “Semper 2”, con una capacidad de 200 localidades, utilizado para espectáculos de diversos tipos.

El Palacio de Dresde

f7

Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Ha sido residencia de los Electores entre los años 1547 y 1806 y reyes de Sajonia entre los años 1806 y 1918. Desde el punto de vista arquitectónico, el palacio aúna varios estilos, desde el románico hasta el Barroco.

f6Patio principal del palacio

El palacio original consistía en un torreón románico, construido hacia el año 1200 y ampliado entre los años 1471 y 1474. A mediados del siglo XVI se hizo una ampliación de estilo renacentista. Tras sufrir las consecuencias de un gran incendio en el año 1701, Augusto el Fuerte mandó reconstruir gran parte del mismo en estilo barroco.

f5

Durante el reinado de éste y a lo largo de dos periodos distintos, se crearon en el ala occidental las salas del tesoro. Coincidiendo con la llegada del siglo XX, se llevó a cabo una reconstrucción de estilo neorrenacentista, tras lo cual se sucedieron diversas modernizaciones, como la instalación de calefacción por debajo del piso o el alumbrado eléctrico en el año 1914.

La mayor parte del palacio resultó destruida tras el bombardeo de febrero de 1945. Afortunadamente, durante los primeros años de la guerra las autoridades habían puesto las colecciones a salvo en el castillo de Konigstein.

Durante la década de 1960, comenzó la reconstrucción con la instalación de ventanas nuevas. Desde entonces, se han completado multitud de reformas. La famosa “bóveda verde” fue reabierta en el palacio en el año 2005. Allí se pueden admirar, entre otros artículos de valor inestimable, los tesoros de la monarquía sajona.

f4Galería porticada renacentista

EL PALACIO DE MORITZBURG

Es un palacio barroco alemán en la pequeña ciudad de Moritzburg. Se encuentra cerca de la ciudad de Dresde. Es uno de los castillos más bellos de Europa. Está rodeado por un extenso parque con el pequeño castillo de faisanes, el faro del topo y el recinto de caza.

Fue construido entre los años1542-1546 como un pabellón de caza para el duque Mauricio de Sajonia y recibió su aspecto actual en el siglo XVIII bajo el mando de Augusto el Fuerte. La capilla fue añadida entre los años 1661 y 1671 y es un buen ejemplo del estilo barroco temprano.

El castillo, cuyo eje principal corre de sur a norte, se eleva sobre una isla artificial en el estanque del castillo. El edificio barroco de cuatro alas con sus cuatro torres conectadas directamente con el edificio principal descansa sobre un nivel de sótano parecido a un pedestal. Ocho antiguas casas de guardia se agrupan en la isla alrededor del castillo.

F2

La integración armoniosa en el paisaje del castillo se completa por el norte con los jardines posteriores. Los bosques y lagos de los alrededores han sido un área de caza favorita de los electores y reyes de Sajonia.

Además de la colección de arte del palacio, alberga valiosos muebles barrocos sajones, porcelana, pinturas y empapelado de cuero del siglo XVIII, así como una de las colecciones de trofeos de caza más grandes y completas del mundo.

f3

El comedor es la sala más grande del castillo, donde se celebran actos festivos tradicionales. Las paredes están decoradas con numerosos cuernos rojos de ciervos, incluyendo los más grandes del mundo.

 La catedral Hofkirche

Es el mayor edificio religioso de Sajonia. Esta enorme iglesia barroca de 4. 793 m2, está construida en piedra arenisca. La nave principal tiene 52 m de longitud y 18 m de anchura, con una altura de 32 m. La torre alcanza una altura de 86 m.

El edificio presenta de tres naves y tiene una distribución un tanto heterodoxa. Alrededor de la nave central, hay un pasillo de 3,50 m de ancho para hacer procesiones, ya que en la evangélica Dresde no se podían hacer procesiones católicas al aire libre.

F1

Sobre la balaustrada que rodea toda la nave, se encuentran 78 figuras de santos de 3,50 m de altura esculpidas también en arenisca entre los años 1738 y 1746. En el interior hay un púlpito barroco, un retablo y el mayor órgano que tiene 47 registros sobre tres teclados y pedales, del año 1755. Junto al recipiente con el corazón de Augusto el Fuerte, se halla la cripta con los sarcófagos de la dinastía Wettin.

Dresde, un gran descubrimiento
Comentarios