martes. 23.07.2024
Marcha con la bandera de la Carbonaria en la plaza Marquês de Pombal el 5 de octubre de 1910

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut | Portugal experimentó un importante cambio político en el año 1910 con la llegada de la República y el fin de la Monarquía de los Braganza.

Pues bien, el Gran Oriente Español envió un mensaje de felicitación al nuevo Gobierno de Portugal, que quería fuera extensible al pueblo portugués, “por haberse constituido en República”.

El Gran Oriente quería dejar claro que la masonería era ajena a los intereses y competencias de los partidos políticos, pero se interesaba por todo lo que significaba el triunfo de todo o parte de su trilogía fundamental, esto, Libertad, Igualdad y Fraternidad que, como vemos, se asociaba al cambio de régimen, dejando claro, así creemos, sus ideas, a pesar de que, en principio, la masonería no debía decantarse por ningún tipo de régimen.

En 1910, el Gran Oriente Español envió un mensaje de felicitación al nuevo Gobierno de Portugal “por haberse constituido en República”

Se consideraba que Portugal había cerrado una “era de perturbaciones y de escándalos” y había abierto el camino a las reivindicaciones justas, el progreso y la libertad.

La masonería, en consecuencia, no podía dejar de aplaudir y agradecer lo que se había realizado porque podía constituir un ejemplo a tener en cuenta por “cuantos pueblos padecen males” y que Portugal había aplicado un remedio. ¿Era una alusión velada a España?

Para el Gran Oriente Español Portugal ya era independiente y republicano, y por ello muy pronto ocuparía el lugar que merecía entre las naciones latinas.

Gobierno provisional de la República Portuguesa en 1910
Gobierno provisional de la República Portuguesa en 1910

El mensaje iba firmado por el gran maestre, Miguel Morayta y por el gran secretario adjunto, Basilio Lancha, y tenía fecha de 8 de octubre de 1910. Salió publicado en el número del 26 de octubre de ese año del Boletín del Gran Oriente Español. Nos parece importante señalar que la sublevación republicana fue del día 5, es decir, que no se tardó nada en felicitar a las nuevas autoridades lusas.

El Gran Oriente Español ante la llegada de la República a Portugal