#TEMP
domingo. 07.08.2022

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado este miércoles que si gana las elecciones del 20 de noviembre no modificará la fiscalidad de las rentas del trabajo, pero ha abierto la puerta a hacer "algún ajuste" en las rentas de capital.

Rubalcaba se ha expresado así preguntado sobre si modificaría el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) en caso de llegar a la Moncloa, durante una rueda de prensa convocada para denunciar que con sus recortes las comunidades autónomas del PP están traspasando "líneas rojas", el derecho a la educación y a la sanidad.

En su comparecencia, el candidato ha emplazado al líder del PP, Mariano Rajoy, a aclarar su posición sobre el futuro de las pensiones, advirtiéndole de que "depende" es "una respuesta malísima". Rubalcaba, que el lunes garantizó que si gana no congelará las pensiones en 2012, ha afirmado que esto es así porque gracias a la reforma "profunda" que hizo el Gobierno no será necesario congelar las pensiones "nunca más".

Su objetivo, ha recalcado, era que se paguen sin problemas durante 50 años, "y eso incluye el año que viene y el siguiente". "No las tenemos que congelar entre otras cosas porque hicimos una reforma para impedirlo", ha proseguido, antes de recordar que el PP no apoyó esa reforma. Por eso, ha emplazado ahora a Rajoy a aclarar qué va a hacer, si va a reformar el sistema de pensiones y en qué dirección.

A juicio de Rubalcaba, España no está para responder "depende", sino para "ideas claras, propuestas claras y cuentas claras". Así, ha adelantado que su intención es precisamente utilizar la campaña electoral para dar a conocer sus propuestas y sus "cuentas" y ha confiado en que Rajoy haga lo mismo.

El candidato ha hablado de dos objetivos, "consolidación fiscal sí pero consolidación del Estado del bienestar también" y tres vías para conseguirlo, aumento de impuestos, ahorro de gasto y lucha contra el fraude fiscal. Sin embargo, ha dejado los detalles para más adelante y se ha limitado a asegurar que compondrá "un escenario equilibrado" y que "las cuentas saldrán, estarán claras".

Sí ha apuntado que, además de un impuesto de grandes fortunas y un impuesto a los bancos, pedirá esfuerzos también a "algún otro sector" que no ha precisado. No ha desvelado planes sobre las sociedades de inversión conocidas como SICAV, y sobre la financiación sanitaria ha emplazado al sábado, en la Conferencia Política del PSOE, para dar a conocer su propuesta. Eso sí, ha dejado claro que 'cuadrará' las cuentas de la sanidad pública para que ninguna comunidad pueda poner como excusa la falta de financiación para privatizar la sanidad.

Por el lado de los ingresos, se ha congratulado de estar "más acompañado" en su defensa de un impuesto de grandes fortunas, ahora que el PP ha afirmado que no derogará el actual impuesto de patrimonio aunque Rajoy lo tachó de "injusto, absurdo y disparatado".

En esa misma línea, ha subrayado que el presidente catalán, Artur Mas, también ha propuesto un impuesto similar -"impuesto de patrimonio reformado, lo que yo dije el 9 de julio", ha opinado-. Así, se ha mostrado convencido de que contará con el voto de CiU si llega al Gobierno y se propone modificar el impuesto de patrimonio para convertirlo en un impuesto de grandes fortunas.

Ha recordado también su propuesta de una agencia contra el fraude fiscal y de reformar las diputaciones para ahorrar 1.000 millones de euros, pero ha dejado para más adelante la presentación completa de sus previsiones de ingresos, ahorros y gastos.

Eso sí, ha rechazado las previsiones de quienes estiman que en 2012 España deberá acometer una consolidación fiscal de al menos 20.000 millones de euros. Rubalcaba -dando por hecho así que en 2011 se cumplirá la reducción del déficit al 6 por ciento del PIB-, ha subrayado que para llegar al 4,5 previsto para 2012 el recorte se cifraría en 16.000 milllones. Eso si la economía no crece, ha puntualizado, para añadir que España está creciendo entre un 0,8 y un 1 por ciento. "Ya quisiera Francia", ha apostillado.

Rubalcaba ha comparecido este miércoles como parte de una ofensiva del PSOE para denunciar los recortes de los gobiernos autonómicos 'populares', en especial en sanidad y educación, y ha recordado a las comunidades autónomas que el año que viene tendrán una financiación de 8.000 millones adicionales, de manera que tienen margen para hacer política.

En este sentido, ha cargado especialmente contra la Comunidad de Madrid por hacer un "recorte sustantivo" de profesores interinos y al mismo tiempo "favorecer" a los colegios de élite con desgravaciones fiscales a sus alumnos. En cambio, ha avalado la política educativa de la Junta de Andalucía, poniéndola como ejemplo de que que "se pueden hacer ahorros" y combatir el déficit sin tocar los derechos de los alumnos.

A la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, le ha vuelto a dejar claro también su rechazo a una policía autonómica en esta comunidad, y más aún si sus "argumentos" son que la Policía no funciona, sobre todo porque la cifra de delincuencia "baja cada año". "Otra cosa es que no hagan lo que ella quiere, pero la Policía lo que hace es que cumple las leyes", ha remachado.

"Recortar en sanidad y educación es una línea roja que no se debe superar”
Comentarios