lunes 18/1/21

El Palacio de Schönbrunn, el lujo vienés

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Es conocido como el Versalles vienés”. Es uno de los principales edificios históricos y culturales de Austria. Desde el siglo XIX ha sido una de las principales atracciones turísticas de la ciudad y ha aparecido en postales, documentales y diversos filmes cinematográficos.

Dentro de la iglesia hay importantes pinturas del pintor Giambattista Pittoni, que muestran la educación de María y San Juan Nepomuceno. Fue en su tiempo el pintor más solicitado por todas las cortes reales europeas. El palacio, junto con sus jardines, fue nombrado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 1996.

La historia de Schönbrunn y de sus edificaciones predecesores procede de la Edad Media. La propiedad entera fue denominada “Katterburg” desde los inicios del siglo XIV y fue parte del campo de dominio del monasterio Klosterneuburg. En los próximos siglos serán varios arrendatarios, entre ellos personas famosas como el alcalde de Viena, Hermann Bayer en el año 1548, quien amplió las edificaciones y las hizo convertir en una mansión.

f15

La propiedad fue comprada por el emperador Maximiliano II en el año 1559. Según el contrato de compra consta una casa, un molino, un establo, un jardín de esparcimiento y uno de frutales.

El emperador Maximiliano II hizo construir un pequeño palacio de caza en el año 1559. Después de la muerte de Fernando II, en el año 1637, Eleonora de Gonzaga, que era la viuda del emperador, se traslado se traslado a este palacio. Ella era una amante del arte y aquí tenía una vida social muy destacada. Hizo construir un palacete de esparcimiento en el año 1642, junto con eso se dio el cambio del nombre Katterburg al de Schönbrunn, el que se hizo constar en este año por primera vez.

Este palacio así como numerosos edificios de la ciudad de Viena serán destruidos completamente en el segundo sitio de Viena en el año 1683 por parte del Imperio Otomano. A raíz de ello, el emperador Leopoldo I encarga al arquitecto Johann Bernhard Fischer von Erlach la construcción de un palacio para su hijo José I. Este arquitecto había sido educado en Roma.

El arquitecto presenta un plan cuya realización resulta ser un proyecto mucho más reducida a sus pretensiones iniciales. Su construcción comenzaría en el año 1696 y finalizaría entre los años 1699 y palacete destruido.

f14

Las obras en los flancos fueron suspendidas en el año 1701 debido a la guerra española de Sucesión y a los problemas financieros relacionados. Después de la muerte inesperada de José cesaron las obras completamente. Actualmente, sólo queda la Capilla de Palacio y la Escalera Azul con un fresco del pintor Sebastiano Ricci. 

El emperador Fernando II se educó en la corte española, y había comenzado ya unos años antes a criar caballos españoles. Esto contribuyó de modo determinante al establecimiento de la Escuela Española de Equitación de Viena en el año 1572. En el año 1683, surge la escuela ecuestre en el establo palaciego. Con el ataque otomano fue destruida la escuela de caballos.

Fue lenta la reconstrucción de la destruida escuela ecuestre. Solo entre los años 1729 y 1737 recibió un alojamiento adecuado. Posteriormente, se produce la construcción de la escuela ecuestre de invierno en el Palacio Imperial de Viena, según los planes de José Emanuel Fischer de Erlach por orden de Carlos VI.

El arquitecto Johann Aman lleva a cabo una unificación y simplificación de la fachada entre los años 1817 y 1819, siguiendo ya claramente los dictados del clasicismo. De esa época es también el color amarillo tan característico de la fachada, que hasta el siglo XX constituiría una de las señas de identidad de la monarquía habsburga, pues todos los edificios oficiales estaban pintados con el mismo color.

La antigua residencia de verano de los Habsburgo destaca con sus esplendorosas estancias imperiales y un fantástico jardín. Aquí residieron en su día María Teresa, el emperador Francisco José, la emperatriz Isabel y otros monarcas.

Carlos VI no mostró especial interés en Schönbrunn, pero será su hija, María Teresa quien convertiría el palacio en residencia veraniega de los Habsburgo. Situación que conservaría hasta el final de la monarquía en el año 1918.

f13

MARÍA TERESA

En el año 1728 el emperador Carlos VI adquirió la mansión completa, más fue a visitarla únicamente para la caza de faisanes. Luego le regaló Schönbrunn a su hija María Teresa, la que siempre había tenido un gran afecto para el palacio rodeado por los jardines. Así empezó la época gloriosa para Schönbrunn. El palacio se convirtió en un centro para la vida áulica y política.

María Teresa celebró en el año 1742 la victoria contra sus adversarios en la toma del trono con el famoso carrusel de las damas en la escuela ecuestre de invierno. Esta escena fue retratada por Martín van Meytens y le dio nombre al cuarto de Schönbrunn, donde fue colocado su retrato desde el año 1858.

Bajo la influencia directa de la joven monarca y bajo la guía del arquitecto Nikolaus Pacassi se convirtió y amplió el palacete de caza Schönbrunn a un palacio de residencia. Pacassi fue designado arquitecto palaciego para convalidar sus méritos, en el año 1749.

El palacio de Schönbrunn tenía que brindar alojamiento y abastecimiento para más de 1.500 personas. Por deseo explícito de María Teresa fue construido un teatro palaciego en la sección norte del palacio, cuya inauguración se celebró en el año 1747.

Durante el gobierno de María Teresa se procede además a una ampliación importante del palacio bajo la batuta del arquitecto Nikolaus von Pacassi, quien ya había trabajado también para la familia imperial. Este palacio es una de las pocas muestras existentes del llamado rococó austríaco.

Los primeros trabajos de construcción empezaron en el invierno del año 1742 y culminaron en un proyecto grande de reformas, que dieron la apariencia al palacio de hoy en día. En la primera etapa de reformas entre los años 1743 y 1749, Pacassi dirigió la ampliación de los cuartos de audiencia y de residencia en el ala oriental para la pareja imperial venidera.

Los trabajos siguientes incluyeron la demolición de la escalera monumental central de Fischer en el lado del patio de honor, para crear un vestíbulo grande de paso en el primer piso del risalit central y en el piso de lujo de la parte superior la Galería Grande y Pequeña.

f12

Estas dos galerías en el centro del palacio brindaron suficiente espacio para festividades grandes, para fiestas de la familia en un ámbito más íntimo servía la Galería Pequeña. Estas primeras reformas no incluyeron ni la decoración abundante de molduras en yeso, ni los frescos en el cielo raso de los dos salones de festejos. 

Otras reformas en estos tiempos fueron las arcadas de conexión a las alas laterales a lo largo del patio de honor. Estas alas se llamaron secciones de los caballeros por que servían de alojamiento para el personal superior del palacio. Colindantemente fueron erigidos dependencias amplias hacia Meidling y Hietzing.

Las obras de la segunda etapa entre los años 1752 y 1765 no se limitaron a la ampliación de las edificaciones y a los trabajos externos, también se concentraron en la decoración de los cuartos de representación.

El arquitecto Johann Ferdinand Hetzendorf von Hohenberg asume la dirección de los trabajos de construcción del palacio en el año 1765. Su obra más significativa es la Glorieta, que completa ópticamente el gran parque palaciego.

Después de la muerte repentina del emperador Francisco I Esteban en el año 1765, lo que fue un golpe fuerte para María Teresa, continúo un nuevo período de decoración. La emperatriz viuda hizo decorar varios cuartos en conmemoración a su esposo en el ala este del palacio y no escatimó en la decoración con costosos paneles barnizados de origen chino y frisos preciosos de madera, los que se conservaron hasta el día de hoy.

María Teresa dejó decoró el primer piso entre el año 1769 y el 1777, los así llamados cuartos con pinturas de paisajes exóticos, donde habitaba durante los meses calientes de verano hasta su muerte.

EL PALACIO A PARTIR DEL SIGLO XIX

Después de la muerte de María Teresa, el palacio quedó deshabitado, hasta que a los inicios del siglo XIX, el emperador Francisco III lo volvió a utilizar como residencia de verano. En esta época, Schönbrunn fue ocupado dos veces por Napoleón en los años 1805 y 1809, donde el emperador francés entre otros también habitaba los cuartos de conmemoración a Francisco I Esteban en el ala este. 

f11

El catorce de octubre del año 1809 se firmaba en el palacio el contrato de Schönbrunn, el que marcaba con la derrota cerca de Wagram el fin de la guerra de independencia contra Napoleón. Una época había terminado.

Después de la muerte de María Teresa el palacio quedó deshabitado hasta que a los inicios del siglo XIX el emperador Francisco II/I lo volvió a utilizar como residencia de verano.

Con ocasión del Congreso de Viena en los años 1814 y 1815, se veía claramente, que Schönbrunn necesitaba urgentemente de una renovación. En el transcurso de estas obras Francisco III también hizo reformar las fachadas entre el año 1817 y 1819 según los planes del arquitecto palaciego Juan Aman, lo que trajo modificaciones cruciales.

Aman quitó de la fachada la decoración opulenta de rococó de Pacassi y dejó el palacio en su apariencia actual con su ya típico amarillo de Schönbrunn, con su forma sobria y reducida a pocos elementos de adorno.

EL EMPERADOR FRANCISCO JOSÉ

Francisco José nació en el año 1830 en Schönbrunn. Cuando ascendió al trono en el año 1848, el palacio iba a vivir otra época gloriosa. El emperador joven escogió Schönbrunn como residencia preferida suya, donde pasó la mayoría de su vida. Se instaló en las habitaciones del ala occidental ubicadas hacia el patio de honor, donde vivió hasta su muerte, el veintiuno de noviembre del año 1916.

f10

El emperador Francisco José se casó con la bella princesa de Baviera, Elisabeth conocida como Sisi, en el año 1854. Los gobernantes y diplomáticos de todo el mundo fueron a rendir homenaje a la pareja que dominaría media Europa. Su imperio tenía una población de 56 millones de habitantes y se extendía por Austria, Hungría, Alemania, Chequia, Eslovaquia, Italia y Rumanía.

Mientras que los cuartos de representación quedaron casi iguales, las habitaciones privadas del emperador fueron redecoradas. El mobiliario con su esencia sencilla y más bien villana, que todavía esta existente, deja ver el carácter personal de Francisco José.

Con ocasión del matrimonio inminente con Elisabeth, duquesa de Baviera, en el año 1854 se le preparó a la emperatriz futura un apartamento en el ala occidental hacia el jardín de cámara de Hietzing, varios cuartos, de los cuales el salón de la emperatriz constituyó el centro.

f1

De cara a la exposición mundial en el año 1873 en Viena, se realizaron a partir del año 1869 restauraciones amplias, considerando la decoración preexistente de origen rococó del siglo XVIII, que fue complementado y renovado en estilo neo-rococó como expresión del estilo imperial.

Las obras se extendieron hasta las dos galerías y las habitaciones en el ala oriental. En estos cuartos se engalanaron las paredes con tapicerías de la colección imperial o con damasco de piña rojo, así como se pueden ver hoy en día.

En estos mismos trabajos se le quitó a la Galería Pequeña los estucos de falso mármol del siglo XVIII y se la aplicó una pintura de blanco pulido hasta que brillo con adornos opulentos de oro en forma de broches y de arreglos de trofeos y de armas.

f9

LAS SALAS DEL EMPERADOR FRANCISCO JOSÉ Y SISI

El palacio cuenta con un total de 1.441 salas, de las cuales 45 pueden ser visitadas. Las instalaciones interiores son de estilo rococó. La Salón de los Espejos del palacio de Schönbrunn vio a Mozart interpretar piezas musicales cuando tan solo era un niño prodigio.

En el Gabinete Chino Oval, María Teresa celebraba sus conferencias secretas con el canciller de estado, el príncipe Kaunitz.

Napoleón pronunció una conferencia “Vieux-Lacque”. El Salón Chino Azul fue el lugar en el que, en 1918, el emperador Carlos I firmó su renuncia a gobernar pues era el final de la monarquía.

f2

El Salón del Millón, revestido con palo de rosa y con ricas miniaturas traídas de India y Persia, es una de las salas rococó más hermosas que existen. En la Gran Galería se reunieron los miembros del Congreso de Viena de 1814/15.

Se esconden impresionantes fuentes, estatuas, monumentos, árboles y flores, además de la espléndida Glorieta, en el parque del palacio de Schönbrunn. El Museo de carruajes imperiales, el jardín del Príncipe Heredero, el jardín Oraniengarten, el laberinto, el zoológico, la Casa de las Palmeras y la Casa del Desierto también forman parte del parque del palacio.

f8

Jardines del Palacio Schönbrunn

Fueron abiertos al público por José II en el año1779 y sus atracciones se esconden entre la arboleda. El Gran Parterre, entre la fachada posterior del palacio y la Fuente de Neptuno, separa los dos parterres laterales, ambos con forma de estrella alrededor de una fuente.

Están las llamadas ruinas romanas en el parterre izquierdo. En el de la derecha, el laberinto. Rodeando la Fuente de Neptuno se llega hasta los caminos. que llevan al jardín superior. Allí. las protagonistas son las cuidadas praderas y los grandes árboles.

Dominando los jardines y el palacio, se encuentra la Gloriette. Una construcción que sirve como mirador y cuya parte central bien podría ser un Arco de Triunfo coronado por un águila imperial. Se puede subir a su cubierta para disfrutar de una perspectiva diferente del Palacio Schönbrunn.

Podemos contemplar dos invernaderos en los jardines de Schönbrunn. En estos grandes invernaderos, podemos contemplar en el primero un jardín tropical y el segundo en un pedazo de desierto. Hay un jardín conocido como Jardín Privado en la parte oriental del palacio.

f7El laberinto del palacio

Esta zona está protegida del viento durante el verano, lo que la ha convirtió en el lugar perfecto para colocar árboles de la colección de cítricos de la Autoridad Federal de Jardines de Austria. Se puede pasear el Jardín del Príncipe Heredero, al que rodea una pérgola con cinco pabellones. El central se utiliza como observatorio.

Justo frente a los anteriores jardines se encuentra la entrada al Jardín de los Naranjos. En él se encuentra una de las dos orangeries más grandes del mundo junto con la de Versalles. En ese invernadero se cuidaban ya en el siglo XVIII los brotes de los naranjos, que más tarde adornarían el jardín.

f3

Museo de Carruajes Imperiales

En su interior se pueden ver un buen número de los carruajes utilizados por los emperadores y emperatrices austriacos. Hay trineos de los que tiraban caballos cuando la ciudad estaba cubierta de nieve y carruajes en miniatura construidos para los miembros más pequeños de la realeza.

Durante el recorrido se puede ver la evolución que tuvo este tipo de transporte, contemplar donde se sentaban los lacayos dependiendo del tipo de carruaje y sorprenderse con los elegantes interiores de estos coches de caballos.

Entre las piezas más llamativas, que se pueden ver en este museo está el carruaje de 4.000 kilos bañado en oro, que se utilizó en la coronación de Francisco I o el coche fúnebre de Sisi. También, se exponen algunos de sus vestidos de Sisi, que dejan patente su altura y extremada delgadez.

f6

La colección de este museo está considerada como una de las más importantes del mundo en su género, teniendo en su colección los coches mejor conservados de los siglos XIX y principios del XX.

OTROS LUGARES INTERESANTES

Tiergarten Schönbrunn

Es el zoo vienés, un lugar que hará las delicias de los más pequeños y en el que se pueden ver desde elefantes de Nepal a tortugas de Isla Mauricio, pasando por los pandas de China, estrellas de este parque zoológico.

Museo de los niños de Schönbrunn

Es una forma divertida, de que los niños descubran como era la vida en palacio. La forma de vestirse, de poner la mesa y otras curiosidades, todo de una forma entretenida, que hará que sientan, que están jugando a la vez que aprenden un poquito de historia.

f5Cuadro de Sisi

LAS TRAGEDIAS DEL PALACIO SCHÖNBRUNN

Fruto del matrimonio entre el emperador Francisco José y Sissi fueron tres hijas y un hijo, el cual debía ser el heredero del imperio. De nombre Rodolfo, éste se enamoró de una plebeya y le obligaron a abandonarla. Desesperado, se suicidó en el año 1889. Como las mujeres no podían reinar, Francisco Fernando sobrino del emperador pasó a ser el sucesor al trono.

La asesinaron por una puñalada en el corazón en un viaje de Sissi a Ginebra, en el año 1898. Más tarde, Francisco Fernando fue asesinado en el año 1914 en Sarajevo, es lo que desencadenó la I Guerra Mundial.

Francisco José, por lo tanto, tuvo una vida familiar llena de desgracias. Perdió de forma violenta a su hijo, su esposa, de cuya ausencia no pudo superar y su sobrino sucesor del trono. Asimismo, tuvo tres hermanos de los cuales uno fue fusilado en México, otro murió de tifus y el otro fue exiliado por tener relaciones homosexuales con un menor.

f4

El Palacio de Schönbrunn, el lujo vienés
Comentarios