domingo. 14.07.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Fran Nieto

Hay muchos motivos para saludar con gratitud Caterina, el libro escrito por Carlo Vecce y que se ha convertido en una sensación literaria en un tiempo récord. El revuelo, sin embargo, como siempre, probablemente corre el riesgo de perder de vista el meollo de las preguntas planteadas por Sorriso. La primera, en mi opinión, es la relativa al género literario. Como sabemos, la crítica contemporánea lucha desde hace décadas, a modo de clasificación, en torno a la categoría de ficción (y no ficción), sometida a exámenes tan sutiles como inertes desde un punto de vista de la interpretación de los textos.

La duda nos surge cuando debemos encuadrar la obra en el género de la ficción o en el de no ficción. La documentación histórica que lo sustenta impide situarlo tout court del lado de la ficción, con la que comparte una fuerte carga emocional y un deseo de participación activa del lector. Pero esto no nos autoriza a situarlo en el lado de la no ficción, es decir, de una obra predominantemente de no ficción, orientada a la pura comunicación de un mensaje, aunque este componente sea claramente visible en el libro. 

Su autor, que aparece al final del libro para ofrecer a quien quiera una línea hermenéutica, una clave de comprensión, es un erudito destacado, alumno de Billanovich

La trama podría ser sencilla, una expedición de soldados en busca de esclavos y conquistas llega a las zonas de Circasia, intercepta a un grupo de soldados liderados por el valiente líder local, un tal Jacob que también había traído consigo a su hija de poco más de once años. años y disfrazado de niño. El padre es asesinado y el joven es capturado, comienza así una larga odisea que la verá recorrer una larga ruta mercantil, desde Tana (la zona de jurisdicción veneciana y genovesa del Mar Negro) hasta Constantinopla, luego Venecia, la laguna y finalmente las zonas cercanas a Florencia, Vinci, para concluir.

Se podría objetar inmediatamente que las narrativas actuales son a menudo una mezcla de hechos y ficción. Sin embargo, es imposible pensar en Caterina como una bioficción pura, como una biografía novelada, como el hilo tendido por la historia. ¿Es entonces una novela de no ficción, una historia de acontecimientos que realmente sucedieron pero plasmados en forma de novela?. Cada lector que saque su propia conclusión.

Cuando se cuentan historias como estas, cuando se escribe la novela de los migrantes y los explotados, de los borrados, de los condenados de la tierra, lo que surge de ella sólo puede ser la epopeya de la vida desnuda

El autor utiliza todas las artes más refinadas de la narratología contemporánea pero, en última instancia, se burla de ellas. Cuando el lector desapasionado lo cierra siente que debe volver a comprenderlo, si no lo ha hecho ya, a otras formas, a otros modos. Es una gran novela épica, cuyo aliento intenta visibilizar la existencia de quienes han quedado abrumados, de quienes literalmente se han ahogado en el mar de la historia. Es el libro no de los humildes sino de los pobres, de los abandonados, de aquellos que están privados de voz, rostro y dignidad, y que ni siquiera pueden frecuentar los márgenes y las salidas secundarias de la historia colectiva.

Cuando se cuentan historias como estas, cuando se escribe la novela de los migrantes y los explotados, de los borrados, de los condenados de la tierra, lo que surge de ella sólo puede ser la epopeya de la vida desnuda. Hay una inspiración religiosa en la escritura de Caterina, posible sólo para aquellos que no ven la literatura como un alarde ni su propia escritura como la epifanía de una salvación de los narcisos, sino como la práctica pura, sencilla y artesanal, de una gesto de 'existir'. Un gesto parecido al del zapatero o del albañil, del labrador o del obrero. Un gesto humano, cotidiano, que sirve a la vida de un pueblo y no se distancia altivamente de él.

Su autor, que aparece al final del libro para ofrecer a quien quiera una línea hermenéutica, una clave de comprensión (muy relacionada con la confesión), es un erudito destacado, alumno de Billanovich. Es fácil decir cómo logró escribir un libro como este. Lo escribió como un verdadero filólogo. Con su brillante pluma, con sus dotes de narrador, claro. Pero animado y dirigido desde el principio por la postura de quien ha dedicado tiempo y cariño a su investigación y no considera las cartas un apéndice del trabajo creativo sino su razón de peso. Una reflexión postrera, que obviamente está influenciada por la luz de los tiempos que vivimos y es un recordatorio sentido y fuerte de la necesidad de la hospitalidad, y Caterina se convierte en cierto modo en el estandarte de quienes llegan. en un nuevo país y le trae todo el tesoro de su singularidad y diversidad.

'Caterina', de Carlo Vecce