sábado 22.02.2020
PUEBLOS Y PAÍSES DEL MUNDO

El Líbano, un país en la encrucijada

El Líbano, un país en la encrucijada

Tiene una superficie de 10.450 km². Limita al norte y al este con Siria, al sur con Israel y al oeste con el mar Mediterráneo.

El relieve del Líbano es, en general bastante montañoso y puede dividirse en cuatro grandes unidades estructurales:

  • Una estrecha franja costera que alberga las principales ciudades, como Beirut, Trípoli, Biblos, Sidón y Tiro, además de otras ciudades y pueblos.
  • La cordillera del Líbano formada por una masa caliza con numerosas gargantas y cuya altura máxima es el pico Qurnat as Sawda con 3.088 m de altura, destacando también otros picos como al-Mounaitra con 2.911 m en el norte; Sannin con 2.628 m y el al-Knaissa con 2.032 m, habiendo otras muchos montes de entre 1.900 y 2.700 metros. Es un territorio húmedo debido a las altas precipitaciones que recibe.
  • La depresión del valle de la Bekka. Se extiende a lo largo de los ríos Litani y Orontes, entre la cordillera del Líbano al oeste y el Antilíbano al este. Situado a 30 km aproximadamente al este de Beirut, el valle de la Bekaa es el extremo más septentrional del Gran Rift Valley, que abarca desde Siria, pasando por el mar Rojo, hasta África. Tiene un clima mediterráneo de inviernos lluviosos y suaves y veranos cálidos y secos.
  • La cordillera del Antilíbano, que constituye el límite natural con Siria.

f15

La mayoría del Líbano posee un suelo marrón rojizo denominado terra rossa. A lo largo de la costa, en el valle de la Bekaa y en el noreste, hay suelos aluviales más ricos. Sin embargo, la erosión es muy importante, y las zonas montañosas son rocosas y yermas.

El territorio del Líbano se reparte entre dos ecorregiones de bosque mediterráneo en función de la altitud: el bosque del Mediterráneo oriental en las zonas bajas y el bosque montano de Anatolia meridional en las más elevadas

Los ríos tienen por lo general régimen torrencial; los dos más importantes del país, el río Litani y el río Orontes, tienen aguas perennes y bastante caudal los dos, si bien ninguno es navegable.

El clima del Líbano está influido por dos factores: el relieve y la proximidad o lejanía del mar. Se distinguen, por tanto, un clima costero, bastante árido y templado, de caracteres netamente mediterráneos, uno de montaña y uno árido y seco, más al este.

En su capital Beirut, la pluviosidad anual oscila entre 800 y 900 mm, y los promedios de temperatura de enero y agosto son de 14,4 °C y 25,6 °C, respectivamente. En la vertiente oeste de la Cordillera del Líbano se alcanzan los 2000 mm anuales. La fosa sinclinal es mucho más seca, con menos de 400 mm de lluvias al año.

El litoral tiene un clima mediterráneo con inviernos suaves y veranos largos y cálidos. En la montaña los inviernos son fríos, con frecuentes heladas.

El bosque cubre el 0,7 % de la superficie total del país. La vegetación es típicamente desértica en la franja costera y también, en general, en las regiones poco elevadas; según el tipo de suelo predomina la maquia o la garriga.

f14

Los abetos y los cedros se encuentran en algunos parajes de montaña situados entre los 10 y los 20 m, con hayas, abetos y cedros en los montes del norte; frondosos bosques de pinos y encinas cubren las vertientes de los montes meridionales.

Los bosques de cedro de Líbano eran muy famosos en la antigüedad, pero la tala intensiva a lo largo de los siglos ha reducido la superficie boscosa a una fracción de su extensión original. Los cedros de Líbano han sido citados en la Biblia y otras obras de la literatura antigua y continúan siendo un referente del orgullo nacional. De hecho, en la bandera del Líbano figura un cedro.

El territorio del Líbano se reparte entre dos ecorregiones de bosque mediterráneo en función de la altitud: el bosque del Mediterráneo oriental en las zonas bajas y el bosque montano de Anatolia meridional en las más elevadas.

El Líbano tiene una población de unos 6.100.000 de habitantes y con una densidad de 350 hab/km².

La pirámide de población actual demuestra una sociedad mayoritariamente joven lo que corresponde a la mitad de la población del país. Cuanto más se sube, más pequeño es el número de personas, lo que demuestra que los ancianos son pocos en el país. En verdad, los ancianos con más de 65 años suman tan solo el 9% del total de la población.

La pirámide poblacional nos muestra que el número de mujeres supera el número de hombres. No obstante, es posible notar que el número de hombres es mayor que el de mujeres hasta el rango de los 30 años, lo que cambia después de tal edad. Así, se puede inferir que los hombres están muriendo antes que las mujeres.

En el grupo de los 40 a los 50 años es donde se percibe el más grande cambio entre hombres y mujeres, pues el número de hombres pasa a ser inferior al de mujeres.

Además, es importante destacar que el 87,4% de la población del país vive en áreas urbanas, y la previsión para el año de 2032 es que esa cifra llegue al 91%.

Por el análisis de la pirámide poblacional actual y de las de los años 1992 y 2032, se puede percibir que ocurren diversos fenómenos de transformación en la sociedad libanesa.

f13

La tasa de fecundidad disminuye a cada año, siendo de 1.8 hijos por mujer, La mortalidad infantil, al mismo tiempo, también está disminuyendo, con 15/ 1000 nacimientos, por lo que se concluye que durante las últimas décadas, las rápidas disminuciones de la fecundidad y la mortalidad registradas han dado lugar a una transición demográfica importante.

La esperanza de vida en 1992 era de 70 años. En 2012 es de 75 y la proyección para 2032 es de 79 años.

El país tiene la sociedad más religiosamente diversa de todos los estados dentro del Oriente Medio, que comprende 18 sectas religiosas reconocidas. Las dos religiones principales son el islam tanto en su corriente suní y chií, suponiendo el 54 % de seguidores. El cristianismo ya sea maronita, ortodoxo griego, melquita, protestantismo, y ortodoxo armenio con el 40,4 % de la población del país.

Es un país ideal para desarrollar la agricultura ya que tiene una buena disponibilidad de agua, fertilidad del suelo es muy buena y tiene la proporción más alta de tierra cultivable en el mundo árabe

También la religión de la minoría drusa en el Líbano, se designa como una de las cinco comunidades musulmanas libanesas, aun cuando ellos no se consideran a sí mismos como musulmanes.

Líbano difiere así de otros países de Oriente Medio donde los musulmanes son mayoría abrumadora y se asemeja más a Bosnia y Herzegovina o Albania en cuanto a la religión en estos países, al tener una mezcla diversa de musulmanes y cristianos suponiendo cada comunidad aproximadamente la mitad de la población del país.

La lengua árabe es el idioma oficial del Líbano. Para usos oficiales y comerciales están muy extendidos tanto el inglés como el francés, la minoría étnica armenia habla el idioma armenio.

SU ECONOMÍA

La economía del Líbano es bastante atrasada aunque si la compramos con sus vecinos, se puede decir que está en la parte alta del Oriente Medio

Su agricultura es de tipo mediterráneo con viñas, olivos, trigo, cebada, frutas, hortalizas, remolacha y tabaco. Sin embargo, es el sector económico menos popular, dando trabajo solo al 12% de la mano de obra total, contribuye aproximadamente con el 11.7% del PIB del país, lo que nos marca que nos encontramos con una agricultura bastante retrasada.

f12

Es un país ideal para desarrollar la agricultura ya que tiene una buena disponibilidad de agua, fertilidad del suelo es muy buena y tiene la proporción más alta de tierra cultivable en el mundo árabe.

La ganadería y la pesca tienen poco peso en su PIB y se han reducido los valiosos bosques de cedro que existían en el país. Posee industria textil y refinerías de petróleo. El sector servicios, con el comercio como principal actividad, genera el 67% del PIB, lo que significa que es el país más moderno de todo el Oriente Medio.

A excepción de algunos suelos fértiles y lo que queda de los bosques, los recursos naturales del Líbano son poco importantes. Hay mineral de hierro pero es difícil de obtener; también cuenta con pequeñas cantidades de otros minerales como carbón, cobre y fosfatos.

La balanza comercial es muy deficitaria debido a los bajos recursos y la abultada deuda externa. El Líbano tiene una alta proporción de mano de obra cualificada, similar a la europea, lo que la convierte en la más alta entre los países árabes.

Líbano carece de las materias primas naturales y depende de los países árabes para obtener petróleo y el establecimiento de industrias productivas rentables, por lo que el foco de la fabricación del Líbano y la reinstalación de los productos importados.

En 2004 el sector industrial fue del 26% de la fuerza de trabajo y ha contribuido al 21% del PIB. De las industrias más importantes: la industria de alimentos, textiles, productos químicos, cemento, productos de madera, metal, joyería, refino de petróleo, y hay otros recursos naturales como la piedra caliza, mineral de hierro y sal.

f11

La capital del país fue muy perjudicada por la guerra civil que sufrió el país siendo considerado el Líbano como la Suiza del Oriente Medio. Fue considerada en su momento como centro financiero en la región. Actualmente sufre un gran proceso de reconstrucción y recibe gran cantidad de ayuda externa.

SU HISTORIA

En el año 3000 a. C, las riberas que los griegos habían denominado Fenicia fueron ocupadas, de acuerdo a los helenos, por grupos provenientes del Golfo Pérsico. Entre los años 3050 y 2850 a. C, se levantó en Biblos la primera ciudad fenicia. Sus habitantes entablaron relaciones comerciales y religiosas con el Imperio Egipcio a partir del siglo XXV a. C.

El incendio total de Biblos en el año 2150 a. C, fue una consecuencia de la invasión de los amoritas, que era un pueblo semítico, quienes reconstruyeron la ciudad e intensificaron los vínculos con Egipto. En el siglo XVIII a. C nuevos invasores, esta vez los hiksos destruyeron el gobierno amorita de Biblos y el reino medio de Egipto en el año 1720 a. C.

Tras desalojar a los Hiksos en Egipto en el año 1567 a. C, el país inició una nueva expansión imperial. Esto propició, para los fenicios, el desarrollo de una actividad comercial a gran escala. Bajo la custodia egipcia los mercaderes fenicios distribuyeron regularmente, papiro, marfil, joyas, madera, caballos, seda, etc, entre Oriente y el mar Mediterráneo.

Durante el reinado de Ramsés III con la invasión de Siria por los pueblos del Asia Menor y de Europa, la dominación egipcia en Fenicia se acabó. Entre la retirada egipcia y el avance de los asirios en el siglo X a. C, la historia de Fenicia fue, principalmente, la historia de la ciudad-estado de Tiro, que fundó colonias en islas y costas africanas y europeas del mar Mediterráneo.

Los fenicios se relacionaron con los griegos, a quienes transmitieron sus artes y su alfabeto en el siglo VIII a. C.

f10

Los fenicios apoyaron en el año 538 a. C, la conquista de los territorios babilónicos por parte de los persas, quienes les permitieron comerciar con una moneda propia. En el año 332 a. C., tras resistir ocho meses, Tiro se rindió ante el ejército de Alejandro Magno. Éste vendió a los sobrevivientes de la ciudad como esclavos.

En el año 64 a. C, Fenicia fue incorporada a la provincia romana de Siria. Durante el periodo romano, la lengua fenicia desapareció y el aramaico, hablado por tribus semíticas llegadas de Oriente, fue adoptada como lengua vernácula.

En este periodo, el Líbano produjo numerosos escritores en griego, entre quienes debemos destacar el neoplatónico Porfirio siglo III a. C. La escuela de leyes de Beirut, que conoció su esplendor en el siglo VI y realizó aportes fundamentales a la jurisprudencia romana.

Entre los años 608 y 630, persas y bizantinos se disputaron la primacía sobre la región del Líbano y de Siria, cuyos habitantes aceptaron, ese último año, la conquista de los árabes.

La ocupación musulmana propició la introducción de tribus árabes en el sur del territorio libanés. Entretanto, en el norte se asentaron los grupos cristianos monotelitas prófugos de Siria tras ser declarados herejes en el año 681.

Estos adoptaron la lengua árabe y, junto los campesinos nativos, fundaron la Iglesia maronita. Aunque se rebelaron varias veces contra los musulmanes, los maronitas encontraron, en ellos, protección frente a los permanentes asaltos en Constantinopla hasta principios del siglo XI.

f9

En el curso del siglo XI, los colonos árabes del sur, disidentes del Islam chiita crearon una religión iniciática que denominaron fe drusa. En los pueblos costeros se arraigó el Islam sunnita. Asimismo, gran número de cristianos se dividieron en un gran número de sectas, tanto en las ciudades como en los medios rurales donde, al igual que los maronitas, practicaban el idioma árabe.

Por un lapso de tiempo de cien años entre finales del siglo XI y el año 1187, los musulmanes perdieron el control del Líbano a manos de las primeras cruzadas papales, Tras su reconquista, gracias al apoyo de Egipto, los musulmanes lograron repeler ataques de los mongoles.

Al finalizar el siglo XIII, Líbano devino parte del Estado mameluco de Egipto y Siria, donde se otorgó cierta autonomía y se promovió la actividad comercial. Esto propició el florecimiento de la ciudad de Trípoli.

Tras derrocar a los mamelucos en los años 1516-1517, el Imperio Turco-Otomano estableció su control sobre el Líbano.

Entre los siglos XVI y XVIII, los chiitas se afianzaron en el sur, bajo el control de Damasco, al igual que la mayoría de los drusos y algunos maronitas. A lo largo del monte Líbano se asentaron cristianos y drusos, quienes gozaron de un status semi autónomo y conciliaron sus intereses para consolidar su poder frente a los sunnitas de las costas, dirigidos por burócratas de Estambul. La Trípoli otomana gobernaba el norte del territorio del Líbano.

f8

En el año 1697, los notables del monte Líbano eligieron un príncipe de la familia sunnita Shihab que gobernó en estrecha colaboración con los drusos hasta el año 1842. Durante este periodo, los europeos ejercieron en la política libanesa una influencia creciente, al tiempo que los otomanos sufrían, en la década de los años 1830, el desgaste que provocaban los continuos ataques de Egipto. Los comerciantes franceses, instalados en los puertos libaneses, incidieron sobre los maronitas. En el año 1736, estos últimos se unieron a la Iglesia Católica romana.

A lo largo del siglo XIX tuvo un desarrollo sostenido pero trajo cambios sociales y crisis políticas. Los turcos otomanos acabaron en el año 1842, con la Dinastía Shihab, deteriorando de manera irreversible las relaciones entre los maronitas que contaban con el apoyo francés y los drusos que eran apoyados por los ingleses. El final de tal deterioro fue la masacre de los maronitas a manos de los drusos en el año 1860.

En el año 1861, los franceses, de acuerdo con las autoridades otomanas impusieron un reglamento orgánico en el que los otomanos establecieron un control directo sobre el monte Líbano.

En el año 1923, la Liga de las Naciones adjudicó a Francia la administración del Líbano y Siria, donde, de hecho, los galos no habían cesado de ejercer su control. Los primeros veinte años de gestión de los franceses fueron favorables a los maronitas, quienes representaban la mitad de la población del país, En el año 1926, los franceses convinieron que el presidente sería maronita, el primer ministro un sunnita y el presidente del Senado un chiita.

Durante los primeros años de gestión del Líbano, los franceses desarrollaron la producción, las comunicaciones y la educación jesuítica. A partir del colapso de la economía mundial, en el año 1930, entre los grupos religiosos del Líbano se desarrollaron las ideas nacionalistas. La retirada total de las tropas francesas tuvo lugar en el año 1946. De inmediato el Líbano ingreso en la ONU y en la Liga Árabe.

f7

El presidente nacionalista maronita, Bishara al Khuri, elegido en el año1943 gobernó hasta el año 1952. La presidencia maronita de Camille Chamoun, quien fue elegido por el Parlamento en sustitución de Khuri, coincidía en el tiempo con la de Gamal Abdel Nasser en Egipto, y gran líder del mundo panárabe.

Las elecciones parlamentarias del año 1957 estuvieron marcadas por los enfrentamientos entre los partidarios de la integración del Líbano en la Gran Nación árabe y los pro occidentales. El Parlamento fue manipulado a fin de obtener la reelección de Chamoun.

Al año siguiente, los disturbios adquirieron la envergadura de una guerra civil. En julio, el presidente Chamoun, a quien los integrantes musulmanes del ejército habían dejado de obedecer, autorizó el desembarco de diez mil marines norteamericanos que permanecieron hasta octubre, cuando el Parlamento designó al general Chehab como presidente.

f6

Entre los años 1958 y 1969, los gobiernos de Chehab desconocieron el régimen de representación político-religiosa tradicional y el ejército fue empleado para sofocar el recurso a la violencia por parte de los civiles.

Durante ese periodo, debido a la afluencia de campesinos, Beirut pasó a albergar al 40 % de la población del país. En la capital cada barrio se identificó con una afiliación religiosa cuyo sectarismo fue en aumento.

Además, recibió a muchos palestinos desalojados de sus tierras por Israel, la no intervención del Líbano en la guerra árabe-israelí de 1967 reavivó en los libaneses, el antagonismo acerca del papel que ocupaba el país en el mundo árabe. Los musulmanes, nucleados en su mayoría por el Movimiento Nacionalista Musulmán Libanés reclamaban la anexión de Líbano a Siria, como ocurría antes de la ocupación francesa.

Tras la guerra árabe-israelí de 1973, unos tres cientos mil palestinos fueron autorizados a establecer en el sur del territorio libanés. Concentrados en campamentos entre ese año 1975, los refugiados fueron objeto de segregación y violencia por parte de los falangistas maronitas. En varias ocasiones fueron bombardeados por el ejército israelí.

La firma de un acuerdo en septiembre de 1975, por parte de Israel y Egipto, alertó a los palestinos y a los libaneses musulmanes sobre la posibilidad de ser abandonados a su suerte por los países árabes.

En abril del año 1975. Se desencadenó una guerra civil en el conjunto del territorio libanés. A principios del año 1976, como resultado de los enfrentamientos armados que se producían diariamente desde el inicio de la guerra civil, el gobierno central estaba disuelto y los maronitas debían aceptar su derrota.

La eventual asunción, en el año 1076, de un gobierno de izquierda pro palestino en el Líbano, así como la posibilidad de una partición del territorio libanés, podría provocar según las autoridades sirias, una invasión israelí. El presidente sirio Hafiz al Assad apoyó la restauración del gobierno maronita y se abstuvo de intervenir en los ataques a los campos de refugiados palestinos realizados entre julio y septiembre por militares maronitas.

f5

Entre septiembre y octubre del año 1976, el Líbano fue dividido por una línea verde, que repartió Beirut en las zonas este y oeste, así como el resto del territorio del país a lo largo de la ruta hacia Damasco. La región norte paso a ser administrada bajo el control del gobierno maronita cuyo presidente era Elías Sarkis.

La región sur pasó a ser administrada, con la participación de drusos, musulmanes y palestinos, por el izquierdista Kamal Jumblat, con la participación de 30.000 soldados de las fuerzas de paz de la Liga Árabe.

Durante el año 1978, Siria volvió a dar su apoyo a la izquierda propalestina, El gobierno libanés estaba liderado por el Partido Falangista, que recibía instrucciones, armas y tropas de Israel. Pese al envió, por parte del ONU, de un pequeño contingente de militares, Israel no cesó de realizar incursiones terrestres y bombardeos en el sur del país.

f1

En julio de 1981, el bombardeo por parte de los israelíes del cuartel general de la OLP en Beirut oeste causó la muerte de trescientos civiles. Pese a una intervención conciliadora de tropas norteamericanas, en junio de 1982, sesenta mil soldados judíos invadieron Líbano en un operativo que el gobierno israelí llamo “la paz de Galilea”.

A finales de agosto de 1982, la OLP retiró sus tropas de Beirut bajo la supervisión norteamericana, Francia e Italia. El quince de septiembre de ese mismo año, en respuesta al asesinato del presidente falangista Bashir Gemal, la capital fue ocupada por tropas israelíes. Al día siguiente, las fuerzas libanesas, bajo las ordenes de los comandantes israelíes irrumpieron en los campamentos palestinos de Sabra y Chatila y asesinaron a miles de palestinos..

En junio del año 1983, el nuevo presidente del Líbano, Amin Gemayel firmó un acuerdo con Israel en el que preveía el establecimiento de una zona de seguridad de 850 km2 en el sur del Líbano.

En julio del año 1984, la moneda contenida en valores relativamente estables desde el comienzo de la guerra de 1975, cayó de manera abrupta y se desató un proceso inflacionario sin precedentes. Ese año, en la balanza de pagos se registro un déficit de 1.500 millones de dólares.

f4

En el año 1985, el ejército israelí se retiro del Líbano, a condición de que las milicias cristianas desalojaran a la población musulmana del sur del país. Los falangistas y los cristianos en general, así como la alianza druso chiita y la OLP se fraccionaron entre partidarios y opositores a aceptar el liderazgo de Siria.

En septiembre del año 1988, al concluir el mandato de Gemayel, el Parlamento no llegó a un acuerdo para seleccionar un nuevo presidente. Pese a los continuos reclamos populares para que Selim Al Hoss ocupara la presidencia, Gemayel designó como primer ministro al general maronita Michel Aoun. El primero gobernó desde la zona oeste de Beirut y el segundo lo hizo desde la región este de la ciudad.

En marzo de 1989, Aoun declaró lo que él llamó la guerra de liberación, que consistía en acabar con la presencia siria en Líbano. En octubre de ese año, el parlamento libanés se reunión en Arabia para firmar un acta de reconciliación nacional, que otorgaba más poderes al gobierno. Asimismo, el acta preveía un número igual de representantes cristianos y musulmanes en el parlamento y el retiro parcial de las tropas sirias del territorio libanés. El general Aoun rechazó el acuerdo por considerarlo una trampa siria.

En octubre del año 1990, aprovechando la nueva situación creada por la invasión iraquí de Kuwait, las fuerzas respaldadas por Siria, iniciaron una ofensiva contra Aoun, quien, tra ser derrotado solicitó asilo en Francia.

f3

En diciembre de ese año, se formó un gobierno de unidad nacional por primera vez desde el inicio de la guerra civil, incorporando a las fuerzas libanesas, Amal, PSP drusos y los partidos prosirios.

En mayo de 1991, en Damasco, los presidentes de Siria y el Líbano firmaron un Acuerdo de Hermandad, Cooperación Coordinación. Siria reconoció la independencia de Líbano. Pese a la oposición de Israel, el acuerdo fue ratificado por la Mayoría del Parlamento.

La violencia y la inestabilidad política hicieron caer a mediados del año 1992 el gobierno prosirio de Omar Karamí. Las elecciones parlamentarias de agosto fueron boicoteadas por los cristianos. El nuevo Parlamento incluyó nuevos representantes de Amal y Hezbollah que era una fuerza chiita apoyada por Irán.

En octubre, fue nombrado primer ministro Rafiq al Hariri, un millonario sunnita nacionalizado saudita. Mientras la ONU ampliaba su intervención y Hezbollah y el ejército libanés reanudaron sus combates contra las fuerzas israelíes.

La historia de los últimos veinte años del Líbano es de todos conocidos. Pueblo difícil por la mezcla de razas y sobre todo de religiones que además se encuentro en un lugar geográfico donde las grandes potencias mundiales tienen grandes intereses. Esperemos que dejen de intervenir en el Líbano y sus habitantes sean capaces de vivir en paz y lograr un desarrollo económico y social como tuvieron en la antigüedad.

f2

El Líbano, un país en la encrucijada
Comentarios