jueves. 25.07.2024
rivales_zendaya
Imágenes: Filmaffinity

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Ainhoa Mela | @ainhoacriticas

Tras la suspensión de su presentación en el pasado festival de Venecia donde estaba a llamar a ser una de las películas revelación, llega a las salas de cine españolas la nueva película del director de Call me by your name Luca Guadagnino y que tiene como protagonista a la estrella millennial Zendaya.

Con un guión con tintes telenoveleros la película nos narra la historia de un atípico trío de jugadores de tenis. Art Donaldson, tenista de éxito, ha conseguido llegar a la cima de su carrera gracias a su entrenadora y esposa Tashi a quien una lesión de rodilla le obligó a apartarse de la competición. Sin embargo, tras una serie de derrotas, Art se enfrentará a Patrick, antiguo amigo, rival y compañero de dobles; un encuentro que abrirá las puertas a un pasado complejo y que hará templar su carrera y su matrimonio.

Tenis y sexo son los pilares de una historia explosiva que va a fogonazos. Grandes pasiones se suceden entre los protagonistas en una especie de montaña rusa de intensos momentos y escenas en las que el tenis, si bien muy presente, es lo de menos.

Diseccionando la complejidad de las relaciones humanas, Rivales mantiene enganchado al espectador con una historia que huye del orden cronológico para ser contada. Constantes saltos temporales (en ocasiones demasiado frecuentes para no resultar confusos) desvelan poco a poco el rompecabezas de la compleja relación de estos amigos separados por una mujer con una ambición desmedida.

Poco novedoso hubiese resultado el guion a lo dos hombres con un destino sobre dos tenistas que armados con sus raquetas intentan conquistar a la misma mujer, si no fuese por dos nombres propios que elevan a la categoría de cinematográficamente destacable una película que apuntaba maneras de telefilm: Luca Guadagnino y Zendaya.

Tras un periodo de sequía en el que los proyectos del director italiano no acababan de encandilar a público y crítica, Luca Guadagnino logra firmar su mejor película desde que en 2017 triunfase con Call me by your name. Con una dirección y una fotografía espectaculares, el director no escatima en el uso de innumerables variedades de planos y velocidades de fotogramas convirtiendo además la cámara en jugador de tenis en algunas ocasiones y en pelota en otras haciendo viajar al espectador de un lado a otro de la red.

Sólo el uso excesivo de la cámara lenta en los ultimos copases de la película y una selección musical por momentos cuestionable son las únicas pegas a una dirección magistral y ágil y a unos elementos técnicos que elevan la película.

Pero si hay alguien que ya ha captado la atención de prensa y crítica y lo hará también del público que vea a estos rivales es Zendaya. Y es que a pesar de que la película huye de un protagonista claro dando a sus tres actores principales la misma relevancia, la actriz estadounidense hipnotiza con un papel para el que en su etapa adulta resulta quizás demasiado joven la actriz para encarnarla, pero al que sabe interpretar magistralmente demostrando que ya es una actriz consagrada en el nuevo y millennial Hollywood.

Y eso que la cuestión no era sencilla porque el personaje femenino de esta historia es el papel más fascinante, arriesgado y complejo de todos; una mujer enamorada del éxito que si no puede conseguirlo lo hará a través de las personas que la rodean a las que maneja a su antojo.

rivales_zendaya_cartel

Pero Zendaya no está sola en esta aventura y a ella la rodean dos actores de excepción que contribuyen a hacer de esta una historia absorbente. Mike Faist sabe estar a la altura, pero más destacable resulta el trabajo del británico Josh O’Connor. Desde que se alzase como ganador de un premio Emmy en 2021 por su papel del entonces príncipe Carlos en la serie The Crown, Josh O’Conor demuestra que sigue con una carrera estelar y unas actuaciones de excepción siendo ahora el tercer vértice de este tórrido romance. Y es que ya sea como miembro de la realeza británica o como tenista estadounidense venido a menos, todos los papeles los borda este actor llamado a ser uno de los grandes de su generación.

Una actuación coral en la que los tres protagonistas dan sobradamente la talla, se une a una dirección magistral y a una historia tórrida como claves de una película que a muchos sorprenderá y a pocos defraudará. Una cinta deportiva apasionante que, demostrando que lo de menos es quien gane o pierda este partido, está llamada a ser la película de la temporada para el público más millennial.

'Rivales': Zendaya se consagra como la mejor actriz de su generación