#TEMP
jueves 19/5/22
David Ruiz | Historiador

Desde el sindicato CC.OO. de Asturias y su Fundación Cultural Juan Muñiz Zapico queremos sumarnos al homenaje, por desgracia póstumo, al historiador David Ruiz (1934-2022).

La vinculación de David Ruiz con el movimiento sindical de las Comisiones Obreras, surgido durante la dictadura franquista, no fue solo de pionero investigador sobre el movimiento obrero en Asturias sino también orgánico, al fundar y dirigir la sección de historia de la Fundación 1º de mayo de CC.OO.  entre 1990 y 1994, periodo en el que contribuyó a la creación de una red de archivos de la Federación sindical y en la que dirigió, a otros 25 autores en la: “Historia de las Comisiones Obreras 1958-1988” (1993). Obra que no solo hace un primer relato razonado y crítico de la historia y la actividad del sindicato sino que da una perspectiva territorial, muy meritoria sobre todo en zonas del país donde no existían monografías previas, ni siquiera los depósitos documentales básicos para iniciar tan ímproba tarea.

En este libro, su director, redactó el capítulo correspondiente a las actitudes obreras en las primeras décadas de la dictadura franquista (1939-1958). Como historiador social no hay que olvidar lo que escribieran, hace ya 129 años, el matrimonio  de Sidney y Beatrice Webb,  prólogo a su monumental “Historia del sindicalismo 1666-1920”: “la historia de un estado  perfectamente democrático sería, al mismo tiempo, la historia de un gobierno y un pueblo. La historia del sindicalismo es la historia de un estado dentro de nuestro estado, una historia tan cabalmente democrática que conocerla bien significa conocer al obrero británico como nunca podrá llegar a hacerlo  ningún lector de historias de la clase media”. La historia del movimiento obrero y de la revolución asturiana de 1934 fueron la principal vocación intelectual de David Ruiz y en ambos campos pudo hacer avanzar el conocimiento histórico, y en tiempos que no eran nada propicios para el estudio de estas cuestiones en España.

La vinculación de David Ruiz con la fundación asturiana “Juan Muñiz Zapico” fue estrecha, asesorando a sucesivos responsables sindicales, desde su fundación en 1990, para la constitución y funcionamiento de una entidad cuyo objetivo primordial es preservar la memoria del movimiento obrero, a través de investigaciones, publicaciones, exposiciones y otras actividades. Así como fomentar y difundir la cultura del sindicalismo, más concretamente la historia de CC.OO, y del mundo del trabajo.

El sindicato CC. OO. así como muchas entidades culturales tanto las últimas décadas, como en momentos más difíciles y dictatoriales siempre contaron con la colaboración de David Ruiz, ya sea en labores organizativas, de consejo, de colaboración o mediante su participación, generosa, en actos, cursos y jornadas culturales.

En ese sentido, hace años, comentaba a alguno de sus alumnos de la universidad de Oviedo que, de lo que como docente de historia se sentía mas orgulloso, no era solo de las numerosas promociones de alumnado de instituto y universitario que habían recibido su enseñanza, ni tampoco de las muchas vocaciones históricas despertadas, tesinas y tesis dirigidas o estudios publicados, sino de haber  explicado temas de historia del movimiento obrero a grupos de sindicalistas de CC.OO. en el tardofranquismo y la transición en las jornadas formativas organizadas por el sindicato y el Partido Comunista.

Las Comisiones Obreras, siguiendo sus palabras, fue la organización: “que muchos actores, durante años, entendieron como la herramienta mas válida, entonces disponible, para liberarse de la tensión de vivir contradictoriamente el hecho sindical tradicional y, en su lugar continuar utilizándolo en defensa de los intereses inmediatos de los asalariados en la sociedad capitalista sin por ello renunciar a la implantación del proyecto revolucionario renacido en la lucha contra la Dictadura fanquista”

Es de justicia que desde esta organización sindical, que también fue la suya, recordemos y honremos hoy, al historiador que hizo por recuperar la dignidad y la memoria del movimiento obrero asturiano desde fechas mas tempranas como 1967, en que presentó su tesis doctoral en el aula magna de la calle San Francisco de Oviedo, arropado por docenas de asistentes, que como dice García Piñeiro: “Los allí congregados, en parte reclutados por el PCE entre los hijos y nietos de una clase obrera hasta entonces estigmatizada, consideraron que el doctorando les restituía la dignidad de un pasado proscrito y mutilado”.

José García Fernández (patronato fundación Juan Muñiz Zapico CC.OO. de Asturias)

En deuda con David Ruiz