miércoles 17.07.2019

Racionalizar las remuneraciones de cargos públicos

Por Juan Tejera | Las remuneraciones de los políticos en general suelen ser objeto de crítica por parte de los ciudadanos. Por ello, y con el fin de racionalizar los emolumentos que perciben tanto los gobernantes, asesores y dirigentes de empresas estatales y autonómicas, parece de sentido común, establecer unas normas de obligado cumplimiento, que no puedan ser modificadas sin el acuerdo de la Cámara Estatal o Autonómica. No parece lógico que nadie cobre más que la persona que tiene mayor responsabilidad que es el presidente del Gobierno.

Antes de entrar en algunas propuestas, quisiera destacar la labor de miles de personas que, por el bien de su pueblo, barrio o ciudad, prestan sus servicios sin ningún tipo de remuneración. Entre los ingresos de los alcaldes, destaca el de Matilla de Arzón, con ingreso anual de 6 € (La Vanguardia 4/X/18). Existen también muchas personas que sin ser consideradas políticas o políticos, siempre están dispuestas a colaborar en cualquier iniciativa tanto de tipo cultural, lúdica o de lo que sea necesario, con el fin de fomentar la participación de los demás ciudadanos.

Todo ello, sin olvidar que, aproximadamente el 80% de los concejales y concejalas de nuestro país no reciben remuneración alguna más allá de las dietas por asistencia a plenos y comisiones de pleno y no en todos los ayuntamientos.

Propuestas.- Establecer una comisión en alguna de las Cámaras Legislativas  o una comisión mixta de ambas, en que se establezca cual sería la remuneración adecuada para la persona que ocupe la presidencia del gobierno.

Que el importe que se establezca, sea el punto de referencia, para que ningún otro político, tanto estatal como autonómico, además de presidentes de empresas también de ambos ámbitos, no sean rebasados o que, en algunos casos, se establezca un porcentaje de reducción del importe de referencia.

Que nadie dentro de su ámbito pueda incrementarse su remuneración por encima del IPC, sino que sea una propuesta que deba someter a la correspondiente cámara legislativa: Cortes Generales para el gobierno y Parlamentos Autonómicos, en las Comunidades Autónomas.

De llevarse a cabo alguna de estas propuestas, considero que serían las bases, para tratar de que las personas que no están de acuerdo con el sistema actual, traten de modificar sus criterios y que sea una forma más de sintonizar con los ciudadanos.

Racionalizar las remuneraciones de cargos públicos