#TEMP
miércoles 25/5/22

A Monedero y a todos los despistados

Por Sonia Carrasco | Llamar presos políticos a los detenidos por el referéndum ilegal del 1 de octubre no es ninguna ignorancia o una falta de respeto a la democracia. Todo lo contrario, es una falta de respeto y un insulto hacia todos los fusilados por el régimen franquista.

No se confunda Sr. Monedero, no son presos políticos, son políticos presos por saltarse a la torera la Constitución Española, las leyes y los mandamientos judiciales; hay mucha diferencia.

No creo que en Cataluña, como usted explica en su último artículo, exista miedo alguno a posicionarse. De hecho, vemos cada día manifestarse a los independentistas sin que los detengan, no hay rehenes del miedo.

Bien es cierto, que el actual Gobierno de España es culpable, junto con el Govern, de la situación actual de crispación, por no haber dialogado durante estos 6 años de gobierno para llegar a acuerdos que satisfagan a ambas partes.

Si ya había razones para que nos explotara en la cara la situación actual, usted con su artículo y su jefe de filas Pablo Iglesias con sus declaraciones sobre los presos políticos, hacen flaco favor a ambas partes y al conjunto de la sociedad española con sus pronunciamientos. Ustedes sí que son la gasolina que aumenta la desobediencia y  el incumplimiento de las reglas democráticas.

Justificar el incumplimiento de la ley por parte del Sr. Puigdemont porque el actual gobierno cuenta con 800 cargos imputados por corrupción, es de personas taimadas, que confunden el tocino con la velocidad. Céntrese, una cosa es corrupción y otra la ilegalidad de un proceso.

Sabe usted mucho de la Ley de Amnistía de 1977, pero parece que no recuerda bien la Constitución de 1978 por la cual se rige el Estado Español, y por tanto, a usted, le guste o no.

Yo, como usted, tampoco soy independentista, estoy a favor del diálogo, de la democracia, de votar y de un proceso constituyente legal con todas las garantías democráticas, de una España Federal y de la necesidad de modificar la Constitución Española. Lo que nos diferencia es que usted está utilizando el 1-O para hacer política y no es el momento.

Para terminar, recordarle una vez más, no son presos políticos, son políticos presos.

A Monedero y a todos los despistados