Nuevatribuna

Calla y otorga

Dos días después de conocer que Enrique Iglesias (casi) provoca un conflicto político-económico en Texas, conocemos que `Una testigo protegida de la investigación contra el empresario del porno Torbe -Ignacio Allende Fernández- ha implicado en el caso a dos futbolistas: David de Gea e Iker Muniain´. ¿Qué relación tienen ambas investigaciones? El oscuro fin del abundante dineramen que algunas estrellas millonarias o multimillonarias ayudan a desviar en diferentes direcciones: según Bang Showbiz el 8 de junio, aunque “el concierto que Enrique Iglesias ofreció el pasado mes de diciembre con motivo del festival navideño de McAllen -municipio de 136.000 habitantes situado en la frontera entre Texas y México- fue un éxito rotundo al congregar a más de 15.000 personas”, el espectáculo “ha dado lugar ahora a una confrontación política de grandes proporciones a cuenta del elevado gasto que habría supuesto para el ayuntamiento contratar al famoso cantante”.

“El controvertido asunto -añade la información- salió a la luz esta semana cuando la emisora local KGBT informó de que el consistorio habría invertido unos 771.000 dólares (678.000 euros) en la organización del evento, de los cuales dos tercios habrían ido a parar únicamente a los preparativos del concierto. Aunque el mismo medio asegura que la iniciativa generó finalmente unos beneficios netos de 5.500 dólares (4.837 euros), el hecho de que el ayuntamiento se niegue a desvelar la cantidad exacta que habría desembolsado para ello ha enfadado a buena parte de la opinión pública local”. Todo ello puede parecer el viaje de un cantante ligero de equipaje y, sin embargo, mientras “que el gobierno municipal ha respondido a la polémica generada asegurando que no puede desvelar la cifra exacta que habría invertido para que la ciudad no acabe en una situación de `desventaja competitiva´ a la hora de planear otros eventos de este tipo, el intérprete español ha preferido directamente guardar silencio sobre el tema”.

Guardar silencio… he ahí la cuestión.

Cultura y promoción

Y es que Enrique Iglesias es de otra pasta: según la prensa. Mx, el “cantante de reggae conocido como Japanese” habría cargado el 7 de junio “contra Enrique Iglesias por haber recibido 250.000 dólares del Gobierno para grabar en Panamá su nuevo videoclip `Duele el corazón´ y no haber reflejado la verdadera cultura del país”. “En `Duele el corazón´ -aseguraba el artículo- también aparece un indígena cuyos rasgos y atuendos no se corresponde con ninguna de las siete etnias aborígenes que existen en Panamá”. En cualquier caso, el “ministro panameño de Turismo, Gustavo Him, confirmó hace una semana que el Gobierno del país centroamericano corrió con los gastos de producción del videoclip, que ascendieron a 250.000 dólares, y que Enrique Iglesias no cobró ningún honorario”.

Sin embargo, Jutze García Milano reconocía en Abc, el 10 de junio, que “para Panamá, país que sirvió de localización de esta cinta musical y donde se acoge el reggaetón como parte de su esencia, el éxito de `Duele el corazón´ está resultando ser un trago amargo: tras facilitarse por parte del Gobierno el rodaje del videoclip, con la intención de promocionar la cultura nacional, además del desembolso de 221.000 euros de los 708.000 que ha costado en total, se considera que no se ha cumplido el objetivo”. ¿Por qué? Porque, “al concluir las grabaciones, Enrique tendría que compartir con sus millones de seguidores en las redes sociales tres mensajes sobre Panamá, en uno de los cuales promocionaría la etiqueta `#visitpanama´, que utiliza el Gobierno para promover el turismo. Miles de usuarios consideran que las imágenes de `Duele el corazón´ no son las mejores para «vender» el país. De hecho, sólo se ve un terreno seco y agrietado, así como unos pocos planos de los rascacielos de la capital”.

Ya el pasado año (y según Diario de Cuba), la prensa oficial criticaba “que Enrique Iglesias y Marc Anthony tengan a los cubanos como `bullangueras comparsas´”. Y es que hay que ver los dichosos vídeos… o leer las noticias relacionadas con la campaña de banalidades (musicales o no) destinadas a ocultar las descomunales sacudidas a las arcas públicas por casposas castas sin el más mínimo sentido del decoro: según el diario Público del 17 de este junio (y haciéndose eco de informaciones de Europa Press), `El PP boicotea la comisión municipal de investigación del Ayuntamiento de Madrid´. ¿Cómo lo consigue? “Ningún compareciente de la comisión municipal de investigación se ha presentado a la primera sesión, centrada en la Empresa Municipal de Vivienda y el Suelo (EMVS), que ha arrancado oficialmente a las 9.07 horas bajo la presidencia de la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, justificando la mayoría de ellos su ausencia telefónicamente”.

Así es como el delegado de Economía y Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato, se había quedado “sin poder preguntar a la exalcaldesa, Ana Botella, que confirmó ayer que no acudiría a la sesión, cuestiones como por qué se vendieron pisos de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo si su objeto social era el alquiler y quién dio la orden de vender las promociones. También le habría preguntado quién le informaba de la marcha de la empresa, qué justificó la venta de gran patrimonio de la sociedad, por qué se optó por enajenar por lotes, que hubiera facilitado una mayor concurrencia o las razones por las que no hubo informe de tasación para fijar un precio objetivo”. E incluso había más dudas, que pasaban por saber “si Botella conocía a la empresa Ítaca-Creaziona y por qué se le abonaron 2,3 millones de euros, los motivos por los que no se cumplieron las instrucciones internas de contratación en lo relativo al expediente, por qué se omitieron el pliego de condiciones de venta, estudio, memoria o informes de viabilidad técnica y cómo valoraría el anteproyecto del informe de la Cámara de Cuentas”.

Rara vez mienten los dichos populares. Y uno de ellos reza `Calla y otorga´. Como en la canción de Steve Miller, toma el dinero y corre… o `Botella encabeza la espantada del PP por las 1.860 viviendas vendidas a Blackstone´. Diego Sanz Paratcha así lo testifica en Diagonal ese 17 de junio: “En total, 10 altos cargos del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid en el momento de esta venta -empezando por la exalcaldesa Ana Botella- simplemente no han aparecido por la primera sesión de control en la que los distintos grupos municipales querían interpelarles sobre la operación de compraventa que –junto las 2.900 viviendas vendidas por la Comunidad de Madrid a Goldman Sachs– convirtió a las administraciones locales en las principales desahuciadoras de la ciudad entre 2013 y 2015”.

Calla y otorga. Corre y no pares…