Nuevatribuna

Elecciones en Venezuela

A pesar del veto estadounidense, han sido 2000 los observadores de distintos países que han estado presentes y que han destacado la libertad y las garantías del proceso electoral en Venezuela

Durante mi última estancia en Venezuela me comprometí a que haría el seguimiento de las elecciones. Al menos para que, hasta donde llegue el interés por conocer la verdad sin el filtro de los intereses económicos de los EEUU y sus títeres, tuvieran una visión independiente de alguien que acaba de estar y recorrer el país.

Estaba ya en marcha en esos días la campaña de deslegitimación de las elecciones en Venezuela por parte de los EEUU, contra información que no ha cesado desde el mismo instante en que fueron convocadas. La estrategia de romper el bloque chavista a través del bloqueo económico y financiero, no había dado los frutos esperados a pesar del sufrimiento que ello está provocando en el pueblo venezolano, y estaba cantada la derrota de la oposición. Máxime, de la parte de la oposición (la que había decidido no presentarse a las elecciones) a la que el pueblo venezolano culpaba de las “guarimbas” y de las algaradas en la calle, que costaron más de cien muertos.

El objetivo de este ilegal bloqueo era romper los apoyos al chavismo para aupar en el proceso electoral a las presidenciales a los partidarios de entregar el control del petróleo de nuevo a las empresas norteamericanas.

Al no conseguir romper el bloque de apoyo de un 30% de la población venezolana y siendo conscientes de que caminaban a la pérdida de las elecciones, pusieron en marcha la campaña de intoxicación: agitaron con que son unas elecciones ilegales y preñadas por el fraude…

Da igual que quienes hemos estado ahí hayamos visto que la libertad es muy superior a la de otros muchos procesos electorales en la zona. El fraude perenne de Colombia por ejemplo que se permite rechazar y no admitir a los observadores internacionales de la Unión Europea sin que nadie levante la voz. O procesos corruptos como el de apartar al presidente Lula de la carrera electoral para que no vuelva a ser elegido por su pueblo…

El tremendo contraste es que Venezuela quiere y reclama interventores y observadores internacionales para que puedan certificar el proceso electoral, y es EEUU quien se pone al frente y encabeza la orden de que no se acuda a la comprobación del proceso electoral venezolano. No, no es ninguna casualidad. Necesitan que no se acuda para así seguir con la matraca de que son elecciones sin garantías democráticas.

Poco les importa que el sistema electoral venezolano sea uno de los más avalados y reconocidos por los expertos internacionales…

A pesar del veto estadounidense, han sido 2000 los observadores de distintos países que han estado presentes y que han destacado la libertad y las garantías del proceso electoral en Venezuela. La total normalidad durante la jornada electoral y que solamente en algunos puntos como el Estado de Miranda o San Cristóbal la oposición ha estado intentando boicotear el que la gente pudiera votar con normalidad.

Los datos son que Maduro ha ganado las elecciones con 5.823.728 votos y una participación algo más baja de la que se esperaban y que rondará en cualquier caso el 50%.

Es, esta crónica apresurada, para que tengan los datos puntuales para añadir a la imagen de un país, Venezuela, que está siendo asaltado, mediante un bloqueo económico y financiero, que protagoniza Estados Unidos y apoyan los países dependientes del mismo.