jueves 05.12.2019

¿Disminuirá la población en España?

Lo que suceda con la población española depende básicamente de 3 factores cuya evolución no nos es conocida con certeza.

La ONU acaba de hacer públicas las proyecciones de población para el mundo y señala entre otras cosas que la población española decrecerá en los próximos 25 años, de manera que prevé que en 2040 haya unos 40 millones de habitantes (6,1 menos que ahora).

Lo primero que hay que decir es que previsiones a tan largo plazo tienen una elevada probabilidad de error, una de las autoridades mundiales en medicina social, Giovanni Berlinguer, decía que hacer previsiones a largo plazo tenia la única virtud de  que dentro de unos años  iban a reírse mucho de nosotros, recuérdese que ya en los años 80 nuestros demógrafos, entre ellos el ínclito Leguina, pronosticaron que la población española disminuiría en los años 90 y lo que realmente sucedió es que aumento de una manera notable. El caso mas espectacular fue el de Malthus que ya pronostico, con el éxito que puede constatarse, que la especie humana desaparecería en 1880.

Lo que suceda con la población española depende básicamente de 3 factores cuya evolución no nos es conocida con certeza.

El primero es la situación económica, el crecimiento de la población en España en las pasadas décadas fue producto del boom económico que produjo una emigración masiva hacia nuestro país. Lo que va a suceder con la economía en los  próximos 20 años no lo conocemos bien y hay pronósticos para todos los gustos, y los economistas tienen una extraña costumbre de equivocarse en sus predicciones, se podría decir que si los médicos nos equivocáramos solo   la mitad  de veces que los economistas, todos estaríamos en la cárcel. Por otro lado es obvio que según señalaba un famoso filosofo las crisis parecen consustanciales de nuestro sistema económico, y hasta ahora, todas han ido seguidas de una recuperación, lo que desconocemos es la duración de cada una de ellas y asimismo el tiempo y la profundidad de las mismas y del periodo de crecimiento que las sigue. De una manera muy importante el crecimiento o disminución de la población  en los próximos 20 años dependerá de cómo evolucione la economía en este periodo.

El segundo, ligado con el anterior pero no necesariamente, es la inmigración. Si hay bonanza económica aumentara la  llegada de inmigrantes como sucedió en el último periodo  de crecimiento de población y si la situación económica se deteriora muchos españoles se buscaran la vida fuera de nuestras fronteras. Pero la inmigración no depende solo de la economía, de hecho los flujos de migración que ahora se están produciendo hacia Europa dependen sobre todo de los graves problemas del Mediterráneo oriental que esta sumido en un proceso de guerras fraticidas que expulsan a la población de estos países  y cuya duración y expansión territorial resulta muy difícil de delimitar y mas aún de predecir con un mínimo de rigor. La evolución de los conflictos en África y el Mediterráneo es impredecible en el corto y medio plazo y por lo tanto lo son los flujos migratorios que van a producirse por este motivo.

El tercero  es la natalidad, obviamente si nacen menos personas, la población primero envejecerá y luego acabara disminuyendo. En España tenemos una tasa de natalidad  de las mas bajas del mundo, que en años anteriores había aumentado de manera clara por la inmigración (los inmigrantes, al menos en la primera generación, tienen una natalidad muy superior a los autóctonos).Aquí los cambios fundamentales, aparte del papel de la población inmigrante, vienen dados por la política de fomento de la natalidad que abordan algunos países (el mejor ejemplo son los países nórdicos que han pasado de ser los últimos de Europa en este aspecto a situarse a la cabeza merced a unas políticas muy amplias de apoyo a la natalidad: subvenciones, facilidades para la conciliación, fomento de guarderías y escuelas infantiles, etc). Lo que no se entiende es que en nuestro país no se haya avanzado mas en este sentido y que incluso se le pongan obstáculos a quienes quieren tener hijos (como la retirada de la financiación pública de las fecundaciones in Vitro para parejas no heterosexuales y personas solas). Si no se incrementa notablemente la natalidad no se podrá asegurar la reposición de la población y esta tendera a disminuir.

Otros dos aspectos que influyen sobre el incremento/disminución de la población son la esperanza de vida y la mortalidad, especialmente la infantil. En ambos parámetros España esta muy bien situada y resulta poco probable, salvo que se presente una catástrofe social o un cataclismo, pensar que van a producirse mejoras o empeoramientos significativos.

En resumen, pronosticar una disminución de la población española significa asumir que no habrá una mejora económica, que no se incrementara la llegada de inmigrantes y que la natalidad seguirá igual o disminuirá, demasiadas condiciones de imprevisible cumplimiento. Por supuesto es uno de los posibles escenarios pero pueden producirse otros con resultados opuestos, que se den unos u otros dependerá en gran parte de las decisiones políticas que se adopten.

¿Disminuirá la población en España?