domingo. 26.05.2024
reconocimiento_manuel_lopez_pinal
Reconocimiento a Manuel López Pinal. (Fotografías facilitadas por Xosé Manuel López Franco, autor de la crónica).

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participó el pasado 8 de mayo, Día Homenaje a las Víctimas del Exilio, en el acto institucional celerbado la Casa del Mediterráneo en Alicante al que también asistieron los ministros Diana Morant y Ángel Víctor Torres, entre otras autoridades.

En el mismo se rindió homenaje a dos marinos gallegos: Manuel López Pinal (O Grove) y Manuel Fernández Vizoso (Ferrol).

El acto giró en torno a la salida del vapor Stambrook y la marcha forzosa al exilio de miles de compatriotas por causa de la Dictadura. El jefe del Ejecutivo puso en valor el “deber de recordar” a las víctimas y los exiliados, como los del Stambrook, en el que se salvaron más de 2.500 personas, en lo que fue calificado por el propio Sánchez como un gesto “heroico”, humanitario y solidario”.

En el caso de los dos gallegos homenajeados, dejaron España a bordo del “Miguel de Cervantes” Manuel López Pinal, y a bordo del “Libertad” en el caso de Manuel Fernández, ambos marinos. La historia del primero está recogida en una biografía que lleva por título: Manuel López Pinal: crónica de un radiotelegrafista de la Flota Republicana.

Se recordó que el 28 de marzo de 1939, a las once de la noche y sin luz para no ser detectados por la armada franquista, el barco Stambrook viajó hacia Orán, Argelia, con 2.638 personas. El capitan Dickson, abrumado ante el drama que se estaba viviendo en el puerto de Alicante días antes de la caída de la ciudad en manos del ejército franquista, optó por embarcar el mayor números de refugiados. Al llegar a Orán las autoridades francesas negaron la autorización para desembarcar a los viajeros en el puerto. Ante las deplorables condiciones higiénicas y el riesgo de epidemias, casi un mes después se permitía bajar al resto del pasaje. La Flota Republicana lo había hecho el 4 marzo desde Cartagena arrivando finalmente a Bizerta (Túnez) el día 7 y llevando cuatro mil marinos y mujeres y niños, 2.000 de los cuales volvieron más tarde a España en el “Marqués de Comillas” al prometérseles una amnistía, lo cual no se cumplió acabando en un campo de concentración en Rota (Cadiz) donde se les juzgó.

El acto institucional también contó con las interpretaciones de un cuarto de viento de La vida breve, de Manuel de Falla, y El cant del ocells, de Pau Casals, mientras que Paco Ibáñez cantó en directo el tema A Golopar, himno estudiantil de la lucha antifranquista. La investigadora Eliane Ortega, especialista en el exilio en norte de África tomó la palabra y se dirigió a la autoriades en representación de los homenajeados. El broche lo puso la lectura de un fragmento de Campo de Almendros, de Max Aub, uno de los homenajeados y leído por su sobrina.

Entre las frases pronunciadas por el Presidente del Gobierno: “Pensábamos que la derecha tendría superados algunos debates. No se puede llamar concordia a las leyes que se han aprobado en algunas comunidades, se trata de revisionismo”. Las palabras de Sánchez tuvieron lugar tras la entrega de diplomas de reconocimiento y reparación a los familiares de exiliados en el norte de África presentes a los cuales aludió diciendo que “El dolor de los exiliados y exiliadas, de los desaparecidos, las desaparecidas, los represaliados, no prescribe nunca”. Xosé Manuel López Franco en calidad de sobrino y Manuel Fernández como hijo, reciben de manos del presidente el Diploma en Memoria de sus familiares.

dia_exilio
Xosé Manuel López Franco con el diploma homenaje a su tío recibido de manos del presidente del Gobierno y el ministro Ángel Víctor Torres.

El ministro Torres también tomó la palabra y señaló que aunque la actual España democrática se parece poco a la de antes, se “sigue hostigando por la intransigencia, la mentira y el bulo”. El ministro sostuvo que quienes vierten estos fake news son “los herederos” de los que obligaron a marchar al exilio a personas como las que fueron homenajeadas en el acto celebrado el miércoles en Alicante.

Sánchez, termino diciendo que “aquellos republicanos españoles, hijos de mil derrotas en su propia tierra, ganaron la batalla final contra la barbarie en Francia. Su gesta es reconocida allí, y sepultada aquí durante décadas, hoy es reconocida por el país que amaron”.

Homenaje a dos marinos republicanos gallegos