viernes 13.12.2019

No perdamos la perspectiva internacionalista

internacionalismo
internacionalismo

Desde siempre que existe la lucha de clases, la clase obrera ha tenido proyectos internacionales, estructuras internacionales y coordinaciones internacionales

Hay ocasiones en las que el internacionalismo (de esto se ve mucho últimamente) es utilizado como coartada contra el nacionalismo y no deja de ser una mera excusa. Personajes que afirma ser internacionalistas, pero se espantan cuanto se trata de hacer acción internacional y trabajo político internacional. Pero lo cierto es que la izquierda es internacionalista, o no lo es.

Por otro lado desde siempre que existe la lucha de clases, la clase obrera ha tenido proyectos internacionales, estructuras internacionales y coordinaciones internacionales. Por una razón muy sencilla, el capitalismo es internacional, trabaja de forma internacional y a raíz de la globalización posee de una tupida red de contactos y comunicaciones internacionales instantáneas así como de estructuras y formas de dominio internacional, sustentadas por organismos internacionales como son el FMI, el Banco Mundial, la Unión Europea o la OTAN y los tratados internacionales de libre comercio. Al igual que Estados gendarmes de la dominación mundial.

Por tanto el internacionalismo de las izquierdas y la clase trabajadora debiera renacer. No es contraprogramarle a Puigdemont, es decir la verdad. Porqué al escribir estas letras si estamos creando y construyendo algo.

El principal problema del conjunto de la clase obrera hoy, así como de las clases populares es la llamada austeridad o recortes salariales, de servicios y ahorro en políticas sociales, educativas, de salud y pensiones. No ya la consecución del socialismo en libertad, sino simplemente conquistar el derecho a una vida digna.

En el estado español y todas sus naciones y nacionalidades, sus gobiernos, todos sus gobiernos, comenzando por el central aplican políticas Troika de austeridad y empobrecimiento.

Pero si por ejemplo vemos lo que acaba de ocurrir en Francia, donde la CGT ha convocado una huelga general al neoliberal y derechista Macron o leemos los textos y denuncias del Partido Laborista de Corbyn y los sindicatos británicos, la austeridad y la precariedad son sus principales denuncias; eso por no hablar de la Alemania de los mini Jobs, donde un opaco y preso del sistema SPD no levanta cabeza; o la pobreza de la clase trabajadora, de los EE.UU y la necesidad de tener dos o más trabajos para subsistir, la cosa se agrava. En Argentina de Macri, se retrocede años luz y el Brasil de Temer lanza una ofensiva contra las conquistas de la era Lula, además de un golpe de Estado. En el sur más pobre, lisa y llanamente regresa la esclavitud.

Es por eso que un puñado de personas hemos lanzado la idea de una Conferencia Internacional contra la austeridad y la precariedad. Estamos trabajando y haciendo contactos y desde aquí pido ayuda solidaria para embarcarnos en algo que aunque existan diversas internacionales, realmente nadie está construyendo. Lo cual no quiere decir que no se pueda y deba trabajar con organismos de lucha social, laboral y socialista de carácter internacional ya existentes.

Nuestro principal problema es que ya no pintamos nada los y las trabajadoras y ciudadanía de a pie. El poder del capitalismo y los señores de la guerra es tan grande que tan solo hacemos lo que nos permiten y o bien, nos buscamos una burguesía amiga o unos partidos sistémicos menos malos o apoyamos a una unión continental, por considerarla democrática, aunque sea el principal adalid mundial del neoliberalismo como es la Unión Europea. O bien nos conformamos con potenciar entes locales en un amplio mundo capitalista.

Por eso no basta con hacer profesión de fe internacionalista, hay que trabajar por conectar con aquellas personas que hoy significan un rayo de esperanza en la izquierda, en el socialismo y comenzar a trabajar frente a quienes buscan incrementar su poder y sus beneficios a costa de nuestra dignidad, nuestro futuro, el planeta y nuestros descendientes.

No perdamos la perspectiva internacionalista