viernes. 19.07.2024

Voto de segunda

Algunos migrantes disfrutarán en las próximas elecciones municipales del sufragio universal pasivo... 

Algunos migrantes disfrutarán en las próximas elecciones municipales del sufragio universal pasivo. Los afortunados deberán contar con un permiso de residencia de larga duración y proceder de países que tienen convenio con España.

Viene de lejos. La aspiración de una participación política real para los foráneos ha causado no pocos debates académicos. En el Congreso de los Diputados se hicieron mociones para hacerlo efectivo y fue el gobierno de Zapatero el que lo otorgó tras previamente aprobarse en el Congreso del PSOE de julio de 2008. Lamentablemente ganó la posición que lo limitaba y sometía a la reciprocidad.

Por aquel entonces quienes creíamos en sufragio universal sentimos que España había perdido una gran oportunidad para equipararnos a otros países europeos donde este derecho se ejerce.

El posterior proceso para inscripción lo confirmó. Más de mil trabas para poder estar en el censo. Primero 45 días de plazo, que por la lucha de las asociaciones se amplió 15 días más. En Madrid podían votar entonces 90.000 inmigrantes por la vía de los 12 convenios firmados; para las elecciones de 2015 serán 128.000. En aquella oportunidad el censo no llegó a 10.000. Esta vez quienes se censaron  tienen que renovar, y no parece que haya una verdadera voluntad política para esta cuasi-participación electoral de los migrantes.

Resulta paradójico que entonces, una migración que representaba muchas cuentas para la banca que la engañó y endeudó con las hipotecas basuras se le negará ejercer un derecho de forma igual a los nacionales. Entonces se negó que estaba integrada en España y no se reconocieron sus raíces profundas en la sociedad. Resulta incomprensible que se las someta de nuevo a un procedimiento de inscripción, como si se tratará de un favor y no de un derecho. Sin que nadie protestase por ello.

En la Comunidad de Madrid viven 930.000 procedentes de otros países, muchos de ellos ya son españoles por adopción. Un 14 por ciento son de origen latinoamericano - aproximadamente unos 320.000 -, una cifra nada despreciable tratándose también de elecciones. Un voto que los partidos tradicionales no han considerado seriamente. Acusándose mutuamente de ser un voto de derecha por parte del PSOE y de izquierda por parte del PP.

Lo cierto es que por las políticas de integración social, de las cuales hemos tenido buenos réditos en está época de crisis, no se han producido grandes conflictos de racismo y xenofobia. Sin negar las redadas de las fuerzas de seguridad que acosan policialmente en busca de sin papeles como cabezas de turco para apaciguar la inconformidad de la que por supuesto los migrantes nada tienen que ver.

Pero las políticas de integración implementadas no incluyeron la igualdad de participación política. Conviene recordar que los migrantes padecen con más rigor las consecuencias de la crisis y saben perfectamente quienes son los responsables. A España llegó la migración pobre latinoamericana en busca de oportunidades, esas que no les daban gobiernos corruptos y oligárquicos. Efectivamente el país de entonces, brindó esa oportunidad: empleo, derechos, mayor igualdad, sacar la familia adelante… era su objetivo. Pero unos gobiernos cómplices con el poder económico de nuevo los dejaron sin trabajo y sin oportunidad como a tantos millones de españoles.

América Latina ha cambiado ya es mayor de edad si se quiere y hoy en Bolivia, Ecuador, Uruguay, Chile, y Argentina gobiernan opciones que han logrado disminuir pobreza y hacen del crecimiento una oportunidad para el desarrollo de sus gentes.

Ecuador es ahora un país receptor de migrantes españoles convocando también a los suyos a volver a casa. Para percibir esta realidad no hay que ser académico sólo tener sentido común. Escuchar a estos partidos criticar a las nuevas formaciones políticas comparándolas con los populismos latinoamericanos, no sólo causa estupor sino más desafecto.

Seguramente, la migración hace parte de ese halo de cambio que recorre España y se expresará con más nitidez en las próximas elecciones*.

*Con estas consideraciones es necesario entonces informar para que puedan ejercer el voto en elecciones municipales por parte de quienes posean autorización de residencia de 5 años y sean de Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Corea, Ecuador, Islandia, Nueva Zelandia, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago. Noruega (sólo 3 años de residencia). Debe hacerse en el ayuntamiento donde se esté empadronado, por internet o por correo si ha recibido comunicación de la Oficina del Censo Electoral. Desde el 1 de diciembre/2014 al 15 enero/2015. 

Voto de segunda