#TEMP
miércoles. 17.08.2022

Viva el Atlético de Tetuán

El Atlético de Tetuán acaba de ganar la liga de fútbol de Marruecos. La primera de su larga historia iniciada en 1920.

El Atlético de Tetuán acaba de ganar la liga de fútbol de Marruecos. La primera de su larga historia iniciada en 1920. Atlético de Tetuán, equipo peculiar, original, que llegó a jugar en dos ligas distintas, la marroquí y la española, cuando Tetuán formaba parte del protectorado español (otros dirán cuando estaba bajo ocupación) llegó entonces hasta la primera división española en la que se enfrentó con el Real Madrid, el Barça, el Atlético de Madrid, con todos los grandes del fútbol español.

Coincide este título, con la primera liga marroquí que ha tenido carácter profesional, después de décadas deambulando entre el amateurismo y el casi profesionalismo sin llegar a ser nunca ninguna de las dos cosas.

El entusiasmo de toda una ciudad y la explosión de júbilo de hombres y mujeres, de jóvenes y de niños, esa exaltación popular, nunca vista por hechos similares en ninguna ciudad marroquí, solo se entiende si se sabe que, hasta hace poco, las ligas en Marruecos se decidían poco menos que por decreto y que, salvo en casos realmente excepcionales, nunca salían del perímetro Rabat-Casablanca-Marrakech.

Recuerdo perfectamente el año en que el FAR de Rabat debía descender a segunda división y, para evitar ese “trago”, modificaron sobre la marcha las reglas de juego, creando dos ligas paralelas (ambas de primera división) y dirimiéndose el título en un partido único entre los líderes de las dos ligas. Esto, que no es fácil de asimilar, lo entenderéis si os explico que el FAR es el equipo de las Fuerzas Armadas Reales, y aun lo entenderéis mejor si añado que quien reinaba entonces en Marruecos era Hassan II.

En Marruecos, muchas personas ligan este logro a la ola de cambios que afectan todos los ámbitos de nuestro país, también al deporte y entre ellos el fútbol, primer deporte del país, no podía dejar de ser afectado. Eso parece!

Hablando de fútbol y para no alejarnos de su entorno, en el próximo mes de julio en Tánger se van a celebrar dos encuentros de fútbol de envergadura. Uno el 24 de julio entre el Real Madrid y el Atlético de Tetuán, y el otro el día 28 del mismo mes entre el FC Barcelona y un combinado nacional. ¡Qué casualidad y que cercanía de fechas y de acontecimientos! Según radio macuto cada uno de los dos equipos percibirá dos millones de euros por partido. ¡Muchos de los ciudadanos marroquíes pensaron que los dos equipos venían en son de solidaridad y de buena vecindad pero cuando se acordaron de que el fútbol en Marruecos ya es profesional, se dieron cuenta de que eso del profesionalismo lleva incorporado aquello del paganini!

Primer año de profesionalismo en Marruecos. Costó mucho y se tardó mucho tiempo en adoptarlo, pero lo exprimieron en un santiamén. ¡Qué pasmosa profesionalidad!

Pienso llamar a Benito Floro que entrena el WAC de Casablanca, uno de los equipos punteros de Marruecos, para que me comente cómo le ha sentado el primer año de profesionalismo al fútbol marroquí, y sobre todo que me explique cómo le ha sentado a él entrenar en un país nuevo y en un contexto que no tiene nada que ver con el que estaba habituado. Pero viendo los ritmos de aprendizaje en Marruecos y conociendo las dotes de Benito, supongo que todo ha ido viento en popa a pesar de la crisis y de la prima que la parió.

El señor Floro introdujo el lenguaje de signos, de muecas, en el fútbol. Recordáis cuando Michel sacaba un córner, parecía que tenía una mosca detrás de la oreja o que los piojos le habían invadido el cogote. Eso es lo que a nosotros nos parecía, pero ese lenguaje lo que trataba en realidad era de engañar al rival disimulando unas cosas e indicando otras. El caso es que los jugadores se fijaron tanto en el lenguaje gestual y en el disimulo que se olvidaron del balón, que es la esencia del fútbol. A los resultados me remito. Así que bienvenido a Marruecos, señor Floro, pero por favor no intente implantar nuevos lenguajes, en mi país ya se habla el árabe, el bereber, el francés y el árabe dialectal y fíjese en nuestro currículum futbolero.

Viva el Atlético de Tetuán
Comentarios