<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 05.02.2023

Los hospitales de Madrid en el proyecto de presupuestos de 2013

El proyecto de presupuestos para 2013 de la Comunidad de Madrid contempla, además de las medidas privatizadoras que están teniendo una gran contestación social y profesional, unos serios recortes presupuestarios que, lógicamente están siendo utilizados para justificar el proceso de privatizaciones que se pretende y para establecer el nuevo copago sobre los medicamentos (el euro por receta).

El proyecto de presupuestos para 2013 de la Comunidad de Madrid contempla, además de las medidas privatizadoras que están teniendo una gran contestación social y profesional, unos serios recortes presupuestarios que, lógicamente están siendo utilizados para justificar el proceso de privatizaciones que se pretende y para establecer el nuevo copago sobre los medicamentos (el euro por receta).

El marco general de los presupuestos y las tremendas agresiones que supone al sistema sanitario público de Madrid han hecho que el foco de atención se centre en lo general y menos en lo concreto, pero merece la pena resaltar algunos hechos significativos del proyecto de presupuestos en lo que se refiere a la atención hospitalaria.

En primer lugar se produce una disminución global de los presupuestos destinados a los hospitales, el total de estos (incluyendo centros de gestión pública tradicional, semiprivados y centros privados financiados con dinero público sufren un recorte de 787,75 millones de euros respecto a los presupuestos aprobados para 2012, un 17,10%.

Esta disminución no se produce de forma homogénea sino que se realiza de manera bien distinta según el tipo de gestión de los centros: los del modelo tradicional tienen una disminución presupuestaria promedio del 16,19%, los de gestión semiprivada del 28,66%, mientras que los centros privados tienen un aumento del 4% de promedio.

La situación de los centros del modelo tradicional es claramente preocupante porque sufrieron ya una disminución presupuestaria del 9,5% en 2011 a lo que se sumo otra disminución del 1,5% en 2012. El nuevo recorte que se quiere realizar ahora llevara a un deterioro muy importante de estos centros que en este momento, y mas aún si las privatizaciones previstas se realizan, son la garantía de la atención sanitaria de calidad de la población madrileña.

Los centros semiprivados (los del modelo PFI) sufren un recorte brutal, con la excepción de Puerta de Hierro, el único que no esta previsto privatizar totalmente (que “solo” tiene un recorte previsto del 10% del presupuesto), los demás se sitúan en cifras entre el 28 y el 29% de recorte, recorte que es la parte sanitaria, la gestionada por la Comunidad, pero no en el canon que se paga a las UTEs que los construyeron que se mantiene e incluso se incrementa de acuerdo con el IPC. Es obvio que se los quiere descapitalizar y colocarlos en números rojos a partir de junio fecha prevista para su total privatización y que también se quiere con estos presupuestos facilitar los EREs en unas empresas que superan con creces el 10% de disminución presupuestaria que la nueva legislación establece para ponerlos en marcha.

Los centros privados son los que salen mejor parados, porque se les aumenta globalmente el presupuesto. Merece la pena comentar como se produce esta asimetría presupuestaria, descapitalizar lo público mientras de incrementan los recursos de lo privado en algunos casos concretos de centros situados en la misma zona de influencia, así el hospital de Torrejón, ahora de Sanitas BUPA (antes de Ribera Salud) tiene un aumento presupuestario del 5% mientras el hospital público de Alcalá sufre un recorte del 24%, y el nuevo hospital de Mostotes (CAPIO) recibe un aumento presupuestario del 12% mientras el antiguo hospital público de Mostotes ve disminuir sus recursos en el 21%.

Estamos pues ante un ejemplo mas de cómo se hacen unos presupuestos para fomentar las empresas privadas a costa de los centros públicos y como se apuesta de manera decidida por el deterioro sistemático de la Sanidad Pública para hacer espacio al sector privado. Por suerte esta estrategia esta quedando al descubierto así como el rechazo masivo de profesionales y ciudadanos, hay que conseguir la retirada de estos presupuestos antisociales que pretende acabar con el mejor sistema sanitario que hemos tenido en el país.

Los hospitales de Madrid en el proyecto de presupuestos de 2013