lunes 21.10.2019

¿Creéis que soy un provocador anticatalanista?

Esta publicación no refleja la situación real de Gonzalo Boye y sobre la misma se ha publicado rectificación accesible en el siguiente enlace: https://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/solicitud-rectificacion/20190724082248164740.html

Muchos piensan que sí porque no comparto que Puigdemont cenara la semana pasada en casa de la etarra Natividad Jauregi, acusada por la Audiencia Nacional de haber asesinado con un tiro en la nuca al teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche, y a quien Bélgica protege y le niega la extradición.

¿De verdad no percibís en este gesto —la fraternal cena, el buen rollito— un subliminal apoyo a la violencia terrorista asesina como medio justificable para conseguir la independencia de un país?

Alguien debería aconsejar al señor Puigdemont, o al menos hacerlo en un sentido que apunte a la concordia y a la cordura. Entiendo que en su duro y valiente exilio, el Molt Honorable necesite de vez en cuando hacer una escapada (uy, perdón por la expresión) para cenar tranquilamente, pero... ¿no había otro sitios donde ir que aquél lugar donde cocina un despojo de ser humano que a sus tiernos 25 añitos no dudó en acercarse por la espalda hasta casi tocar a un ser humano y dispararle en la nuca?  

Alguien debería aconsejar al señor Puigdemont, o al menos hacerlo en un sentido que apunte a la concordia y a la cordura

Puigdemont, con su presencia en tan desafortunada cena, apoyó a la etarra que asesinó a un militar para reivindicar la independencia de Euskadi ¿O acaso no os dais cuenta de ese sutil detalle y de ese compadreo entre independentismo catalán y vasco quienes aun defendéis a alguien que escapó en el maletero de un coche huyendo de la suerte que otros —esos sí fueron valientes— eligieron por coherencia?

¿Qué mensaje está enviando a los catalanes el presidente fugado con su gesto de avenencia y simpatía a la cocinera terrorista.

valtonycPero aun hay más. Carles Puigdemont, acudió a la fiesta acompañado de su abogado Gonzalo Boye, un elemento de cuidado condenado por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla, y también el rapero Valtonyc, ese intelectual que canta rimas que invitan a matar a policías y guardia civiles ("Puta policía, puta monarquia” “A ver si ETA pone una bomba y explota” "Matando a Carrero ETA estuvo genial, a la mierda la palabra, viva el amonal”), de broma eso sí, y con todo el derecho del mundo porque la libertad de expresión es inapelable, y no seré yo quien lo cuestione cuando tanto he luchado por ella.

Señoras y señores, ciudadanos y ciudadanas, amigos y amigas, en cualquier país sería un escándalo que un expresidente de una Comunidad Autónoma se fuera de fiesta con una asesina huida y con un exsecuestrador, más aún cuando el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos ha condenado a Bélgica por amparar a una asesina etarra, a Puigdemont y a Valtonyc.

De verdad, queridos amigos catalanes, los mismos que me considerabais uno de los vuestros cuando, desde siempre, he defendido el derecho de Catalunya a ser independiente y a conseguirlo por los cauces de la legalidad. Desde siempre y desde aquellos tiempos cuando en Valencia me increpaban llamándome catalanista y separatista. Os lo pregunto de verdad, con mi mano derecha en el corazón: ¿Creéis que vuestro héroe de pacotilla Carles Puigdemont se está comportando como un adalid valiente y cuerdo, o tal vez es sólo uno más de los responsables de que el independentismo, por culpa del fanatismo, se encuentre encallado en un acantilado donde hay de todo menos coherencia?

No me gusta escribir desde el móvil porque los textos pierden sentido con frecuencia por falta de visión de conjunto al teclear, pero no he podido reprimir mi malestar. Esta noticia me ha fastidiado el día. Y, si comparto mi malestar es porque confío que también haya hecho reflexionar a más de uno. Sólo así me consolaré al saber que no soy el único que abomina la sinrazón que supone aliarse, aunque sea gastronómicamente, con el terrorismo de los años del plomo y el tiro en la nuca.

¿Creéis que soy un provocador anticatalanista?