sábado 07.12.2019
MÉXICO

Aciertos y retos a un año de gobierno de AMLO

Aníbal García Fernández, Lucía Converti y Nery Chaves García | El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha emprendido importantes cambios en materia económica, política y diplomática

Hoy, a un año de comenzado el Gobierno de AMLO en México, la situación del país es sustancialmente mejor a la recibida; sin embargo, hay varios retos importantes por delante.
Hoy, a un año de comenzado el Gobierno de AMLO en México, la situación del país es sustancialmente mejor a la recibida; sin embargo, hay varios retos importantes por delante.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha emprendido importantes cambios en materia económica, política y diplomática; estos muestran aciertos pero sobre todo retos para desmontar treinta años de políticas neoliberales que favorecieron a ciertos grupos económicos nacionales y extranjeros. Sin duda, otro de los aspectos más importantes es la lucha contra la corrupción que ha derivado en la captura de políticos y militares. Por último, la relación con Estados Unidos (EE. UU.) no es ajena a claroscuros en materia de seguridad, sobre todo con la aprobación del Tratado de Libre Comercio (T-MEC) y la migración.

Seguridad, principal reto

La seguridad es uno de los principales retos de la administración de AMLO después de más de una década de militarización de la política contra el narcotráfico. Sin embargo, estas herencias no dejan de lado una serie de acciones de AMLO que aportan importantes dudas sobre la factibilidad del “cambio de ruta” de la denominada Cuarta Transformación.

El “Plan Nacional de Seguridad y Paz” es la propuesta de López Obrador para combatir la inseguridad. Este consta de al menos ocho puntos.[1] El más controversial corresponde a la creación de la Guardia Nacional (GN), conformada por las policías Federal, Naval y Militar. Es decir, es una fuerza de seguridad que trastoca los ámbitos militares y civiles. Según Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección, “Los mandos son militares y la función es militar, pero poseen una formación adicional que los habilita para desempeñar funciones de seguridad pública”.[2] En el plano más general, el nuevo cuerpo pretende combatir, por un lado, la corrupción presente en las fuerzas armadas y, por el otro, devolver los militares a los cuarteles. Esta segunda pretensión fue dejada de lado poco tiempo después de la asunción de AMLO.

En junio de 2018, la GN comenzó a operar entre críticas por parte de ONGs de derechos humanos, organizaciones y movimientos sociales, como el EZLN. La GN fue enviada a la frontera sur para controlar y parar la caravana de migrantes provenientes de varios países centroamericanos.[3] Esta acción fue ampliamente rechazada y evidencia una serie de contradicciones entre un nuevo modelo desmilitarizado, el neoliberalismo como forma de acumulación y despojo, y las amenazas por parte de Donald Trump[4] que obligaron al Gobierno a retroceder en una política migratoria distinta.[5]

Uno de los momentos más difíciles del gobierno fue, sin duda, el operativo en Culiacán, en el que se desató una balacera por la captura de uno de los hijos del narcotráficante Joaquín “El Chapo” Guzmán. Las decisiones tomadas por el Gobierno tuvieron cierta aceptación entre la población, pero también detractores dentro y fuera del país. Este operativo mostró las debilidades del Gobierno en materia de seguridad y también la capacidad del cártel de Sinaloa de movilizar gente y cercar una ciudad. Se sumó semanas después el ataque contra la familia Le Barón, que ha dado pie a que Trump expresara la posibilidad de “limpiar México” de los cárteles de la droga, sugiriendo una invasión. La respuesta del Gobierno fue la demanda de respeto a la soberanía mexicana y la cooperación sin invasión.[6]

Economía de la distribución

Avanzar hacia una economía distinta a la neoliberal, además de cambiar el eje en la acumulación y enfocar los esfuerzos en la distribución implica superar cambios estructurales impuestos en 30 años de políticas en favor de la desregulación, la acumulación, el despojo y contra la clase trabajadora.

En esta búsqueda se encuentra el Gobierno de AMLO, que desde que asumió la Presidencia de México puso en marcha el Plan Nacional de Desarrollo mediante el cual se busca el bienestar social mediante alzas salariales, política social en apoyo a los más pobres, y otros propósitos como la reducción del desempleo, sobre todo para la población joven.[7]

Otra de las grandes medidas es la recuperación de Petróleos Mexicanos (PEMEX) luego de años de políticas de vaciamiento y privatización. PEMEX fue durante muchos años el motor del crecimiento económico nacional, especialmente entre la década del ’40 y del ’70. En la primera década del siglo XXI las exportaciones petroleras llegaron a participar (en junio de 2008) en un 22,5% del total de exportaciones sin estar, como puede verse en el siguiente gráfico, en el nivel más alto de precios de la serie.

Uno de los grandes retos y aciertos fue el combate al robo de hidrocarburos, mediante el cual se consiguió reducir las tomas clandestinas, aumentando los ingresos a PEMEX.[8] También se comenzaron a investigar escándalos de corrupción de sexenios anteriores, y ya hay avances importantes como la aprehensión de militares por robo de combustible, así como exdirectores de la petrolera, como el caso de Lozoya Austin.[9] Sin embargo, hay dos grandes retos: aumentar la producción petrolera a 2,4 millones de barriles diarios (de los 1,6 millones actuales) y la construcción de una refinería en Veracruz, proyecto que tiene detractores tanto a nivel nacional, como a nivel internacional, principalmente en EE. UU.[10]

Por otra parte, si observamos cómo se comportó el producto en términos de gasto podemos ver que el primer semestre creció el consumo privado un 0,6%, empujado por el aumento de salarios e ingresos a la población, cayó el consumo público (-1,6%) debido a la política de restricción de gastos suntuosos del Gobierno, la inversión total también se redujo (-4,1%), principalmente por la caída de la inversión pública (-10,1%). Esta caída se debió, fundamentalmente, al detenimiento de las obras de infraestructura y también a la caída de la inversión privada que, aunque no fue tan marcada (-3%), tiene un peso mayor en la inversión total. Con respecto a la inversión para 2020 existe un compromiso del sector privado para realizar una inversión en infraestructura por 859.000 millones de pesos, monto cercano al aporte que realiza la inversión pública.

Política contra la corrupción

Desde que comenzó el Gobierno de AMLO la lucha contra la corrupción es y ha sido uno de los rubros que mayor importancia tiene. En lo que va de este primer año de gestión, se han encarcelado militares por robo de hidrocarburos, a políticos por actos de corrupción -como Rosario Robles-, y abogados ligados a políticos.[11] Sin embargo, esto ha generado conflictos con la clase política del viejo régimen y, principalmente, con el Poder Judicial.[12] Como en otros rubros, esta política es bien vista entre la población mexicana, a pesar de los intentos de algunos sectores por instalar la idea en la agenda mediática en torno a la “concentración de poder” y “desmantelamiento de la democracia”.[13]

Política exterior

Si hay un rubro que es importante destacar es la política exterior en este primer año, desde la participación en la OEA en contra de la injerencia en Venezuela al asilo político a Evo Morales tras el golpe de Estado. La vuelta a la Doctrina Estrada es, quizá, uno de los aspectos que posicionan a México en un complejo escenario internacional, particularmente latinoamericano. Para 2020, su participación en la CELAC -con la Presidencia pro tempore,[14]– pondrá a México ante el reto de liderarla en un contexto regional de división entre gobiernos progresistas y gobiernos neoliberales, de protestas populares en aumento y graves violaciones a derechos humanos en las mismas, como en los casos de Ecuador, Chile y Colombia.[15]

Relación con EE. UU.

La política exterior con EE. UU., su principal socio comercial, es uno de los factores externos más importantes para el Gobierno actual. La firma del nuevo tratado de libre comercio (T-MEC) después de un año de firmado, se encuentra pendiente de ratificación en el Senado de EE. UU y en Canadá. Si bien el TLCAN sigue vigente, las reiteradas amenazas de Trump de poner aranceles a la entrada de bienes mexicanos generaron fuerte incertidumbre en los sectores relacionados con el mercado internacional.

Hay dos grandes temas en la relación con EE. UU., además del T-MEC: la política energética y la seguridad. Como ya mencionamos, la construcción de la refinería y el rescate de PEMEX han generado varios informes en EE. UU., sobre todo elaborados por Think Tanks, que intentan ir en contra de la política energética mexicana. Buscan paralizar la reforma energética y desacreditar la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía, dos entes reguladores creados con las reformas energéticas, acusándolos de buscar “concentrar el poder y desmantelar la democracia”.[16]

El otro es la política de seguridad. Con el operativo en Culiacán, y el ataque a la familia Le Baron, se intenta instalar la idea de que el Gobierno de AMLO está perdiendo el control del país.[17] Ello ha contribuido a dos cuestiones: las declaraciones de Trump de “limpiar” México, en un intento de invasión militar y, por otro lado, la declaración de “organizaciones terroristas” a los cárteles mexicanos. Ambos aspectos son cruciales, pues de fondo está la continuidad en la militarización pero, también, el control territorial del norte del país, rico en minerales, hidrocarburos no convencionales y, sobre todo, por la existencia de plantas manufactureras vinculadas a EE. UU. La calificación de “terroristas” a grupos narcotraficantes incluiría, además, el control de la venta de armas -legal e ilegal- hacia México, así como la revisión de lavado de dinero en ambos países, dos aspectos que nunca se ponen en cuestión en la política contra el narcotráfico debido a las altas ganancias que registran estas dos actividades en EE. UU.[18]

2020 en la mira

A pesar del nulo crecimiento, producto de la crisis internacional y las políticas económicas neoliberales, y contra los augurios desestabilizadores desde que AMLO ganara las elecciones, es importante destacar la estabilidad tanto el tipo de cambio como de la inflación durante el primer año. Claramente, la apuesta de AMLO estuvo dirigida a recuperar el control de los recursos estratégicos y redireccionar los recursos estatales hacia los trabajadores y los más necesitados. Como se ha mencionado en otros artículos,[19] el aumento del salario luego de 30 años de estancamiento fue el puntapié inicial de un conjunto de políticas para introducir ingresos en la población joven, jubilados, indígenas y discapacitados.

La seguridad corresponde al ámbito más complejo y peligroso para la administración de AMLO. Esto responde tanto a condiciones históricas como cuestiones de índole estructural de México y su vinculación dependiente con EE. UU. Lo que hemos visto en el primer año es que en cada intento de salir de la lógica de la militarización, las amenazas por parte de la Casa Blanca hacen retornar al Gobierno mexicano a la continuidad de la guerra con sus amplias consecuencias sociales y políticas desestabilizadoras. Además, la campaña electoral en EE. UU. pondrá a México como tema de campaña, como lo fue en 2016.

Uno de los aspectos de mayor trascendencia es su relación con los militares. En América Latina la cuestión militar está de nuevo en la mira debido a su participación en golpes de Estado, como el de Bolivia, la represión de la protesta social (como en Chile, Ecuador y Colombia) y su participación en tareas de seguridad interior, como en el caso colombiano. Las muestras de descontento en las fuerzas armadas serán un aspecto fundamental en el Gobierno actual para refundar un acuerdo civico-militar distinto al del régimen anterior.

[1] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46217695

[2]https://www.proceso.com.mx/559773/durazo-rechaza-que-la-guardia-nacional-sea-un-paso-hacia-la-militarizacion-del-pais

[3]http://www.laizquierdadiario.com/Guardia-Nacional-y-Fuerzas-Armadas-reprimen-y-desmantelan-caravana-migrante-en-Chiapas

[4]  http://www.rfi.fr/es/americas/20190618-mexico-despliega-la-guardia-nacional-en-la-frontera-sur

[5] https://www.celag.org/eeuu-mexico-la-migracion-mas-alla-muro/

[6] https://politica.expansion.mx/presidencia/2019/11/27/amlo-responde-a-trump-cooperacion-si-intervencionismo-no

[7] https://www.celag.org/el-primer-semestre-economico-de-amlo/

[8] https://www.dineroenimagen.com/empresas/en-agosto-se-redujo-272-numero-de-tomas-clandestinas/114481

[9] https://www.eluniversal.com.mx/nacion/seguridad/dan-prision-preventiva-militares-involucrados-en-huachicol

[10] https://www.jornada.com.mx/ultimas/economia/2019/11/03/factible-concluir-refineria-de-dos-bocas-en-2022-pemex-3859.html

[11] https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2019/09/23/apoyo-de-61-a-la-lucha-anticorrupcion-de-amlo-1370.html

[12] https://elpais.com/internacional/2019/11/28/actualidad/1574961822_464269.html

[13] https://www.sinembargo.mx/29-11-2019/3687037

[14] https://www.gob.mx/sre/articulos/mexico-presenta-propuesta-de-plan-de-trabajo-para-la-presidencia-de-celac-2020-228366?idiom=es

[15] https://www.jornada.com.mx/2019/10/24/opinion/026a1mun

[16] https://elfinanciero.com.mx/opinion/bloomberg-opinion/amlo-esta-desmantelando-la-democracia-en-mexico-shannon-oneil

[17] https://elfinanciero.com.mx/bloomberg/amlo-esta-perdiendo-el-control-de-mexico-shannon-oneil

[18] https://aristeguinoticias.com/2711/mundo/con-carteles-terroristas-trump-tendria-que-intervenir-a-bancos-estadounidenses-esquivel-video/

[19] https://www.celag.org/el-primer-semestre-economico-de-amlo/

Artículo facilitado por CELAG