jueves. 22.02.2024
EL PSOE PIDE EXPLICACIONES AL GOBIERNO SOBRE LA PRECIPITADA SALIDA DE RATO DE BANKIA

Rajoy aprovechará la crisis de Bankia para liquidar el sistema de cajas de ahorro

Muchas son las incógnitas que se abren tras el inesperado anuncio de dimisión de Rodrigo Rato al frente de Bankia tras conocerse las ayudas públicas que recibirá la entidad. El presidente del Gobierno sigue desdiciéndose de lo prometido en campaña y ahora no descarta inyectar con dinero público el sector financiero. Rajoy ya avanzado que tomará medidas en el Consejo de Ministros de este viernes donde se prevé un plan para reducir aún más la banca española y sin descartar la creación de un 'banco malo' que absorva activos tóxicos.

En el sector financiero se da por hecho que se creará un 'banco malo' que aglutine los activos tóxicos de la banca vinculados a su exposición al ladrillo y que este instrumento contará con dinero público

El Gobierno prepara un inminente plan de reforma del sistema financiero para reducir aún más las entidades bancarias españolas. Y lo hará, aún a costa de tener que inyectar dinero público a la banca, una medida a la que el PP se opuso frontalmente cuando estaba en la oposición.

Los planes del Ejecutivo han empezado a dibujarse tras conocerse su intención de ‘rescatar’ a Bankia hasta con 10.000 millones de euros. La exposición al sector inmobiliario, con activos problemáticos vinculados al 'ladrillo' que suman 31.800 millones de euros está detrás de la decisión. La noticia ha precedido a la precipitada dimisión de Rodrigo Rato en la presidencia de la entidad.

Algunas fuentes apuntan a las discrepancias con el Ministerio de Economía por el plan de saneamiento, principalmente por la cuantía de la ayuda y por la exigencia de cambiar a la dirección, pero otras señalan que el que fuera vicepresidente económico en los gobiernos de Aznar habría pactado con Rajoy su marcha en respuesta a las presiones del FMI y del BCE para culminar la reestructuración bancaria con cambios en la gestión de Bankia, para situar a profesionales y rebajar el perfil político de las cajas. Así, el presidente del Gobierno estaría al tanto de la decisión y después de que Rato ganara el pulso al Ejecutivo para evitar una fusión con La Caixa, habría pesado la presión de Bruselas, del BCE y del FMI al Gobierno para que despeje cuanto antes las dudas sobre la solvencia del sistema financiero español, que está siendo además, una de las rémoras que lastran el diferencial de la deuda española en los mercados.

Rajoy adelantó este lunes que aunque no es partidario de asistir con dinero público a la banca, lo hará si esto resulta “necesario y en última instancia”. Aunque se desconoce qué envergadura tendrán las medidas a adoptar el viernes, en el sector financiero se da por hecho que se creará un 'banco malo' que aglutine los activos tóxicos de la banca vinculados a su exposición al ladrillo y que este instrumento contará con dinero público, opción que el Ejecutivo de Mariano Rajoy también descartaba de plano hasta hace poco.

Ante el oscurantismo que ha seguido a la decisión de Rato, el PSOE reconoce que el Ministerio de Economía informó de manera somera del plan para rescatar a Bankia, pero sin precisar exactamente la cuantía de los fondos que serían necesarios inyectar para garantizar la solvencia de la entidad, ni tampoco sobre los nombres que integrarán la nueva dirección. Entre las incógnitas, el PSOE desconocía las intenciones del Gobierno de abordar con rapidez la segunda fase de la reestructuración bancaria, pero sí reconocen que el Ejecutivo de Rajoy no era proclive a mantener a Bankia en solitario, sino que hubieran preferido una fusión y también querían que la caja tuviera "por fin" un gestor profesional.

EL PSOE SE OPONDRÁ A INYECTAR DINERO PÚBLICO

La portavoz parlamentaria socialista, Soraya Rodríguez, ironizó con la marcha de Rato, recordando su salida "un tanto inexplicable" del Fondo Monetario Internacional (FMI). Preguntada sobre si la marcha de Rato puede allanar el camino del saneamiento de Bankia, señaló que el propio Rato ha dicho en su comunicado que "su salida va a facilitar buscar soluciones a los problemas".

Para Rodríguez, la marcha de Rato de la presidencia de la cuarta entidad financiera de España "exige una explicación del Gobierno a los ciudadanos", sobre todo dado que a lo largo del día se ha ido sabiendo que el Ejecutivo "estaba informado". Y además, ha recalcado que todo el asunto del plan de saneamiento de Bankia exige también "una conversación" del Ejecutivo con el primer partido de la oposición, especialmente teniendo en cuenta que éste apoyó el decreto-ley de saneamiento del sector.

Así, aunque ha admitido que el problema del sector financiero es "fundamental", ha avisado de que el PSOE no dará "un cheque en blanco" a un proyecto que desconoce. De este modo, a falta de una información directa del Gobierno, no se ha pronunciado en concreto sobre la opción de que se inyecte dinero mediante bonos convertibles en acciones.

En la misma línea, ha recordado que las entidades bancarias "tienen un grave problema pero también tienen beneficios", de manera que sus problemas no se pueden solucionar "a costa de los ciudadanos". El PSOE, ha advertido, no se quedará inactivo ante una situación que pase por quitar 10.000 millones de euros a sanidad y educación y "ahora se quiera inyectar casi la misma cantidad a una entidad bancaria".

Rajoy aprovechará la crisis de Bankia para liquidar el sistema de cajas de ahorro