domingo 08.12.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE GESTHA

¿Qué impacto tendrán las últimas medidas anunciadas por Hacienda?

De momento el Gobierno sigue sin plantear una reforma fiscal integral de todo punto necesaria.

De izq. a dcha.: María Jesús Montero, Isabel Celaá y Nadia Calvio. (Foto: La Moncloa)
De izq. a dcha.: María Jesús Montero, Isabel Celaá y Nadia Calvio. (Foto: La Moncloa)

La rebaja del tipo nominal del Impuesto sobre Sociedades anunciada por el Gobierno tan solo beneficiará al 0,5% de las empresas que facturan menos de un millón al año

Desde el Ministerio de Hacienda no dejan de brotar noticias. El Gobierno anda inmerso en negociaciones cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), y raro es el día que no desayunamos con el anuncio de una nueva medida, casi todas ellas encaminadas a incrementar la recaudación para poder sostener los también promulgados aumentos del gasto público.

IMPUESTO SOCIEDADES

La última ha sido la relativa a la rebaja del tipo nominal del Impuesto sobre Sociedades -del 25% al 23%- para empresas que facturen menos de un millón de euros. La ministra María Jesús Montero confirmó en una entrevista concedida a RNE que el Gobierno baraja reducir la carga fiscal a estas micropymes, lo que supondría un ahorro de 260 millones de euros, según los cálculos de Hacienda. Sin embargo, desde Gestha estimamos que de materializarse esta medida el ahorro en impuestos para estas compañías apenas sería de 36 millones, ya sea por tratarse de empresas que registran pérdidas –como le ocurre al 74,1% de las que conforman este colectivo- o por aplicar las deducciones o las compensaciones de cuotas por pérdidas de cooperativas que agotan la cuota líquida.

Asimismo, desde Hacienda señalan que esta bajada de Sociedades beneficiaría a 350.000 sociedades –que tienen bases imponibles previas positivas-, mientras que nosotros calculamos que afectaría a 7.202 sociedades –que son las que finalmente tiene cuotas líquidas positivas, una vez compensadas pérdidas de años anteriores-. Es decir, a tan sólo el 0,5% de las empresas que facturan menos de un millón al año, por lo que sobre el 95,5% restante la rebaja no tendría ningún impacto.

IMPUESTO ELECTRICIDAD

Un día antes, el miércoles, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció que se suspendería el impuesto del 7% a la generación eléctrica, lo que abarataría el recibo de la luz en unos 1,5 euros al mes y originaría una merma en las arcas públicas próxima a los 1.000 millones. Pues bien, de nuestros cálculos se desprende que lastraría la recaudación en 1.500 millones al año. En este sentido, a cierre de 2018 -gracias a este impuesto- se habrían ingresado, desde 2013, más de 8.500 millones.

SUBIDA IRPF A LAS RENTAS MÁS ALTAS

Por otra parte, más allá de que Montero haya confirmado que la subida del IRPF a las rentas superiores a los 140.000 euros también afectará a los rendimientos del ahorro y de que no haya descartado revisar los incentivos a los planes de pensiones, el incremento de la carga fiscal de cuatro puntos en el tipo marginal del tramo nacional del IRPF, hasta el 26,5%, elevaría la recaudación en 637 millones de euros.

En definitiva, y teniendo en cuenta las palabras de la ministra de Economía, Nadia Calviño, en torno a que es el momento de subir los impuestos, porque ahora el crecimiento de la economía es “robusto”; lo cierto es que se vienen anunciando distintas medidas fiscales que podrían ir en la línea de dotar de mayor progresividad y equidad a nuestro maltrecho sistema tributario. No obstante, el Gobierno no plantea por el momento la, desde nuestro punto de vista, necesaria reforma fiscal integral.

Y es que el parcheo al que se ha venido sometiendo el sistema instaurado con la reforma de 1.977 ha desembocado en la actual situación, en la que los principios constitucionales de generalidad, igualdad y progresividad, que deben inspirar nuestro sistema tributario, están en entredicho. Además, nuestro diferencial con los países de la Unión Europea en cuanto a recaudación nos sitúa con un déficit superior a los 60.000 millones respecto de la media de presión fiscal de los 28, y se amplía hasta los 80.000 si ponemos el foco en la zona euro. Un agujero lo suficientemente profundo como para tomar, con urgencia, medidas de calado. Hay mucho dinero en juego. Y España lo necesita para cuadrar sus cuentas, blindando el estado de bienestar, sin contar cuentos.

gestha200

Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos de Hacienda (Gestha)

Comentarios