<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 29.09.2022

El ejército es el instrumento del que Roma se valió para conquistar primero y mantener después un imperio que abarcaba toda la cuenca del Mediterráneo. No siempre estuvo al mismo nivel ni dominó en todo momento la técnica guerrera, prueba de ello es las diferentes derrotas que sufrió a lo largo de su historia. 

Sin embargo, tuvo la gran virtud de no considerar nunca la derrota en una batalla como la derrota total de la guerra y supo aprovechar la experiencia para mejorar las técnicas y conseguir ser el poderoso ejército que mantendría unido durante varios siglos el Imperio.

Es difícil hablar de manera uniforme del ejército romano. Se podría hablar de tres ejércitos: el de la Monarquía, el de la República y el del Imperio.

  1. LAS LEVAS

El ejército en su conjunto recibe el nombre de legio en los primeros tiempos de Roma. Había un cuerpo de caballería en el primitivo ejército, pero el peso principal recae sobre la infantería.

La leva solamente era obligatoria en tiempos de guerra, pero las continuas guerras en las que Roma se veía implicada hacían, que en la práctica, la leva siempre estuviese en vigor. 

Aunque los soldados percibían una paga no muy elevada, sus campos de cultivo quedaban desatendidos, lo que inevitablemente les causaba pérdidas si la campaña se alargaba. El responsable de la leva era el cónsul.

LAS LEVAS

El ejército romano al inicio de su existencia se basaba en criterios de sangre noble. Los criterios de sangre noble se fueron relajando con el tiempo. A mediados del siglo VI a. C., el rey Servio Tulio puso la riqueza personal por delante del criterio de sangre en relación a los derechos y deberes de los ciudadanos. 

Entre estos derechos y deberes se encontraba el ejército. Servio Tulio dividió Roma en treinta tribus, y agrupó a los ciudadanos en cinco clases sociales, subdivididas en un total de ciento noventa y tres centurias.

El requisito básico era ser ciudadano romano con ingresos mínimos de cuatrocientos dracmas, lo que contribuía a que el ejército tuviese una moral elevada y un gran fervor patriótico

Las clases altas no intentaban rehuir el servicio militar, ya que su cumplimiento era imprescindible para poder acceder a las magistraturas del Estado y hacer carrera política y ascender en la escala social de Roma.

La organización política básica en aquella época era la gens. La leva obligaba a cada gens a proporcionar un cierto número de hombres armados más otros hombres de apoyo. 

En primer lugar se elegían doce tribunos militares, los cuales elegían cada uno entre los que reunían de la leva en el Capitolio a cuatrocientos soldados, que llevaban por nombre legión. 

El requisito básico era ser ciudadano romano con ingresos mínimos de cuatrocientos dracmas,​ y se ingresaba en la infantería o caballería pesada o también ser ciudadano de algún pueblo bajo domino romano, lo que contribuía a que el ejército tuviese una moral elevada y un gran fervor patriótico. 

No se tenían en cuenta otros factores como la religión o el color de la piel. Por el contrario, lo habitual entre los pueblos y civilizaciones de la época era un ejército formado por mercenarios profesionales sin importar su origen.

DURANTE LA MONARQUÍA

El reclutamiento de los soldados se hacía teniendo en cuenta la división del pueblo romano en treinta curias y tres tribus. Cada curia aportaba cien soldados de infantería que será la centuria y diez soldados de caballería la decuria. 

El ejército estuvo compuesto, pues, de 3.000 infantes, llamados pedites y 300 jinetes llamados equites. El armamento lo aportaba el soldado, no la ciudad, de ahí que los infantes se diferenciaran según su fortuna, los mejor equipados serían los ricos. 

Se procedía al licenciamiento y a la movilización de forma anual, ya que el ejército no fue permanente, pues las guerras comenzaban en primavera y acababan normalmente en otoño. Terminada la campaña volvían a sus actividades cotidianas.

Reforma de Servio Tulio

Éste reorganizo el ejército tomando como base el patrimonio económico de cada ciudadano. De esta forma los calificó de cinco maneras. Se da entrada en el ejército a todos los propietarios, ya fuesen patricios o plebeyos, quedando exentos aquellos que no pudieran costearse el equipo militar.

Para facilitar el reclutamiento dividió la ciudad en cuatro tribus y los hombres en dos categorías: 

  • Los iuniores que tenían entre quince y cuarenta y cinco años que eran empleados en el servicio activo.
  •  Los seniores que tenían entre cuarenta y cinco y sesenta años y formaban el ejército de reserva.

La legión fue la unidad táctica militar y dentro de ella se distinguían: la infantería pesada, la infantería ligera y la caballería. La legión se dividía en centurias. Estuvo compuesta de 4.200 soldados de infantería, al añadir a los 3.000 infantes de la época anterior, 1.200 soldados armados con palos y hondas, los denominados velites y 300 de caballería. 

Servio Tulio agregó además dos centurias de obreros los denominados fabri con la misión de transportar las máquinas de guerra y tres centurias de corneteros y trompeteros.

DURANTE LA REPÚBLICA

El sistema militar fue teniendo pequeños ajustes con el paso del tiempo. La curia acabó desplazando a la gens con el incremento de la población. Las curias procedían de antiguas organizaciones, principalmente económicas y comerciales, pero también religiosas y judiciales. Las curias se fueron transformando en simples organizaciones territoriales que fueron aprovechadas como unidades de leva.

En tiempos republicanos, los conquistadores estaban al servicio de los procónsules encargados de los reclutamientos en tiempos republicanos. El adiestramiento se iniciaba con un entrenamiento físico realizado con el equipo puesto, que pesaba unos treinta kilos e incluía marchas y carreras de obstáculos. Posteriormente, la instrucción militar incluía la práctica de movimientos aplicables en las batallas y el manejo de armas.

La legión continuó estando formada por 4.200 soldados de infantería, distribuidos en 60 centurias, de entre sesenta o treinta hombres cada una, a los que se añadían los velites, que agrupadas de dos en dos formaban el manípulo, que pasó a ser la unidad táctica hacia el siglo IV a.C.

Los manípulos se colocaban en tres líneas: 

  • En la primera línea estaban los más jóvenes, los hastati. La formaban diez manípulos y en total eran 1.200 soldados
  • La segunda línea estaba compuesta por príncipes. Eran los soldados de más experiencia. La formaban diez manípulos y en total eran 1.200 soldados
  • La tercera estaban los triarii, soldados de más edad. La formaban diez manípulos y el total eran 600 soldados.
  • Los velites eran veinte soldados por centuria y la formaban 1.200 soldados.

Las dos primeras líneas iban armadas con el pilum o lanza arrojadiza. Los triarii con el hasta, lanza grande no arrojadiza. Las tres líneas iban armadas con el gladius, espada corta con doble filo y punta, y como armas defensivas llevaban el escudo y el casco. Los velites iban armados con palos y hondas.

Formaban parte de cada legión las siguientes tropas: 

- Un cuerpo de caballería legionaria, dividido en diez escuadrones de tres decurias cada uno, totalizando 300 jinetes o equites.

- Los socii, tropas proporcionadas por los pueblos itálicos aliados o sometidos. Su infantería en número igual al de la infantería legionaria no forma parte de la legión y se encuadra en alae y se agrupa en cohortes.

- Los auxilia, son tropas no itálicas que apoyan a la legión y suplen el defecto de ésta en armas especiales, de las más conocidas son la caballería númida, los honderos baleares y los arqueros cretenses. Mantienen la estructura propia del país de origen y se agrupan en cohortes. Son, en su mayoría, tropas de carácter mercenario, bien por alistamiento individual o por medio de un príncipe o jefe de los lugares de origen.

La reforma de Mario

Mario era un general romano del año133 a.C., que introdujo las siguientes reformas en el ejército: 

  1. Sustitución del manípulo, como unidad táctica fundamental, por la cohorte, formada por tres manípulos, uno de hastati, otro de principes y un tercero de triarii, dispuestos uno al lado del otro.

La triple línea compuesta antes por manípulos, desde Mario estuvo constituida por cohortes, formando un frente de tres líneas: 

  • Cuatro cohortes en la primera.
  • Tres en la segunda.
  • Tres en la tercera. 

Para entrar en combate, las cohortes se colocaban separadas entre sí, de manera que, si las cohortes de la primera fila flaqueaban, podían retirarse a retaguardia por los huecos que dejaban los de la segunda y tercera línea.

 b) Sustituyó el antiguo alistamiento de ciudadanos por el reclutamiento voluntario. Así pudo reclutar a toda clase de personas, incluidos los proletarios, y formó un ejército profesional y mercenario, que cobraban un sueldo, frente a los soldados-ciudadanos de antes. 

c) Desaparición de los socii como fuerzas distintas para pasar a integrarse en las legiones. 

d) Desaparición de los velites y de la caballería legionaria, que son sustituidos por auxilia. 

e) Adopción de enseñas y numeración para las legiones, que les dan una identidad y una continuidad. Instituyó la insignia legionaria: un águila de plata. 

f) Reforma en el armamento y equipo del soldado. Generalizó el pilum, scutum y galea.

Como consecuencia de la reforma de Mario, el ejército llegará a convertirse en una gran fuerza a disposición de generales ambiciosos. La estructura de la legión quedó constituida así:

  • Centuria formada por cien solados.
  • Manípulo formado por doscientos soldados que eran dos centurias
  • La cohorte formado por seiscientos soldados, que eran tres manípulos.
  • La legión formada por seis mil soldados, que eran diez cohortes.

La tercera reforma que Mario logró introducir fue una legislación que otorgaba beneficios de jubilación a los soldados en la forma de tierras. Los miembros del censo por cabezas que terminaban el servicio recibían una pensión de su general y una finca en alguna zona conquistada a la que podían retirarse.

Por último, Mario garantizó a los socii itálicos la plena ciudadanía romana una vez terminado por completo el servicio militar.

DURANTE EL IMPERIO

Bajo el Imperio el ejército queda dividido en dos: 

  • El séquito del emperador que tiene sus cuarteles en Roma y además de proteger al emperador protege a la ciudad. Estaba formado por:
  1. Las cohortes pretorianas eran una especie de guardia personal y constituían la principal defensa de la ciudad. El emperador Octavio Augusto creó nueve. Estaban formadas por 1.000 hombres y estaban divididas en tres manípulos y éstos a su vez en dos centurias. Tenían un acompañamiento permanente de caballería, que se agrupaba en turmas.
  2. Las cohortes urbanas que estaban encargadas de los servicios públicos. No salen nunca a campaña. Al principio eran tres.
  3. Las cohortes de vigiles que tenían menos prestigio, se ocupaban de la vigilancia nocturna y de la extinción de incendios. Estaban integradas por esclavos libertados, que después de unos años de servicio adquirían la ciudadanía. Eran siete cohortes.
  •  El de campaña: dividido en legiones y auxilia.

La legión estaría formada por diez cohortes, de las cuales la primera tendría 1.105 infantes y 132 jinetes. Las restantes cohortes, divididas en cinco centurias cada una, tendrían 555 infantes más 66 jinetes. 

Acompañaba a esta legión la artillería, formada por un carroballista por centuria, del que se hacía cargo un contubernium, que era una escuadra de diez hombres. Cada cohorte llevaba un onager [1].

A partir del emperador Octavio Augusto, las legiones llevan, además de la numeración, un nombre, que hace alusión a diversas circunstancias, como el emperador que la creó, por ejemplo la legión Augusta, que era el resultado de la fusión de dos como por ejemplo la Legio VII Gemina de gran presencia en Hispania, etc.

Los auxilia continúan divididos en cohortes, de las que unas son miliariae y otras quingenariae. También hay unidades mixtas de caballería e infantería, las equitatae. Y, finalmente, están las llamadas cohortes voluntariorum, integradas por esclavos cedidos al emperador y luego liberados o bien por ciudadanos.

En el Imperio se crean, además, los numeri, que son tropas auxiliares procedentes de los lugares menos romanizados. 

Durante Bajo Imperio, el emperador Constantino introduce profundas reformas, divide el ejército en: 

- Ejército de cobertura que sigue la organización de la época anterior, pero se hace estático. 

- Ejército de campaña que queda vinculado al emperador y a los jefes militares. Está formado por los palatini, especie de guardia personal del emperador, aunque su escolta propiamente dicha son los domestici y scholae. 

Las legiones se convierten en batallones de infantería, con un efectivo de unos 1.000 hombres. La caballería adquiere mayor importancia y se independiza de la legión. 

Las diferencias entre legiones y auxilia se suprimen, como resultado de la extensión de la ciudadanía y de la barbarización del ejército. Los numeri adquieren gran importancia y se convierten en unidades escogidas.


[1] El onager era una máquina de sitio pensada para lanzar piedras mediante una honda. Su uso se extendió ya bien entrado el Imperio, debido a que resultó difícil sustituir a la ballista, más eficaz aunque también más difícil de construir y de más complicado mantenimiento

Las levas del ejército en la antigua Roma