#TEMP
domingo. 26.06.2022

Publica Esther Bajo una novela “Misterios Gozosos” en el modelo de lo que hoy se puede llamar autoficción, denominación que ella rechazará, seguro, casi sin solución de continuidad con un anterior libro de poemas denominado simplemente “Duelo”

Ambos vienen marcados por los sentimientos de las pérdidas casi simultáneas de su madre, cómplice de vida y soporte existencial y de más que un marido, su amor vital compañero y compinche en el buen sentido de vida y obra.

La valentía de mostrar la sorpresa, el dolor, la injusticia de esas pérdidas, la desorientación que conllevan adquiere un gran valor, más en estos tiempos donde la muerte y el duelo se han vuelto también líquidos en una tendencia a su minusvaloración y ocultamiento.

Es Esther una persona valiente, demostrada a lo largo de toda su vida militante política muy joven contra la dictadura, estudiando y trabajando en diversos lugares sin miedo a la movilidad ni a dejar la confortabilidad de la casa materna. Oviedo Valladolid ,Burgos, León, activa siempre tomando iniciativas culturales y cinéfilas en la universidad, trabajando en radio, dirigiendo suplementos culturales en periódicos, como abogada laboralista, manteniendo siempre una posición cercana a los problemas sociales de la gente más desprotegida .Siempre reconocida hasta la vuelta a su León natal donde los intereses creados, la ignorancia y la envidia les hicieron a ella y a José Luis la vida más perentoria. Nadie es profeta en su tierra.

Esa valentía y sinceridad ,también una de sus características personales, aparecen con todo vigor en “Duelo” publicado con unos bellísimos dibujos y con poemas surgidos directamente del alma: sirva de ejemplo sólo uno de ellos:

Aquí estas tú
abrazándome con manos de viento
y aquí estoy yo
rodeada de ti como una isla
Aquí estás
cincuenta y siete años después de sentir el primer frío
y el primer abrazo
veintiocho después de nuestra primera primavera
mil cuarenta y un días casi noventa millones de segundos
desde que me diste tu alma y calentaste mi cuerpo por última vez
Aquí estoy alimentada de agua y ceniza
sola
mirando tu rastro en el presente para no ahogarme
de pasado
la sombra de las nubes en el agua
y el brillo deslumbrante de las olas…..
Aquí estás ,donde yo esté y dondequiera que
estés
estoy contigo

Tras la devastación sentimental y vital producida por la pérdida tan seguida de madre y marido y buscando un lugar en el mundo que permita salir y seguir adelanta se instala durante unos años con sus dos hijas en la pequeña isla de Gozo cercana a Malta, estancia de la que es producto la novela Misterios Gozosos haciendo alusión tanto al significado como a la isla.

Articulado el relato tanto en la vivencia cotidiana como en recuerdos significativos va desgranando los problemas de encontrase aprendiendo como desenvolverse en actividades cotidianas que hasta ahora había evitado con una buena descripción de la burocracia sin salida a los que nos enfrentamos los mortales ,bancos , compañías telefónicas ,seguros ,incluso el pago de la Ora ,todo ello incrementado por las dificultades idiomáticas en su nueva estancia.

Recuerdos del desengaño en España con el trabajo laboral al comprender que los compañeros de trabajo y las organizaciones sociales están compuestas por personas magníficas y por otras que no siempre dan lo mejor de si mismas y te decepcionan cuando intentas trabajar por el bien de todos.

Incluso cuando encuentra trabajo en una TV su gran experiencia y profesionalidad es sustituida por una mujer joven fotogénica sin ningún conocimiento

Pero lo que más atrae en la novela es la descripción de los sentimientos y la idiosincrasia de de los personajes que se va encontrando desde a contradicción de tener una casa agradable con vistas a un mar tranquilo ,la belleza de la isla y de la propia Malta que produce prácticamente síndrome de Sthendal y los sentimientos de duelo permanentes con la sensación permanente de ausencia hasta las dificultades de tratar con una hija preadolescente y rebelde ,moviéndose entre la necesidad de protegerla y los recuerdos de la rebeldía de la propia adolescencia.

La descripción de una sociedad cerrada, católica, que hace obras de caridad con los inmigrantes y refugiados pero que al mismo tiempo los desprecia profundamente en una mezcla hipócrita que tiene su máximo exponente en la actuación de los poderes políticos y empresariales.

Van desfilando personajes representativos de este orden de cosas como el Casero, especulador con bienes en los paraísos fiscales, la vecina insociable que solo se relaciona con la protagonista que a su vez la ayuda con su marido impedido, la directora del instituto de su hija, amigas alguna ultrareligiosa otra con tendencias esotéricas como la profesora de inglés y algún español de paso con el que se puede hablar más largamente por aquello del idioma.

Todo ello trufado por la presencia de la Orden de Malta, tal como suena, que medio oculta mantiene una serie de intereses y actividades que condicionan la vida de la isla, que cuenta incluso con alguna organización neonazi dispuesta a acabar con aquello que algunos denominan el gran reemplazo atacando emigrantes y refugiados.

La mezcolanza de personajes y la sensación de soledad e incomprensión, llevan a la protagonista incoherentemente a acercarse incluso a la religión y a la trascendencia como una tabla de salvación felizmente superada.

Por supuesto el capítulo más impactante es en el que se relata el conocimiento inicial ,y la enfermedad y muerte de José Luis Estrada el marido de la autora, gran periodista ,excelente persona y como tal coherente y contradictorio al mismo tiempo sin que eso sea un oxímoron.

En definitiva merece la pena leer una novela que combina con gran sensibilidad sentimientos, la descripción de una realidad muy actual en las vivencias con los personajes de la isla y los recuerdos engarzados en todas las reflexiones pertinentes.

El final sorpresivo marcado por el envió de una carta de la rebelde adolescente a su madre, reconciliada ,desde los orígenes de todo es decir la ciudad de León.

La Sombra del Gozo