domingo 20.10.2019
MÚSICA

Katie Melua

Una cantante que hechiza.

Katie Melua durante su actuación en m80Radio (foto: los40.com)
Katie Melua durante su actuación en m80Radio (foto: los40.com)

Ketevan Melua, más conocida por Katie Melua, es una cantante georgiana de nacionalidad británica que nació en Kutaisi el 16 de septiembre de 1984. A sus recién cumplidos treinta y cinco años, es una de las grandes intérpretes de la música actual.

Todo un descubrimiento. Podríamos decir lo que afirma en una de sus letras: “Ahora que te he encontrado, cancelaré la búsqueda”, Desde que en 2004 lanzará su primer álbum “Call Off The Search”, con su primer sencillo “The Closest Thing To Crazy”, su fama no ha parado de crecer.

Katie nos ha hecho un llamado de atención sobre lo absurdo del racismo en “Spider´s web”, porque “la línea entre lo incorrecto y lo correcto, es el ancho de un hilo de una telaraña. Las teclas del piano son blancas y negras, pero suenan como un millón de colores en tu mente”

En julio de 2012 estuvo actuando en directo en los estudios de m80 Radio en Madrid y en septiembre de 2013 celebró su cumpleaños publicando el álbum “Ketevan”, su sexto disco de larga duración. Este año ha ofrecido conciertos en España en el Cap Roig Festival y en el Starlite de Marbella, en el que compartió escenario con el pianista británico James Rhodes.



Ella hipnotiza con su voz sugerente y limpia. Su adaptación de “I put a spell on you”, obra de Jay Hawkins versionada por numerosos grupos y solistas, desde Nina Simone a Credence Clearwater Revival pasando por Annie Lennox o The Animals, es ciertamente un hechizo a través de una voz melodiosa, suave y potente que arrastra los sonidos y nos hace navegar por mares musicales llenos de olas de ritmo.

Su música ha hecho volar sus sueños, ya sea cantando sus propias composiciones (“Belfast” o “Piece by piece”) o interpretando grandes éxitos de gente como Black (“Wondeful life”), Sting (“Fields of gold”) o Cohen (“In my secret life”), dejando en todas ellas su peculiar huella, su manera de narrar con esa entonación tan personal que le permite tocar palos como el folk, el soul o el jazz.

Katie puede ser como una dama en el camino o una mujer calle arriba que nos lleva a Wonderland, haciéndonos sentir que con su música nunca estaremos solos. Así nos lo canta en “I will be there”, obra de su descubridor, el compositor británico Mike Batt, quien también le ofreció esa balada a la amistad que él estrenó en 1977, “The walls of the world”, en la que canta que escribirá su amor en las paredes del mundo para que el sol no desvanezca las palabras que dice.

Quién sabe, tal vez si el planeta la mereciera nos haría tener un mundo perfecto. Ella, bailando en los océanos profundos, retorciéndose en el agua, es como un sueño; ella suave y sola, o perdida y solitaria, es como el cielo del “Just like heaven” de The Cure al que le pone su particular acento.



Seguidora de la fallecida cantante estadounidense Eva Cassidy, su admiración por ella la ha llevado a juntarse en un video imposible en el que interpretan a dúo la increíble “What a wonderful world” que hizo famosa Louis Amstrong desde que la estrenara en 1967 haciendo de ella un alegato por la paz (pese a ello, o tal vez por eso mismo, dicen que Clear Channel Communications incluyó esa canción en su memorando tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Una lista distribuida entre las más de mil emisoras de radio de las que el grupo de comunicación era propietario y que contenía cerca de 150 canciones cuyas letras eran cuestionables en el contexto posterior a los ataques terroristas).

Como compositora, Katie nos ha hecho un llamado de atención sobre lo absurdo del racismo en “Spider´s web”, porque “la línea entre lo incorrecto y lo correcto, es el ancho de un hilo de una telaraña. Las teclas del piano son blancas y negras, pero suenan como un millón de colores en tu mente”.

k2(Foto de la web de Katie Melua)

En su hasta ahora último trabajo, “Ultimate Collection”, recopila lo más destacado de sus siete álbumes anteriores: “Call Off the Search” (2003), “Piece by Piece” (2005), “Pictures” (2007), “The House” (2010), “Secret Symphony” (2012), “Ketevan” (2013) e “In Winter” (2016), a los que añade dos nuevas versiones: la del clásico “Bridge over troubled water” de Simon and Garfunkel y el “Diamonds are forever” de la banda sonora del film homónimo de James Bond que compusiera John Barry e interpretara Shirley Bassey.

Melua ha destinado parte de los beneficios de su música a organizaciones como Save the children, Cruz Roja, Intermon Oxfam o Fair trees, fundación para la promoción del comercio justo de árboles en su Georgia natal y de la que es promotora. También participó, en 2005 junto a Brian May, en el concierto benéfico 46664 organizado por la Fundación Nelson Mandela para luchar contra el sida y en 2007 en uno de los Live Earth para denunciar y combatir el cambio climático.

Esta cantante georgiano-británica está incluso en el Guinness World Records por haber dado un concierto bajo el agua en una plataforma del Mar del Norte, en octubre de 2006, a trescientos tres metros de profundidad ante un grupo de trabajadores.

Si quieren probar sus hechizos, escúchenla

Katie Melua
Comentarios