martes 19.11.2019
ENTREVISTA Al ESCRITOR MANUEL RICO

"El desdén ante la poesía escrita por mujeres es un reflejo de la sociedad machista"

El presidente de la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE) ve necesario que se ejerza un mayor control en los jurados de los premios literarios financiados con dinero público.

"El desdén ante la poesía escrita por mujeres es un reflejo de la sociedad machista"

Nuevatribuna | El estudio ‘Descubrir lo que se sabe’ constata con datos que las mujeres poetas ganan menos premios literarios que los hombres, ¿a que crees que se debe?

La prevalencia de los hombres en el aparato literario hunde sus raíces en el franquismo

Manuel Rico | Está relacionado directamente con la prevalencia de los hombres en lo que yo llamaría aparato literario. Hunde sus raíces en el franquismo y pese a los cambios de legalidad que se han producido (sobre todo la Ley de Igualdad) en democracia, la hegemonía masculina se ha mantenido de manera abrumadora. A ello se añade un cierto desdén, público y privado, por parte de significativos personajes ante la poesía escrita por mujeres. Es un reflejo de la sociedad machista. Hay que decir a este respecto que determinadas medidas a favor de la paridad que ya se toman en la sociedad no han entrado en los premios. Son una inmensa burbuja.

También pone de manifiesto la mínima representación de las mujeres en los jurados de los premios, incumpliendo así la Ley de Igualdad Efectiva. ¿Por qué sucede así?

Lo que antes decía en relación con los premios tiene, obviamente, su correlato o su precedente en la composición de los jurados: la presencia de mujeres es menos que testimonial (entre el 0 y el 10%). Por tanto, no cabe esperar que se rompa esa correlación en los libros y poetas premiados. Casi siempre (las cifras del informe de Nieves Álvarez son más que contundentes, casi estremedecoras) lo gana un hombre. Y no es, ni mucho menos, un problema de calidad. 

El estudio no solo pone negro sobre blanco la discriminación de la mujer en este sector, sino también las prácticas poco ortodoxas a la hora de elegir a los miembros del jurado (en muchas ocasiones se incumplen las bases) y los propios manuscritos, así como las injerencias de ciertas editoriales en los premios.

Es un escándalo que determinadas editoriales, en premios de instituciones y sustentados con dinero público, determinen los jurados

No voy a insistir en el escándalo que supone que determinadas editoriales (los nombres de algunas aparecen en el informe y no son clandestinas), en premios de instituciones y sustentados con dinero público determinen los jurados (unas veces proponiendo, otras veces nombrando y las más condicionando sus decisiones), reciban recursos públicos para la edición del libro, se ahorren derechos de autor y aumenten su cifra de negocio a base de recursos aportados por todos los ciudadanos. Si lo hicieran con un banco privado, o con dinero de empresas patrocinadoras que solo responden a sus accionistas, no habría nada que decir: pero en la mayoría de los casos que se apuntan en el informe es dinero público. De todos, conviene subrayar. 

¿Crees que hay una falta de control en los jurados de premios financiados con dinero público? 

Absolutamente. En los Premios Nacionales (los que da el Estado, para entendernos), hay en los jurados presencia de representantes de ámbitos decisivos de la creación: asociación de críticos, ACE, Universidades, etc... Además, los Jurados, en los últimos años, se fundamentan en el principio de la paridad entre hombres y mujeres (están al 50%), algo excepcional en el mundo de los jurados literarios. Por una vez la Administración va a la vanguardia en materia de género. Pero ese ejemplo no se sigue en los que editan sellos privados "con cargo a los presupuestos municipales, provinciales o autonómicos": la lista nominal que da el informe de Nieves Álvarez revela que hay auténticos "equipos médicos habituales" que van de jurado en jurado, con lo cual, las prácticas clientelares y cierto amiguismo están garantizados.

¿Qué papel juegan las editoriales?

La poesía debe sustentarse en una ética radical y ejemplar. Y los editores no pueden ser los primeros en romperla

Ya lo he dicho: conforman total o parcialmente los jurados, editan el o los libros premiados con recursos públicos las más de las veces y promocionan la obra con posterioridad, aunque no siempre. Es un círculo vicioso que es preciso romper. Yo dirijo una colección de poesía con veinte años de antigüedad y desde su fundación establecimos un principio: no se editan premios institucionales. Es verdad que así se renuncia a una vía de financiación. Pero creo que la poesía cebe sustentarse en una ética radical y ejemplar. Y los editores no pueden ser los primeros en romperla.

¿Qué habría que cambiar a tu juicio?

Creo que habría que dar un paso hacia la paridad. Es fundamental. Hay todavía zonas opacas e impenetrables para la Ley de Igualdad Efectiva. Entre ellas, las directivas de asociaciones como ACE: estamos en el camino de la paridad, algo que se verá no tardando mucho aunque nuestra Junta hoy es en ese terreno radicalmente desigual. Por eso, es preciso que se tienda a garantizar la paridad en los jurados y aplicarla con rigor en los financiados por las instituciones.. Junto a ello, en el caso de estos premios, tienen que salir a concurso público transparente y abierto a las ofertas de todas las editoriales del ramo; en los jurados, aunque sea mínimamente, debería haber una representación de las organizaciones colectivas (hablamos de dinero público con mayúsculas).

"El desdén ante la poesía escrita por mujeres es un reflejo de la sociedad machista"
Comentarios