miércoles. 29.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Pocas vidas hay tan interesantes e intensas como la que vivió la princesa belga Carlota, más conocida por la historia como Carlota de México. Nacida en 1840, y educada desde muy joven para gobernar y ser influyente, era hija del rey Luis Felipe I de Orleáns y de la princesa María Amelia de las Dos Sicilias. El gran error de su vida fue contraer matrimonio con el archiduque de Austria, Fernando Maximiliano de Habsburgo, el hermano inútil y poco inteligente del emperador de Austria, Francisco José I. Un hombre que solo le causó problemas y que sería uno de los desencadenantes de los graves problemas mentales que vivió la princesa en sus últimos años de vida. Sin embargo, han pasado a la historia debido a que en 1867 ambos fueron nombrados emperadores del Segundo Imperio de México, uno de los fracasos más sonados de Napoleón III por convertir el país americano en un estado satélite de Europa.

El guionista Fabien Nury (Érase una vez en Francia, Katanga) y el dibujante Matthieu Bonhomme (Esteban) son los encargados de recrear la vida de esta interesante mujer en “Carlota Emperatriz”. Un potente trabajo editado por Norma Editorial que ocupará dos volúmenes y en el que estos autores buscan contar la vida de una princesa que se adelantó a su tiempo y que tuvo que ver cómo su marido no paraba de cometer errores.

Una princesa que se adelantó a su tiempo y que tuvo que ver cómo su marido no paraba de cometer errores

El primer tomo publicado por Norma Editorial comienza con una nota en la que sus autores advierten que, aunque la obra está inspirada en hechos reales, la historia no deja de ser una ficción en la que se mezclan acontecimientos auténticos, suposiciones y pura invención. Esto no significa que el guion de Fabien Nury reformule la famosa historia de esta princesa belga, pero sí enfatiza los aspectos más determinantes de su biografía, especialmente en lo relativo a las infidelidades y adulterios que continuamente cometía su marido, Fernando Maximiliano. Esto hace que la obra se convierta en un relato apasionante lleno de traiciones, infidelidades y romances frustrados.

En el cómic, podremos ver cómo Carlota tuvo que hacer frente sola a numerosas dificultades durante su vida, provocadas no tanto por las infidelidades de su marido, sino porque este no paraba de cometer errores, definiéndose como un político nefasto y un hombre muy poco inteligente. En este sentido, la obra explica cómo Carlota acabó dirigiendo sola el imperio mexicano, mientras su marido estaba ausente disfrutando de los pecados de la carne. La auténtica Emperatriz de México era ella y todo el mundo decía que lo hacía mucho mejor.

La obra explica cómo Carlota acabó dirigiendo sola el imperio mexicano, mientras su marido estaba ausente disfrutando de los pecados de la carne

El primer tomo, editado en tapa dura y con unas ilustraciones muy cuidadas, nos presenta a la princesa Carlota desde sus primeros años de noviazgo hasta la formación del Imperio Mexicano. El guion de Fabien Nury se articula mediante pequeños episodios que permiten que la historia vaya saltando continuamente en el tiempo, ya que son muchas cosas las que se deben contar. En este punto radica uno de los puntos quizás más endebles del cómic, ya que en ocasiones ciertos pasajes habrían requerido de un estilo más sosegado y reposado. Tampoco ayuda algunos momentos que son relatados mediante cartas escritas a mano, que son algo difíciles de leer por su tipografía. Es inevitable en este sentido complementar esta lectura con una búsqueda más tranquila de lo que fue la vida de esta mujer en otro tipo de obras o incluso en internet, ya que son muchos los detalles y personajes históricos a tener en cuenta.

No obstante, para ser honestos, el primer tomo de "Carlota Emperatriz” se lee con entusiasmo gracias a unos personajes principales muy bien construidos y sobre todo al magnífico trabajo que realiza Matthieu Bonhomme, con un dibujo lleno de color y estilo que sabe jugar muy bien con los distintos momentos de la historia, oscilando constantemente entre el preciosismo y el horror.

Es de esperar que en el segundo tomo sea incluso mejor, ya que tocará los puntos más decisivos en la vida de la Emperatriz Carlota: el fin del imperio mexicano, el fusilamiento de su marido por parte de Benito Juárezy especialmente la enfermedad mental que la llevó hasta la muerte. Mucho que contar, pues. Habrá que estar muy atentos para ver cómo Fabien Nury y Matthieu Bonhomme concluyen esta historia.

Carlota Emperatriz. Integral 1