lunes. 22.07.2024

Alba Fernández | @uItrasensitive

El pasado 16 de septiembre, algunos afortunados tuvimos el placer de asistir al Teatre Victòria de Barcelona, donde el Suzhou Ballet Theatre marcó el inicio de la temporada con su espectáculo Esencias de China. Durante dos únicas funciones, el escenario cobró vida con la presencia de 40 talentosos artistas que hicieron gala de un diverso repertorio que abarcó desde el ballet clásico y romántico hasta el contemporáneo. Esta mezcla de estilos se vio complementada por piezas musicales de reconocidos compositores como Chopin, Zheng Bing y Stravinsky. 

La iniciativa de intercambio cultural Image China promovida por China Arts and Entertainment Group tiene como objetivo principal llevar las artes escénicas chinas, tanto tradicionales como contemporáneas, a audiencias globales. En esta ocasión, el proyecto ha brindado la oportunidad al público español de presenciar el ballet de Suzhou, que se destaca como la única compañía de ballet profesional en la provincia de Jiangsu.

La iniciativa de intercambio cultural Image China tiene como objetivo principal llevar las artes escénicas chinas, tanto tradicionales como contemporáneas, a audiencias globales

Por curioso que parezca, según indicaba la directora artística Ying Li en entrevistas previas, no existe una definición precisa de "ballet de estilo chino". A diferencia del origen occidental de esta disciplina, las compañías del país asiático fomentan la liberación de los movimientos restrictivos tan característicos de esta danza, siguiendo así la estética de los bailes folklóricos tradicionales, aunque evitando la saturación festiva que estas últimas suelen conllevar. Es así cómo, a través de una fusión con la herencia cultural china, la compañía ha forjado un estilo único conocido como "ballet de Jiangnan".

Si bien el Suzhou Ballet Theatre ha interpretado conocidas obras como El Cascanueces, el Lago de los Cisnes o Romeo y Julieta, “Esencias de China” es la obra que más representa esta singularidad e innovación tan propia del ballet de Jiangnan. En el primer acto, el espectador se ve inmerso en un contexto de cotidianidad en una pequeña aldea china: un aquejado joven “Insomne en la noche”, la “Despedida” de una pareja que se separará cuando llegue amanecer sin saber cuándo será el reencuentro, la “Lluvia brumosa en Jiangnan”, unas “Damas que bordan” puntada a puntada su juventud... No obstante, tras un breve intermedio se revelará que esta comunidad rural alberga secretos más profundos, pues se avecina el rito de "La Consagración de la Primavera".

En este segundo acto, la narrativa concebida por el compositor Igor Stravinsky relata un ritual pagano que ceremonia la renovación de la naturaleza durante la llegada de la primavera. La obra se divide en dos actos distintos: "La Adoración de la Tierra”, donde los integrantes de la comunidad se congregan para llevar a cabo danzas que honran a la tierra, y "El Sacrificio", en el cual el grupo selecciona a un joven virgen para ser sacrificado como ofrenda a la floreciente estación.

Por supuesto, es prácticamente imposible trasladar en palabras precisas ciertos destellos del espectáculo como bien son los delicados movimientos de las bailarinas ondeando sus prendas vaporosas, las expresiones faciales de los intérpretes acompañando la coreografía, las lágrimas del público que se tornan sonrisas y posteriormente en aplausos... Eso se lo dejamos por descubrir a los lectores.

Suzhou Ballet Theatre: lluvia brumosa en Barcelona