domingo. 26.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

En "15", trabajo anterior entre el guionista David Muñoz y el dibujante Andrés H. Leiva, se reflexionaba sobre los horrores de la guerra civil española bajo el prisma de un chico de 15 años que mata a dos milicianos. "Monstruo", el nuevo trabajo en colaboración publicado por Astiberri Ediciones, continúa hablando sobre el fanatismo y la intolerancia que nos rodea. Nuevamente el odio como motor de la historia.

El punto novedoso es que nos encontramos ante una secuela del mítico "Frankenstein", de Mary W. Shelley, pero en esta ocasión ambientada en Madrid en 1965, una época en la que el régimen de Franco empezaba a abrirse al exterior. Si en la novela de Mary W. Shelley, Frankenstein, abrumado por los remordimientos, decidía poner fin a su vida, en este cómic el guion de David Muñoz nos cuenta que finalmente el monstruo no se atrevió a suicidarse y simplemente continuó con su vida.

Tanto por su historia como por su diseño, es sin duda uno de los cómics más interesantes de 2024 y uno de esos trabajos que están destinados a llevarse todos los premios posibles

Este "truquillo" narrativo permite que la novela explore un mundo alternativo en el que este monstruo nacido en 1816 continuó llevando su vida y llegó incluso a participar en acontecimientos como la Primera y Segunda Guerra Mundial. Eventos que continuaron marcando la mentalidad del monstruo y que lo definieron como una "persona" huraña y extraña que vive al margen de la sociedad y que trata de evitar el contacto humano.

"Monstruo" nos presenta a Frankenstein viviendo una vida tranquila y solitaria en un barrio periférico de Madrid, haciéndose pasar por un obrero que ha sufrido un extraño accidente que le impide trabajar y que ha provocado todas las extrañas cicatrices que tiene. A pesar de una vida triste y con escaso contacto humano, el monstruo se ha jurado que no volverá a matar. Vive en paz.

Sin entrar en detalles ni destripes, la historia que nos presentan David Muñoz y el dibujante Andrés H. Leiva se articula a raíz del fortuito encuentro entre una niña con una familia desestructurada y el mítico monstruo. Un punto de inflexión que hará al monstruo salir de su zona de confort y con el que estos autores continúan explorando la mentalidad y los anhelos de Frankenstein, una criatura que solo busca ser aceptado por la sociedad pero que constantemente ve cómo el fanatismo y el odio son más fuertes que el amor.

Las sensaciones finales que deja "Monstruo" son las de una obra muy trabajada que sabe muy bien hacia dónde se dirige y qué tipo de sentimientos busca provocar en el espectador

Uno de los puntos más interesantes de este cómic es el retrato que se hace del Madrid de 1965, un momento ya dentro del tardofranquismo en el que el régimen empezaba a abrirse al exterior, pero en el que aún había muchos problemas internos y sociales. En este sentido, resulta curiosa la aparición del famoso Florida Park como símbolo de la modernidad que en algunos puntos de la capital podían encontrarse, y en el que sus autores recrean un curioso encuentro entre Ava Gardner y Frankenstein.

Las sensaciones finales que deja "Monstruo" son las de una obra muy trabajada que sabe muy bien hacia dónde se dirige y qué tipo de sentimientos busca provocar en el espectador. El retrato que hace David Muñoz de sus personajes es brillante, y logra transmitir muy bien la incomodidad y angustia vital que vive su protagonista, constantemente luchando contra su violencia interior. En este sentido, el dibujo de Andrés H. Leiva solo puede definirse como brillante y genial, oscilando constantemente entre la caricatura, el tenebrismo y la precisión, dando como resultado pasajes en un depurado blanco y negro para posteriormente saturar los colores y llevar la historia hasta casi el surrealismo.

Tanto por su historia como por su diseño, "Monstruo" es sin duda uno de los cómics más interesantes de 2024 y uno de esos trabajos que están destinados a llevarse todos los premios posibles. Una propuesta imprescindible.

'Monstruo': Frankenstein en Madrid