#TEMP
domingo. 26.06.2022
psm
Foto de archivo EFE

Hay una película que tiene una secuencia que me encanta. Dentro de la saga de Indiana Jones una se centra en la búsqueda de reliquias. Y es que a lo largo de la historia han sido numerosas las personas que mediante la obtención de una reliquia han pensado sanar, lograr la inmortalidad o incluso regir los destinos y dominar, incluido Hitler. En la película el objeto de deseo es la copa que usó Jesús de Nazaret en la Última Cena. Vemos llegar a varios personajes ante una mesa llena de copas, de ricas joyas que les hacen perder el sentido de la visión… todos fallan, mueren, ninguno es capaz de dar con el cáliz aun teniéndolo delante.

El proceso de elección de secretario general que hemos finalizado esta semana ha sido un proceso ejemplar, donde los compañeros Juan Lobato y Javier Ayala han debatido y confrontado diferentes ideas y modelos. Ahora superado ese proceso es momento de equipar al partido, de construir una alternativa eficaz y consecuente con lo que somos los socialistas madrileños. Pero también una labor de reconstrucción interna, hacer un partido atractivo no solo para los potenciales votantes sino también para nuestra militancia. En la candidatura de Lobato, y Juan el primero, muchas veces hemos hablado de la modernización del partido pero también de buscar nuevas modalidades de participación ya sea para quienes pueden acercarse a las agrupaciones o quienes no pueden hacerlo con asiduidad. Mecanismos que hagan sentirse bien y valorados a los compañeros y compañeras. Espacios de relación e intercambio de ideas entre diferentes generaciones. Que se sientan partícipes y que no solos se acuerdan de ellos para pegar carteles o ser interventores en las elecciones. Es una militancia muy sufrida y constante. Y ante esa constancia no se les puede responder con actitudes distantes. 

Las agrupaciones tienen que estar más activadas, desde mi experiencia pienso que hay que dotarlas de actividades. Muchas veces son más sencillas de lo que pensamos y a veces cuesta lo mismo hacer las cosas mal que bien. Por responsabilidad hay que optar por ese segundo camino. Sin olvidar que el centro debe ser la acción política, hay cosas tan sencillas y que dotan de vitalidad a las agrupaciones como la presentación de un libro, un taller de formación o una visita por ejemplo al congreso o a la asamblea de Madrid. Actividades que se pueden hacer entre diferentes agrupaciones o que una vez visto que funcionan se puedan llevar a otras agrupaciones. Además, desde sus inicios el PSOE se marcó como objetivo la cultura y la formación de su militancia y de la población en general. Los tiempos han cambiado pero esa seña de identidad, que es una necesidad como he comentado para fomentar la vitalidad de las agrupaciones, permanece entre nosotros.

No olvidemos que lo más importante en el PSOE de Madrid, nuestra joya, son nuestros militantes, que son los que abren y cierran las agrupaciones, van a mítines, sufren las derrotas electorales, y viven en primera persona las victorias

En unas semanas afrontamos un proceso congresual, para rearmarnos ideológicamente y también para dotarnos de mecanismos y equipos, con las aspiraciones de conseguir la fortaleza del PSOE de Madrid, que debe ser primera fuerza de la izquierda y la alternativa a Díaz Ayuso. Como comentaba hace unos días Juan Lobato, la población se empieza a desencantar con ella. Pero se hace necesario que nosotros seamos atractivos y convincentes. Y se abre una oportunidad histórica teniendo además un dirigente joven en el timón del PSOE de Madrid y con gente ilusionada en lo que es un proyecto colectivo como no puede ser menos.

Volviendo a Indiana Jones, quienes buscaron el cáliz se obsesionaron con el brillo de las copas, y enloquecieron perdiendo el sentido de la realidad. Jones reflexionó sobre que podía haber fallado y con su mirada observó la mesa con las copas y reflexionó dándose cuenta de que la copa que buscaba era la de un carpintero, y no la de un rey o príncipe. Alargando la mano cogió una pequeña copa de madera, había acertado. Mi reflexión es esa, que no olvidemos que lo más importante en el PSOE de Madrid, nuestra joya, son nuestros militantes, que son los que abren y cierran las agrupaciones, van a mítines, sufren las derrotas electorales, y viven en primera persona las victorias. Sé que Juan es consciente de ello y que afrontará el trabajo con seriedad y valentía, pero hay que recordarlo, porque a veces se nos olvida que nuestro tesoro es la militancia.

El tesoro del PSOE de Madrid