jueves 9/12/21

Socialismo madrileño, retomando el rumbo

Hace apenas un par de semanas el PSOE-M celebró su congreso extraordinario que temporalmente ha abierto heridas que venían del pasado.

Hace apenas un par de semanas el PSOE-M, antes FSM o PSM, celebró su congreso extraordinario que temporalmente ha abierto heridas, muchas que venían del pasado. Sin embargo, la vida y acción política de los partidos no debe ser solo interna, sino sobre todo externa, de dar solución a los problemas de las personas. En ese sentido la acción política no puede quedar varada, y por ello creo que la formación que ahora encabeza Sara Hernández ha salido a dar soluciones y dar respaldo a la gestión que desempeñan los ayuntamientos gobernados por socialistas, pero también para ir preparando las elecciones generales con el objetivo de ayudar a que Pedro Sánchez pueda llegar a la Moncloa o, si se da el caso, Gabilondo pueda presidir la Comunidad de Madrid. Me vienen a la cabeza, solo en los últimos días, diferentes acciones políticas de los socialistas madrileños que al menos muestran que se ha retomado el trabajo de normalizar la agenda política, como son la oposición al consejero de Educación de Madrid en su apoyo a la aplicación inmediata de la LOMCE, la crítica a los presupuestos generales del estado (PGE), la condena a la agresión de un grupo de nazis a una pareja LGTB o las medidas de acoso a la trama corrupta Púnica, que comenzará desde las mociones y formación de comisiones de investigación en ayuntamientos afectados para ir elevando institucionalmente la petición de responsabilidades.

Un partido saneado y a pleno funcionamiento es vital para desempeñar toda esta labor. Pero a la vez esta labor, el centrarse en el trabajo, ayuda a normalizar la situación. Las cuestiones externas deben quedar circunscritas a los procedimientos que tenemos los socialistas, como los congresos o las diferentes elecciones y procesos internos. No nos podemos dar a espectáculos mediáticos, cuando precisamente el trabajo a desempeñar con los medios de comunicación debe centrarse en dar difusión a la acción política, a la labor de oposición o de denuncia, y sobre todo a mostrar la alternativa que son los socialistas. A los socialistas no nos da miedo debatir, ni el tener diferencias en los puntos de vista o en las preferencias por las personas que deben encabezar el proyecto político. La dirección política que ahora encabeza Sara Hernández llegado el momento tendrá que afrontar diferentes procesos internos como la convocatoria de otro congreso, pero ahora está afrontando lo que realmente importa a los ciudadanos que es la labor de gobierno o, donde toca, de oposición, para retomar el papel de referente político y alternativa de gobierno al PP.

Socialismo madrileño, retomando el rumbo