sábado 24.08.2019

Sánchez admite que el "principal escollo” para el acuerdo es la entrada de Iglesias en el Gobierno

“No se dan las condiciones para que Pablo Iglesias sea miembro del gobierno”, afirma Sánchez

“No se dan las condiciones para que Pablo Iglesias sea miembro del gobierno” ha afirmado Pedro Sánchez en una entrevista en La Sexta, si bien dice aceptar un gobierno de coalición con miembros de Unidas Podemos, una oferta que decaerá en caso de una investidura fallida la próxima semana.

El presidente del Gobierno en funciones ha terminado por reconocer que el “principal escollo” para el acuerdo con Unidas Podemos es la entrada de Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros.

Preguntado sobre si el líder de Podemos le ha pedido una vicepresidencia, tal y como se ha filtrado a algunos medios tras la reunión de la ejecutiva socialista celebrada este jueves, Sánchez ha constatado que eso “ha sido una de las cosas que han salido en las conversaciones”.

“No me puedo permitir el lujo de tener a un vicepresidente que por lealtad lo único que haga sea mirar para otro lado o silenciar”

Las “discrepancias” en algunas políticas de Estado están detrás de este veto al secretario general de Podemos. Sánchez ha argumentado que no puede tener a un dirigente político sentado en el consejo de ministros que defienda el derecho de autodeterminación en Cataluña o que hable de presos políticos. “No me puedo permitir el lujo de tener a un vicepresidente que por lealtad lo único que haga sea mirar para otro lado o silenciar”, ha asegurado.

A su juicio, un gobierno con Iglesias dentro “no funcionaría” y así se lo ha hecho saber en varias ocasiones en las conversaciones que ha mantenido con él tras las elecciones generales del 28 de abril. Además -añade- “no puedo permitir que entre con el argumento de que me quiere vigilar, que no se fía de mí”. Preguntado si es él el que no se fía de Iglesias ha contestado que “no es que no me fíe, constato las diferencias”.

LA OFERTA PARA UN GOBIERNO DE COALICIÓN DECAE LA SEMANA QUE VIENE

Lo que sí ha terminado por aceptar Sánchez es formar un gobierno de coalición con miembros de Unidas Podemos “cualificados”. Se trataría de la última oferta formulada a la formación morada el pasado jueves por la tarde y en la que han hecho hincapié esta semana distintos dirigentes socialistas. Para el secretario general del PSOE se trata de una oferta “bastante sensata” y “razonable” en proporción a los diputados que suma Unidas Podemos: “¿Le parece poco para una formación que no me garantiza la mayoría absoluta?” ha planteado en la entrevista.

"Lo que le tengo que decir al señor iglesias es que cualquier formulación de entendimiento que haya después de su voto o abstención, después de una investidura fallida la próxima semana no pasara ya más por una coalición"

Sánchez ha afeado a Iglesias el hecho de que prácticamente "el 99,9 por ciento" de lo hablado en las reuniones con el líder de Podemos haya tratado sobre los cargos y no sobre las políticas ni los contenidos de un acuerdo programático y, en todas esas ocasiones “le he dicho que no es posible que entre en el gobierno porque tenemos desavenencias en el ámbito estatal”, ha insistido.

El presidente del Gobierno en funciones asegura que su oferta para un gobierno de coalición “sigue en pie” pero solo hasta la próxima semana cuando se celebre el debate de investidura: o hay gobierno de coalición entonces o después “no lo habrá”, ha destacado. En esta misma línea se pronunciaba minutos antes el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, al avisar a Unidas Podemos que no confíen en una “negociación in extremis” en septiembre momento en el que Sánchez debería volver a presentar su candidatura tras una segunda ronda de consultas con el Rey.

Sánchez ha pedido a Iglesias que “dé un paso atrás” para posibilitar la formación de gobierno y no le “imponga” nombres. Así se lo dirá en la llamada que le hará en los próximos días. También contactará con los dirigentes del PP y de C’s, Pablo Casado y Albert Rivera, a los que pide “responsabilidad” y que con su abstención posibiliten su investidura. Advierte el presidente que el próximo otoño se presenta cargado de asuntos de vital importancia como para que España “esté en funciones”.

Comentarios