#TEMP
viernes. 01.07.2022
QUERELLA ARGENTINA

Martín Villa califica de "espectáculo kafkiano" la causa abierta contra él por los crímenes de los años 70

El exvicepresidente del Gobierno niega un “plan sistemático” en la Transición para eliminar a enemigos políticos

martin villa
 

Rodolfo Martín Villa niega que durante la Transición “se urdiera un plan sistemático, deliberado, generalizado y planificado de aterrorizar a españoles partidarios de un gobierno democrático eliminando a aquellas personas más significativas en el orden político, porque la Transición fue justo lo contrario”.

Así se ha pronunciado este lunes el exvicepresidente del Gobierno y ex alto cargo franquista en un desayuno informativo organizado por el Foro de la Nueva Economía.

Martín Villa fue procesado, en la conocida como ‘querella argentina’, por delitos de lesa humanidad por los Sucesos de Vitoria del 3 de marzo de 1976, en los que fueron asesinatos de Pedro María Martínez Ocio, Romualdo Barroso Chaparro, Francisco Aznar Clemente, José Castillo y Bienvenido Pereda Moral.

También fue acusado de permitir el asesinato del joven Arturo Ruiz en 1977, de la represión policial en los Sanfermines de 1978 y de cinco muertes durante la Semana Pro amnistía de mayo de 1977.

La causa, abierta por la jueza María Servini en 2014, llevó a su procesamiento basándose en el principio de justicia universal, con una orden de detención internacional contra Martín Villa y otras 19 personas.

Tras 7 años de proceso, en diciembre pasado, la Cámara Criminal y Correccional Federal de Argentina aceptó el recurso de Martín Villa que, sin embargo, mantiene su imputación.

Aunque reconoce que pudo “ser responsable político y penal” de los crímenes y torturas cometidas en los años 70, Martín Villa niega que como miembro de los gobiernos que protagonizaron la Transición tras la dictadura de Franco se urdiera un plan para “aterrorizar a españoles”.

"UN ESPECTÁCULO KAFKIANO"

“Yo pude ser el responsable, político e incluso penal, de aquellas muertes. Incluso hubiera sido posible que yo, en un rapto de locura, hubiera podido ser el autor material, pero lo que no era posible es que yo formara parte de unos gobiernos que urdieron un plan sistemático, planificado, de aterrorizar a españoles partidarios de un gobierno democrático, eliminando a aquellas personas más significativas en el orden político”.

Asegura que del momento que se produjeron dichos asesinatos, él no tenía competencias sobre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, aunque sí las tuvo con posterioridad como ministro de Interior con Suárez, cargo que ostentó desde julio de 1976 hasta 1979. “Se me acusaba de crímenes de lesa humanidad por tiempos en los que yo no tenía competencias primero y luego sí la tenía, pero era en gobiernos que caminaban desde la democracia hacia la Constitución”, ha dicho. 

En su defensa, Martín Villa ha destacado que decidió declarar voluntariamente ante la jueza argentina sin que pudiera estar amparado ni por la Ley de Amnistía ni por la prescripción de delitos y ha lamentado que “más que un juicio, lo que se ha montado desde aquí es un espectáculo kafkiano”.

El que fuera ministro en los dos gobiernos de Adolfo Suárez y vicepresidente con Leopoldo Calvo Sotelo, califica la Transición, como “una de las mejores etapas” de la reciente historia de España, donde el “único enemigo fue el terrorismo” y ensalza la figura de los principales protagonistas de la época, algunos de los cuales han salido ahora en su defensa.

Recientemente, ex dirigentes políticos y sindicales suscribieron un escrito en defensa de Martín Villa.  

A ellos se ha referido a modo de agradecimiento. Así ha citado a los expresidentes Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. También a los cuatro dirigentes sindicales Nicolás Redondo y Cándido Méndez de UGT, y Antonio Gutiérrez y José María Fidalgo de CCOO, que también comparecieron en el juzgado de Buenos Aires.

Martín Villa califica de "espectáculo kafkiano" la causa abierta contra él por los...