lunes 16.09.2019

Popurrí de verano

Por Sonia Carrasco | En dos semanas salgo de vacaciones, obviamente voy a intentar desconectar de todo, no solo del trabajo, también de la realidad de nuestro país. Aunque inevitablemente me quedaré pendiente de algunas cosillas que suceden actualmente.

Me quedaré pendiente de si tengo que darle al chico que me gusta un contrato donde figure que sí quiero relaciones consentidas o no; o si me piropean en la calle saber si tengo que denunciar o no, dependiendo del tono o del contenido que utilicen.

Me quedaré pendiente, como no, del “procés”, de Puigdemont, de los abogados, de la justicia alemana, de una posible condena por rebelión, del juez Llarena.

Me quedaré con el resultado de las primarias del PP, con el máster de Casado, con los “miles” de afiliados.

Me quedaré con las grabaciones de Corinna sobre el Rey emérito, con las comisiones por el AVE, con el primo como testaferro, con las propiedades en Marruecos.

Me quedaré con Trump, con sus declaraciones sobre que somos “cautivos” de Rusia, con su imposición del 2%, con los niños que llevan más de 55 días sin sus padres prisioneros entre jaulas, con el “trumpismo” de la OTAN.

Me quedaré con el absurdo “balconing”, con las borracheras de Mallorca, con los imprudentes británicos.

Me quedaré con el lenguaje inclusivo, con la amenaza de Arturo Pérez-Reverte, con el posible retoque de la Constitución.

Me quedaré, como cada verano, con las huelgas de personal de tierra de los aeropuertos, con el handling, con los recursos al SIMA, con los pasajeros cabreados.

Me quedaré con el descuento del 75% para viajes de residentes insulares, con los que se compraron el billete antes de la publicación en el BOE, con el control para que no se produzcan abusos o un incremento en los precios del billete.

Me quedaré con la inmigración, con las pateras que llegan a nuestras costas, con esas personas que llegan a la Unión Europea en busca de una vida mejor.

Me quedaré con los jubilados, con el pago de los atrasos de la subida de sus pensiones, con todas sus ilusiones.

En definitiva, me quedaré desconectada del trabajo, porque de la realidad en la que vivimos no se escapa nadie.

Buen verano a todos y todas.

Popurrí de verano