domingo 31.05.2020

La justicia universal y los Green Lantern

Siempre he equiparado la Justicia Universal con unos héroes de cómic llamados Green Lantern que aplican una justicia transnacional que afecta sin distinciones a todos los seres que pueblan el universo

Por Mario Regidor | Soy consciente de la polémica actual con la Ministra de Justicia, Dolores Delgado por las reuniones que mantuvo hace casi una década con Villarejo y otros pero lo que quiero reflejar en este artículo, más allá de la vorágine mediática y la caza al ministro que parece haberse convertido en el deporte oficial en los últimos tiempos, en especial con un gobierno socialista que, sinceramente, no se esperaba, es la previsible recuperación del principio de Justicia Universal por parte de nuestro gobierno.

Esta decisión, si finalmente se confirma, se puede convertir en una de las mejores decisiones que ha tomado este gobierno por lo que significa de pureza democrática, lealtad institucional y, por encima de todo, honorabilidad como estado sustentador de principios morales que deberían estar en el ADN de cualquier gobierno independientemente de su ideología. Me refiero a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que permitirá recuperar un principio moral fundamental como es la Justicia Universal, derogada por el PP en el año 2014 todavía con mayoría absoluta.

Es cierto que, en el pasado, este concepto devino en mediático por mor de la persecución judicial a la que sometió a Pinochet el antiguo juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, como no podía ser menos, y que resultó fútil en última instancia.

Pero la justicia universal no es, únicamente, un terreno en donde poner a dictadores o políticos de otros países en el paredón, ni mucho menos. De hecho, está demostrada la limitación que esta reforma del PP ha supuesto en lo que se refiere a la persecución de delitos medioambientales en aguas internacionales, delincuencia internacional organizada, combate del narcotráfico y el terrorismo y, por supuesto, la protección de los derechos humanos en cualquier país donde se vean conculcados y sin distinguir si afectan o no a ciudadanos españoles.

La justicia debe tener alcance mundial, debe modernizarse, coordinarse y aprovechar las numerosas instituciones supranacionales para ejercer una presión sobre aquellos países cuyos ciudadanos, fuerzas del orden, policías y criminales conculcan la ley al amparo de un gobierno corrupto que no les juzga o directamente da por buenos esos desmanes.

Para todo lo anterior y, partiendo de la base de las implicaciones internacionales a nivel de diplomacia multilateral, conviene hilar muy fino pues si es muy importante a nivel jurídico y, sobre todo, moral la recuperación del principio de Justicia Universal, no lo es menos salvaguardar las relaciones diplomáticas que mantenemos bien de forma bilateral o en el seno de organizaciones supranacionales, pero nobleza y, sobre todo, moral obliga y es un deber la recuperación de este principio fundamental.

Para tal fin el Ministerio de Justicia ha creado un consejo asesor formado por personalidades de reconocido prestigio en el ámbito jurídico sin desdeñar su experiencia en organismos internacionales para ver la mejor manera de implementar esta reforma.

Reitero, conviene hilar fino pero no podemos dejar este proyecto de reforma en agua de borrajas. Nos va nuestra concepción moral como país y nuestra posición en el mundo como garante de los derechos fundamentales esenciales y como esperanza de todos aquellos hombres y mujeres que anhelan justicia y no la encuentran en su país de nacimiento o residencia.

Siempre he equiparado la Justicia Universal con unos héroes de cómic llamados Green Lantern (Linterna Verde). Éstos son seres (humanos o no) con cualidades personales especiales a los que se les encargan la observación de la ley y la justicia en un sector concreto del universo. Para ello cuentan con una especie de anillo de poder que se activa con el pensamiento y les ayuda a cumplir su función. Estos seres son honorables, justos, honestos y aplican una suerte de ley universal en su concepción de la justicia, una justicia transnacional (de hecho, universal en el más amplio concepto de la palabra) que afecta sin distinciones a todos los seres que pueblan el universo.

Salvando la distancia, no obstante, me parece una buena analogía. No cabe duda de que la ley es privativa de cada país y de su propio ordenamiento jurídico pero no es menos cierto que la justicia es y debe ser universal y si nuestros jueces deben impartirla en el resto del mundo, bienvenida sea. ¡¡Que sean nuestros nuevos Green Lantern!!

La justicia universal y los Green Lantern