<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 01.10.2022

Nuevos avatares de los viejos partidos

elecciones

Al socaire de la primera gran crisis global, se produjo una rápida recomposición de la correlación de fuerzas en el escenario nacional.

Probemos de echar la vista atrás para medir los cambios en el panorama político español. Al socaire de la primera gran crisis global, se produjo una rápida recomposición de la correlación de fuerzas en el escenario nacional.

Teníamos antes dos grandes fuerzas hegemónicas, PP y PSOE, una tercera (IU) con vocación de alternativa, más dos nacionalismos conservadores, PNV y CiU, distinguibles por las veleidades separatistas del primero, en particular en la época de Ibarretxe, mientras el segundo, bajo el liderazgo opresivamente personal de Jordi Pujol, optaba por colocarse siempre al arrimo de la fuerza gobernante del momento (la tarabita de la “gobernabilidad”) a cambio de contrapartidas sustanciosas pro domo sua.

El modelo quebró de golpe y porrazo hacia 2011. Aparecieron, y rápidamente se instalaron en la política institucional, dos fuerzas nuevas, Podemos y Ciudadanos, cada una con sus características propias; y mientras el nacionalismo vasco se templaba, el catalán emprendió una angustiada fuga hacia delante en busca de una independencia virtual, proceso en el que se vio ampliamente respaldado, no solo por su propia clientela, sino por ERC, que repuntó en una de sus ya clásicas resurrecciones desde la inoperancia y se colocó codo a codo con CiU en las preferencias de los votantes, favorecida por sus manos limpias en las prácticas corruptas del que durante años había sido partido alfa del nacionalismo.

El bipartidismo había fenecido: se dijo en todos los tonos. Si alguien había pensado que las aguas volverían poco a poco a su cauce, se equivocó de medio a medio. Lo curioso del asunto es constatar cómo en el escenario de la política nacional la nueva correlación no se ha consolidado en nuevos bloques de fuerzas más o menos estáticos, sino que sigue evolucionando a gran velocidad.

Podemos ha cambiado; no insisto en este tema. Ciudadanos sigue cambiando y ofreciéndonos cada día una nueva versión de sí mismo, en la persecución de una importancia intrínseca de la que carece: es el McGuffin de este thriller político.

Pero el cambio mayor se ha producido en IU, reducido hoy a tareas de intendencia de Podemos y del novísimo fenómeno de las Mareas, y en los dos grandes pilares políticos, “si un tiempo fuertes, ya desmoronados”, de la era del bipartidismo.

Una operación de urgencia ha implantado un bypass al viejo PP cuando se desangraba del mal de corrupción en los banquillos de los juzgados. Seguramente fue un acierto el criterio de la militancia al señalar a Pablo Casado como relevo de Mariano Rajoy, porque la hemorragia habría continuado sin la menor duda si se daba el bastón de mando a Santamaría, a Cospedal o a García-Margallo. Casado es una incógnita y todo lo que parece ofrecer es una vuelta atrás, hacia las ideas más arrumbadas y desfasadas de un líder quemado, malhumorado y resentido como José María Aznar, el Mourinho de la política. (Es curioso que también Mourinho se ve acompañado en este momento por la Fuerza de la nostalgia de una afición decepcionada por la deriva del presente. La enseñanza contenida en los viejos mitos/historias reza que para resucitar es preciso morir antes. De preferencia crucificado.)

El PP se aproxima ideológicamente a Vox para revertir una trayectoria parabólica a la baja y competir con Ciudadanos. En el otro lado del espejo, el PSOE se rearma con Pedro Sánchez y se aproxima a Podemos, mientras los barones que no han entendido nada se desgarran las vestiduras y se cubren la cabeza de ceniza dándose grandes golpes de pecho.

Curioso; el viejo PSOE del bipartidismo apostó consistentemente por Susana Díaz como la opción vincente, y sus bases señalaron lo contrario al inclinarse por Pedro Sánchez y por una política en el filo de la navaja. Luego Susana se desmoronó mucho antes y con mucho más estrépito de lo que todos pensábamos. Las bases habían acertado y el Pedro Sánchez crucificado resucitó al tercer día como estaba escrito.

Ahora se encuentra prácticamente solo en un escenario hostil, pero tiene en sus manos el gobierno, la iniciativa y la audacia. Para él se ha abierto una ventana de oportunidad hacia otra cosa, un escenario distinto. En trayectoria de colisión con las derechas para el próximo mayo, debe buscar apoyos en las dinámicas municipalistas de los “nuevos” ayuntamientos, en la reserva ideológica de los federalistas de izquierdas y en las justas movilizaciones que convocan los sindicatos mayoritarios y que demuestran que hay en el escenario más protagonistas que los que los medios presentan como únicos operantes.

A la inversa, las fuerzas de progreso municipales, federalistas y sindicales habrán de ajustar sus movimientos y sus expectativas al timing que el gobierno de Sánchez reclama y necesita. Se necesita quizás un milagro de oportunidad y de sentido de la anticipación. Al respecto, esto es lo que ha escrito hace muy poco en El País Jorge Valdano.

«El genio futbolístico es un matemático que no tiene que saber contar. Recibe un balón al tiempo que su vista de águila descubre una oportunidad a 30 metros. Es un compañero que arrancó hacia la portería contraria ganándole la posición a su marcador. El balón deberá caerle delante para defender la ventaja que tiene ganada, pero no demasiado para no darle al portero la oportunidad de salir del arco e interceptar la acción. Un prodigio de precisión y un milagro de medición que coordina varias velocidades (la del balón, la del compañero, la del defensor, la del portero, la de la línea del fuera de juego…) en un terreno limitado. Lo que el cerebro no podría resolver con papel y lápiz, lo hace la inspiración a la velocidad del rayo y acompaña el pie en un acto reflejo. Quien no se asombre ante esta mágica resolución no sabe nada de seres humanos ni de fútbol ni del poder de la adivinación ni de matemáticas.»

Valdano se refiere, es obvio, a otro arte distinto al de la política, pero mutatis mutandis sus argumentos se sostienen: visualización de una ventaja potencial, medición, precisión, coordinación de las diferentes posiciones de los protagonistas y de sus velocidades respectivas en un terreno limitado, y evitación del fuera de juego. Un milagro posible.

Nuevos avatares de los viejos partidos