#TEMP
lunes. 27.06.2022

Mas, una vez más

artur-mas-abc--644x362

Ya no es la CUP la que pide a Mas un paso al costado; ahora es la propia dirección del renacido PDECat la que, colocada frente al precipicio, ruega al ex president valentía para dar un gran paso adelante. La noticia viene en lavanguardia, no es una invención de ABC ni de los alegres pistoleros de la caverna madrileña. “Hay que matar de nuevo al padre, pero no sabemos cómo”, se lamentan los flamantes dirigentes democrático-europeos. “Nadie quiere una carnicería, ya tenemos bastante con la que está cayendo.”

Artur Mas se lo ha buscado. Auguró un choque de trenes y colocó imperturbable su convoy en trayectoria de colisión. Algunos piensan que la catástrofe aún está por llegar, porque no se ha activado el 155 de la Constitución. Pero hay víctimas del siniestro, cuéntenlas. Mas fue una de las primeras, y ahora reincidirá, por haberse empeñado en irse sin irse, en tomar billete de ida y vuelta en el mismo tren que ya estrelló una vez. Mas morderá el polvo una vez más.

Le ha caído encima el tema del 3 o 4%, más el asunto del Palau. Es decir, polvos ya aireados en las crónicas de antaño, y hoy convertidos, por falta de saneamiento adecuado, en lodos pestíferos. Suele ocurrir en las fugas hacia  adelante que las viejas cuentas no pagadas acaban por alcanzar al fugitivo. El cartero siempre llama dos veces.

Hace pocos días unos revendedores de papel murieron aplastados por toneladas de periódicos guardados en unas estanterías, que cedieron. Salvando diferencias de detalle, a Mas le está ocurriendo lo mismo; lo mata el peso de la hemeroteca.

Lo cual no impide que componga la figura y siga manteniendo que todo es mentira, una conspiración urdida en Madrid, un delirio senil de dos octogenarios. En vano. Nuevas pruebas apabullantes saltan cada día a los titulares de la prensa. Aun así, Mas quiere pilotar el nuevo bólido de Convergència, para el circuito de las elecciones, para el del referéndum, y para el aplazado viaje a Ítaca. Pero el vehículo tiene roto el motor, porque el motor era Mas, y su escudería anda buscando con urgencia un recambio. Puigdemont ya ha renunciado a serlo.

Como último argumento, un Mas cada vez más autista, más encerrado con un solo juguete, niega la pringue que le rezuma y plantea la cuestión como un caso de ojeriza personal por parte de otros. “¿Qué quieren, que lo deje todo? Debo molestar mucho, ¿no?”. Lo ha dicho en una entrevista radiofónica en RAC1. Molesta, sí. Ya no solo a los compañeros de viaje, CUP y Esquerra, sino a las mismas huestes del partido que fue el suyo. Horrorizadas, ven cómo la presencia de este estafermo agitando en el aire los brazos en mitad del campo de batalla les impide cualquier maniobra defensiva en el momento en que se masca la derrota y la única idea que parece inspirar a los votantes es empezar a hacer, ordenadamente, mutis por el foro.   

Mas, una vez más