domingo 31.05.2020

Que la música culta nos una...

Imagen de la ópera Il Trovatore.
Imagen de la ópera Il Trovatore.

La noche fue mágica por diversas razones:

… El Gran Teatro de El Liceo de Barcelona, uno de los emblemas mundiales del bel canto retransmitió Il Trovatore para 166 ciudades de toda España, y miles de ciudadanos pudimos gozar y vibrar con esta joya ante enormes pantallas que emitían una imagen y un sonido impecables. En Barcelona había dos de esas pantallas; en el Arco del Triunfo, una, y junto a la Filmoteca, donde yo vivo, la otra. La magia de Il Trovatore desde el Liceo llegó a Madrid, a Las Palmas de Gran Canaria, a Santiago de Compostela, a …

… La dirección de El Liceo enfatizó que, ante la manifiesta incapacidad de nuestros líderes para comunicarse y encontrar caminos de concordia y soluciones, tomaba esta iniciativa para tender puentes de entendimiento y afecto entre ciudadanos, y ello a través del mejor modo que ha inventado la creatividad humana: La música, la música culta, el bel canto. Anunciaron que para el próximo año piensan llegar a más ciudades, instalar más pantallas, conectar a más personas sensibles y de buena voluntad. Será con Manon Lescaut, obra de otro italiano mágico, Giacomo Puccini.

… Il Trovatore es una de las óperas más universal, de ambiente español, vibrante y emocionante. Navega por sentimientos humanos eternos: El amor en todas sus dimensiones, el poder, la virtud y la villanía llevadas al límite de la muerte … Algunos de los momentos mágicos de Il Trovatore, como los compases de Vedi le fosche, los coros de gitanos, fueron ya incorporados al imaginario musical universal y casi todo el mundo puede tararearlos aunque no sepa con precisión ni la ópera ni su autor … Que es Giuseppe Verdi, el más grande a mi juicio, el más romántico y el más combativo a la vez. Cuando el proceso de liberación y unificación de Italia, en el XIX, que sonara Verdi, los coros de Nabucco, La Traviata o Il Trovatore en especial, era garantía de levantamiento y exaltación popular.

… Los intérpretes de Il Trovatore eran magníficos y se entregaron a fondo, conscientes de que debían llegar al corazón y a la emoción de decenas y decenas de miles de personas en Catalunya y en el conjunto de España. Y eran muy simpáticos, además. Fueron entrevistados brevemente tras la representación. La sublime soprano Tamara Wilson, Leonora de amor y muerte en Il Trovatore, no paraba de decir gracias, gracias, en un castellano tan perfecto que hacía pensar que era casi lo único que sabía. Divina. Piero Pretti, Manrico, el trovador, luminoso tenor, en un italiano absolutamente comprensible nos trasladaba su emoción por haber sido parte de esa noche mágica. Y Georges Petreas, el Conde de Luna, un barítono soberbio, en un castellano más que aceptable, lanzaba un “Visca el Barça y visca Catalunya” para cerrar su breve declaración, pero recuperó el micro, cuando la locutora de TV3 se lo retiraba, para añadir “y España también, eh”.

Ya sé que a la misma hora el “sálvame de luxe” reuniría a millones de personas ante la pantalla chica… pero no cejemos en el empeño de hacer llegar a los sectores populares dosis dignas de cultura, a través de la música u otros vehículos, porque de lo contrario esto no tiene salida a medio y largo plazo.

Que la música culta nos una...