lunes 01.06.2020

Italia incomprensible

Italia, monumental y culturalmente hablando, debe ser el país más hermoso de la Tierra... Pero, civilmente hablando, debe ser el más incomprensible, el más inexpugnable...

Viene esto a cuento del reciente referendum perdido por el gobierno de centro-izquierda y su primer ministro, Matteo Renzi... Veamos a modo de telegramas:

1 - A qué insensato o conjunto de ellos se les ocurrió la pregunta. Es un galimatías de tal envergadura que predispone al votante a sentirse provocado, tratado como tonto y, en consecuencia, a votar no ante tamaño despropósito de pregunta.

2 - ¿Qué esperaba Renzi?, un muchacho al que siempre le sobró juventud y arrogancia. ¿Tal vez sentirse como Gary Cooper en "Solo ante el peligro" y vencer contra todo y contra todos? En qué cabeza cabe lanzarse a un referendum para la reforma constitucional con un espectro tan amplio de fuerzas enfrente. Aunque hubiera ganado, siempre por un mínimo margen, la reforma constitucional hubiera sido una herramienta muy útil para dividir el país... Más consenso político y constitucional, más compromiso histórico para la reforma y para las reformas, Matteo, que te has vuelto a pasar de osado e imberbe político...

3 - Y hablando de despropósitos, vaya el más clamoroso de todos:

El no triunfante lo capitalizan una caterva de gentes tan impresentables como Grillo o Berlusconi o tan neofascistas y secesionistas como los de la Liga Norte... al lado de los cuales han votado en el mismo sentido, espero que con otra intención, sectores de izquierda del partido de Renzi, grupúsculos diversos y, lo que más me duele y me confunde, la gloriosa CGIL (Confederazione Generale Italiana del Lavoro), la mayor organización sindical de Italia y del sur de Europa, otrora de inspiración social-comunista... (tuve ocasión de leer las razones para el no de la CGIL, en la que conservo amigos, y me temo que la más importante de todas no la incluyeron aunque la pensaran; pero bueno, ahora no toca)

En fin, a Italia y a su gente hay que quererla aunque no se la entienda; yo no dejaré de hacer ambas cosas... Y ya que va de reforma constitucional, me viene a la memoria un chascarrillo muy propio de aquel inabarcable país. Su actual Constitución, que data de la euforia antifascista de la liberación y la postguerra, arranca con un artículo precioso, "Italia es una República fundada en el Trabajo...". Si tú dices eso allí en voz alta siempre habrá un nativo cerca que te replicará, "sí, en el trabajo de los otros..."

Italia incomprensible